lunes, 31 de marzo de 2008

Talavera de la Reina (2ª parte)



Este precioso y original rosetón gótico-mudéjar de la puerta principal de la iglesia de Santa María la Mayor, la principal de la ciudad, nos señala el lugar donde probablemente estuvo hace siglos otro templo visigodo y más tarde una mezquita musulmana...


la actual iglesia iniciada en el siglo XIII se finalizó en el XVIII...Hay mucha historia acumulada entre sus muros, donde descansa Fernando de Rojas autor de La tragedia de Calixto y Melibea, más conocida como La Celestina, y que fue vecino y Alcalde de Talavera.

También, según algunos historiadores, yace doña Leonor de Guzmán, la favorita de Alfonso XI, a quien su esposa, la reina doña María de Portugal -aquella a la que Talavera fue regalada por su boda- mandó asesinar en el ya desaparecido alcázar... Pero no pudo evitar que uno de sus bastardos hijos (Enrique II) iniciara la dinastía de los Trastámara a la que perteneció Isabel la Católica...¡¡cosas del destino que juega no sólo con los hombres sino también con la historia!!

La iglesia es uno de los muchos atractivos de la Plaza del Pan, que pudiera haber sido el foro romano de Talavera a juzgar por su forma rectangular... hoy día luce muy bonita con la cerámica que la embellece

Muy cerca de esta Plaza tan airosa se encuentra otra más recoleta, dedicada al Padre Juan de Mariana que aquí nació y al que se conoce como Príncipe de los Historiadores. La estatua se levantó por suscripción nacional en 1888 y en su inauguración Pérez Galdós dijo que Talavera era la patria de la historia por ser la patria de Mariana

También es monumental y cargado de historia el Monasterio de Santa Catalina, ocupada en un principio por monjes jerónimos, con una bella iglesia dedicada al santo titular de la orden. Hoy el conjunto se conoce como San Prudencio, debido a que alberga una institución con el nombre del santo patrono de Vitoria, pues de allí era el mecenas, don Jacinto Aguirre, que la promovió para refugio de niños expósitos, en recuerdo de su querido hijo que aquí murió siendo muy niño.

El antiguo lagar de los monjes es ahora un interesante Museo etnográfico


Con el plano adjunto nos damos buena cuenta de como es el cogollo de esta villa y de lo mucho que hay que ver en ella (pinchar para ampliar)
Pero hay que seguir callejeando... uno de los mayores encantos de Talavera... y fijándonos en los detalles...así descubriremos este bonito azulejo
Y también el ábside de la antigua iglesia de El Salvador, uno de los varios ejemplos mudéjares que perviven en Talavera (entre ellos la bella iglesia de Santiago y el ábside de la de Santiaguito)
Además en Talavera, en este mes de marzo, cuando llega la primavera, se celebran unas fiestas muy especiales, hundida su tradición en tiempo de los romanos, la llamada fiesta de las Mondas que, por cierto, Cervantes también conocía bien


Y de la cual espero poder contaros muchas cosas en la tercera parte

Teléfono Oficina de Turismo...... 925 826 322

Restaurante, Casa Paco, Plaza del Padre Juan de Mariana, telef, 925 81 90 42

domingo, 30 de marzo de 2008

Talavera una fiesta que no cesa (3ª y última parte)



Fue una verdadera suerte poder estar en la fiesta de "Las Mondas", de Talavera de la Reina, el sábado 29 de marzo.

Una fiesta que celebra la fertilidad de la tierra, en la esplendorosa primavera,

que en tiempos remotos se hacía en honor de la diosa Ceres y que después giró en torno a la Virgen del Prado.
Una fiesta de Talavera de la Reina y de todos los pueblos de su comarca.

Cada uno con sus trajes típicos y sus costumbres

Una participación numerosa, colorista y entrañable.


