jueves, 24 de febrero de 2011

Madrid, Plaza de Isabel II y su entorno

POR LA PLAZA DE ISABEL II, FUENTE DE LOS CAÑOS DEL PERAL, REAL ACADEMIA DE MEDICINA, MONASTERIO DE LA ENCARNACION Y PALACIO DE REJAS


 

El uno de agosto de 2009 yo escribía aquí una entrada sobre la Plaza de Isabel II, y entre otras cosas decía lo siguiente:

La calle del Arenal que hemos seguido desde la Puerta del Sol, desemboca en la actual Plaza de Isabel II, que hace siglos era una profunda barranca (hay que fijarse en el notable desnivel de la calle Escalinata) conocida como "Los Caños del Peral", por la gran fuente de granito (de La Cabrera) cuyos caños surtían los lavaderos públicos que allí existían desde antes de 1600. Así se aprovechaban sus aguas y las de los manantiales subterráneos que, bajo la calle del Arenal, corrían (¿correrán aún?) camino del Manzanares...
(...)

Pues bien, la fuente de los Caños del Peral apareció bien enterrada en 1991 cuando se realizaron obras en el Metro de Ópera, tenía 25 metros de longitud y estaba en perfecto estado de conservación...actualmente se encuentra escondida detrás de uno de los andenes...¿Tendremos ahora suerte los madrileños y la sacarán a la luz las nuevas obras?...
(...)



Hoy he vuelto a pasar por allí, y como he llegado en Metro he aprovechado para preguntar por la Fuente y dónde y cuándo vamos a poder verla... Me han contestado muy amablemente que a primeros del mes próximo podremos contemplar, tras un cristal, parte de la fuente, restos del acueducto y de la muralla cristiana (a fecha de hoy 5 de abril ya hemos podido verlo todo, excepto lo de la muralla que resultó una información errónea)que también han aparecido... Incluso me han comentado que METRO organizará visitas guiadas para poder pasar al interior del espacio donde se encuentran... Así que habrá que estar pendientes


Una vez en el exterior contemplo la reproducción de una de las piletas y el esquema en el suelo de la fuente con toda su longitud. Este esquema es una buena idea, pero creo que debería estar explicado su significado pues así puede resultar difícil su interpretación


Después me dirijo a ver nuevamente la Real Academia de Medicina que el otro día recomendaba con tanta justicia Mercedes en su blog de Artedemadrid
Y de paso observo y leo dos placas en el edificio adyacente





Y sigo por la zona en puro callejeo, sin plan determinado, sólo mirando... y así admiro un rato la hermosa fachada del Monasterio de la Encarnación

y me río con el aviso que aparece en sus muros...

pinchar para ampliar

pero también recorro la fachada lateral, que creo que nunca me había fijado en lo preciosa que es




De pronto, un poco más allá, en una calle lateral, llama mi atención un edificio antiguo con banderas en su fachada...

Ministerio de Educación y Ciencia
Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales


Una vez más y gracias a seguir los impulsos de la curiosidad he conocido algo de lo que no tenía ni idea. La Casa-Palacio de Rejas. Actualmente este edifico está ocupado por la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, pero he podido conocer su larga y peregrina historia a fondo, gracias a un artículo publicado en el nº 2 de la revista "Pátina", de 1987, editada por la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, firmado por Fernando Valenzuela y que reproduzco pues creo es una historia que merece la pena conocer:
Pinchar dos veces para ampliar



En el patio vemos esta fuente ya restaurada.

Y como "sorpresa" final, compruebo que en el número 7 de esta calle nació Ramón Gómez de la Serna ¡casi nada!
Pero aún me queda una curiosidad por satisfacer... ¿Quien era el Guillermo Rolland que da nombre a la calle? Con este nombre hubo un cónsul español en París durante la 2ª Guerra Mundial que ayudó a muchos judíos y sefardíes (a los que en tiempos de Alfonso XIII se les había ofrecido nacionalidad española) a salvarse de la barbarie nazi... pero también leo en varias publicaciones que hay un personaje con ese nombre que vino a Madrid y pasó de la miseria a ser un gran capitalista... En fin que tendré que enterarme pero que ojalá sea por el primer personaje citado, al que, por cierto, se le dio un merecido homenaje en París en 2008 según se reseña en el Diario Montañés del dia 27 de noviembre del citado año.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 15 de febrero de 2011

