lunes, 21 de septiembre de 2009

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (1)

Amanece un nuevo día y volvemos a descubrir el Monasterio... tanto y tan bueno se ha escrito sobre él que es mejor no añadir nada más... sólo mirar


En un tiempo récord, en veintiún años, se construyó el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, hace ya cinco siglos
Un edificio que a nadie deja indiferente... o te sientes impresionado por su serenidad y equilibrio o te desencanta por su rigidez y frialdad

Cada mirada descubre una nueva perspectiva, cada hora del día te revela una imagen diferente

Ante él no valen las prisas...hay que recorrerlo despacio, bordearlo, contemplarlo desde distintos lugares
Admirar en su distribución externa la ubicación del palacio a los pies y en torno al ábside de la gran basílica

Asombrarse de la dignidad de los Reyes del Antiguo Testamento que presiden, con sus cetros y coronas, el Patio de entrada a ellos dedicado
Desde donde contemplan la majestad de las montañas que le rodean
Con su inmóvil mirada de siglos
que cada día contemplan un cielo diferente y fantástico

Desde sus cúpulas dominamos su mundo interior de proporciones perfectas

en el que nada sobra ni nada falta.
y que en algún punto aún conserva el aislamiento con el que lo soñó el rey
que bajo el altar mayor de su Basílica descansa junto a su extensa familia

a la espera del fin de los tiempos...
desde este lugar al que tanto amó.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.