Que también recuerda, en alguna de las numerosas carrozas. su antigua tradición taurina.Fiesta para las familias, en la que los niños participan con alegría


Después, mientras la fiesta sigue junto a la Catedral de las Ermitas, paseamos junto al río, al atardecer, y admiramos el que en sus inicios fue puente romano sobre el Tajo,
los lienzos de las antiguas murallas,
las majestuosas torres albarranas,

las siluetas de las espadañas y de los campanarios...

todo transmite una tranquila belleza, que nos invita a volver pronto para conocerla mejor.

viernes, 28 de marzo de 2008

La nobleza del Castillo de Manzanares, un orgullo para Madrid


MADRID, tiene un precioso Castillo en su Comunidad, ubicado en el encantador pueblo de Manzanares el Real, con un embalse a sus pies y con un fondo de insólitas rocas graníticas que forman La Pedriza, todo un fenómeno geológico que nos explicarán muy bien en su Centro de Educación Ambiental...¿Que más puede pedirse?


La visita al Castillo es un recorrido por la historia del noble linaje de los Mendoza, tan importantes que se dice que el siglo XV español fue el siglo de los Mendoza. Entre su más ilustres miembros está el conocido Marqués de Santillana, un humanista que brilló con luz propia en las armas y en las letras y su hijo el Cardenal Mendoza al que, en tiempos de los Reyes Católicos, se conocía como el tercer rey de España.


 













De sus historias personales, sus orígenes, sus hechos, sus escudos, sus dominios, nos enteraremos en la exposición permanente que está instalada en el propio Castillo, y también de la propia historia de esta fortaleza-palacio, de sus épocas de esplendor, de gloria, de ocaso... y de resurrección...
Después de las salas dedicadas al citado Centro de Interpretación, podemos visitar las salas palaciegas con sus artísticas colecciones de tapices, pinturas, armaduras y muebles.


Y llegaremos al elegante patio porticado,


con los recios escudos en piedra de los Mendoza, los Enríquez y los Álvarez de Toledo que constrastan con la fragilidad y gracia de un "manzano" colocado en su centro para recordar que estamos en el pueblo de "Manzanares"...


Siguiendo por el el interior, subimos al adarve almenado



desde donde podemos ver las cuatro torres situadas en cada uno de los extremos, sobre las que ondean las cuatro banderas, la de España, la de Comunidad Europea, la de Madrid y la del pueblo de Manzanares...



y en la fachada sur del adarve nos quedaremos admirados de la Galería de Juan Guas(el mismo arquitecto francés que trabajó en España en las últimas décadas del siglo XV y nos dejó cosas tan bellas con el Patio del Infantado de Guadalajara o San Juan de los Reyes en Toledo...)


en donde se aunan la belleza del trabajo en la piedra y la belleza del paisaje...
Para información sobre horarios y precios de entrada y descuentos, llamar al 91 853 00 08

domingo, 23 de marzo de 2008

Una ermita visigoda en tierras toledanas

Santa María de MelqueVolvemos por las tierras de Toledo, tan atractivas siempre y en esta ocasión para visitar una joya, una joya que está con nosotros desde hace unos 1.400 años, una pequeña ermita que estuvo en el centro de un gran monasterio que, aún siendo tan grande, no logró subsistir a tanta agresión de la variable historia...

La ermita si resistió, tan chiquita pero tan fuerte, levantada allá por el año 600 cerca de la gran Toledo visigoda, incluso aguantó sobre ella una torre islámica (de la que aún quedan restos) durante la dominación árabe, que convirtió la zona en tierra de frontera, para regresar, a finales del XI, a su culto cristiano con Alfonso VI...

pero muchos siglos después vuelve a verse humillada y vendida, perdido su culto y convertida sucesivamente en pajar, refugio de ganados y hasta secadero de tabaco...


claro que todo ello la ayudó a que sus venerables piedras no fueran desmanteladas y reutilizadas...

Y así la descubrió a mediados del pasado siglo XX el conde de Cedillo, que consiguió se interesaran por la ermita otros importantes investigadores de la época como Manuel Gómez Moreno,

hasta que se consiguió que fuera declarada Monumento Histórico Artístico en 1931 y que lo adquiriera la diputación Provincial de Toledo...

Lentamente se han ido consiguiendo otros avances, de rehabilitación del edificio, de investigación arqueológica y de abrir la posibilidad de ser visitado y mejor conocido con la ubicación de un Centro de Interpretación en las restauradas casas de labranza que en tiempos rodearon el Monasterio

Santa María de Melque pertenece al pueblo de san Martín de Montalbán y está a 7 km. de él.
Para concretar horarios de visita llamar al teléfono 657 95 44 96