Camino Real y Baños de La Isabela (II)

REGRESO A LA ISABELA


Muchas personas han entrado en la página donde contaba la curiosa historia de este notable balneario supultado bajo las aguas de un pantano,


Esto me ha decidido a ampliar  la información sobre los desaparecidos Baños de la Isabela y sobre parte del entorno que atravesaba el Real Camino que a ellos conducía por la Alcarria madrileña...



Como ya dije, en el año 1846 Don Basilio-Sebastián Castellanos, escribió un entrañable y delicioso libro titulado "La Isabela. Manual del bañista", que se vendía a cinco reales en los despachos de las diligencias de la empresa Carsi de Madrid y en Real Sitio y que, entre otros muchas curiosidades, describe el camino de La Isabela y detalla los emplazamientos de las veinte piedras, que él denomina miliarias, e incluye un romance que recitaba y vendía en la propia Isabela un ciego de Huete llamado Pedro Soriano, en el que se da razón de su origen y fundación, así como de la excelencia de sus aguas y las enfermedades que curaban



Como prometí, incluyo ahora en el siguiente enlace el : Romance de los Baños de la Isabela.




También muestro una serie de fotografías, del año 1931, obtenidas durante el período de investigación que me permitió, en 1998, poder presentar en el VI Encuentro de Historiadores del Valle del Henares un tema sobre "El Camino Real por el valle del Henares. Villalbilla en el Camino Real de la Isabela".

La estatua de la Mariblanca, la que estuvo en La Isabela, en una fotografía tomada en 2006 en el pueblo de Sacedón,


En realidad el origen de mi interés por este lugar fue la curiosidad que me causaba, cada vez que la veía, una piedra casi oculta en un camino muy poco frecuentado del citado pueblo. El camino se llamaba de la Isabela, pero nadie sabía decirme ni el porqué del nombre ni de la piedra que marcaba la distancia a Madrid en leguas...
 Visitando la sorprendente casa de un anticuario de Huete (interesantísimo pueblo que hay que visitar "tranquilamente") me enseñaron esta bañera que "Había estado en los Baños de la Isabela"...

En la publicación "Flores y abejas" de Guadalajara, del año 1909, concretamente del 11 de julio, encontramos una buena descripción de cómo era entonces "La Isabela"

Y por último, del año 1932 encontré hace poco (porque una vez que te ilusionas con un tema, nunca dejas de interesarte por él y lógicamente siempre encuentras nuevas cosas), un artículo referente a un proyecto para una iglesia en La Isabela que nunca que llegó a construirse:



 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

lunes, 14 de febrero de 2011

Paseo tranquilo por Atocha (1º)


"Regreso de México" y me uno a la legión de las personas indignadas con el grafitero que ha dejado su huella el la cabeza de Carmen, la nieta de Antonio López, en la estación de Atocha. Apenas dos meses llevan "La Noche" y "El Día" al aire libre y ya, un insensato, en lugar de firmar en las paredes de su casa ha tenido que ensuciar una obra de arte que es de todos...



precisamente hacía unos días que había estado por allí haciendo fotos a estas cabezas infantiles y como iba andando con tranquilidad por la Avenida Ciudad de Barcelona hice algunas fotos más pensando unirlas, en algún momento, a otras muchas que tengo de esta zona y de esta calle de Atocha tan interesante y crucial en la historia de Madrid...un auténtico placer ir haciendo fotos de lo que tus ojos van descubriendo, sin prisas.

Y mientras piso estas calles recuerdo que tanto el paseo de la Infanta Isabel, como el de la Reina Cristina y la Avenida Ciudad de Barcelona fueron en su origen caminos que desde el pueblo de Vallecas conducían a la gente hacia el venerado Santuario y Convento de la Virgen de Atocha fundado en 1523...

En el imprescindible Plano de Texeira y en la exhaustiva Guía que del mismo ha realizado María Isabel Gea, puede apreciarse como fue toda esta zona en su origen: los caminos, el pequeño arroyo del Prado, el inmenso olivar que rodeaba el convento y la iglesia de Atocha,
la ermita del Cristo de la Oliva...y el cerrillo y la ermita de San Blas (donde en 1790 se construyó el Observatorio Astronómico),




Y también vemos en el Plano la calle de Atocha, que en 1656, y desde mucho tiempo atrás, ya tenia el mismo nombre y orientación pues igualmente conducía, desde el corazón de la Villa, al Santuario de la Virgen...La calle desembocaba en una Glorieta llamada también de Atocha (hoy de Carlos V) y se prolongaba por el Paseo de Atocha (hoy de la Infanta Isabel)... Por aquí pasaban muchos sábados las fastuosas comitivas reales a la ceremonia de la salve sabatina.

En 1880 hay documentos que avalan que aún había en esta zona del antiguo Convento (que abarcaba, desde la actual Plaza de Mariano de Cavia, bajando por Menéndez Pelayo a la Avenida.Ciudad de Barcelona y desde aquí a Infanta Isabel y por las tapias del Retiro hacia el Observatorio) 3.400 olivos, 32 álamos negros y y muchos árboles frutales y acacias... Unos pocos años después, en 1884, se subastaron estos terrenos y se iniciaron las edificaciones en lo que son las calles de Pacífico (ahora Avenida Ciudad de Barcelona) , Gutemberg, Valderribas y Menéndez Pelayo. Pero la edificación que marcó el carácter de la zona fue la Real Fábrica de Tapices en 1895 que, además de seguir funcionando y poderse visitar, cuenta con una original sala de exposiciones.


A todo este nuevo barrio se le denominó Pacífico, en homenaje a las hazañas de la Marina española en las costas de Perú y Chile en el año 1865... Antes, en 1851, se inauguró la Estación de Atocha, la primera que tuvo Madrid, (en el mismo lugar donde estuvo la Puerta de Atocha) y su recorrido era hasta Aranjuez...hasta la misma escalera principal del Real Sitio, en "homenaje" a la Reina Isabel II.

La inauguración según las crónicas y periódicos de la época fue fastuosa, como lo fue la de la nueva estación (la que ahora conocemos y disfrutamos) en 1892, pues la primera se destruyó en un incendio. Alberto Palacios fue el arquitecto y el resultado una bella obra en hierro, admiración de la época.



Muchos de estos datos los he obtenido del fascículo titulado "Atocha" escrito por don Francisco Arqueo Soria, y que forma parte de la colección de 5 tomos que editó Espasa-Calpe S.A. en 1979, con el patrocinio del Ayuntamiento de Madrid (era Alcalde José Luis Álvarez Álvarez) y con la dirección científica del Instituto de Estudios Madrileños. Creo que fue la primera obra divulgativa en cómodos y asequibles fascículos sobre Madrid, o al menos la primera que yo conocí, y que leí con verdadero entusiasmo y que siempre tengo a mano para recordar lugares y hechos...

Además, pasados los años, más de 30, y como todo va tan deprisa se convierte a veces en un verdadero testimonio de como algunas veces no se cumplen las "profecías" y de cuantas sorpresas nos reserva casi siempre el futuro... Copio textualmente:

"La vieja estación de Atocha o del Mediodía, cuyo nombre sugiere luminosidad, playas soleadas, etc., es hoy en día una estación ruidosa, grande, destartalada, alta de techos, como las casas antiguas, llena de pitidos y de humo de trenes. Se habla de su inmediata desaparición para convertirse en un gran jardín o pulmón de esta parte de Madrid, pero que siempre recordaremos todos con nostalgia por ser el lugar donde Madrid con aire a veces limpio, las más contaminado, recibe con los brazos abiertos a los que a él llegan"

La que fue gran nave de la estación con sus andenes y vías hoy se ha convertido en un bello y animado espacio con jardín climatizado

Lo de la contaminación perdura, pero la estación ha sobrevivido con enorme dignidad y adaptándose a los tiempos,...También es cierto que vivió - que todos vivimos- una enorme tragedia que ya nunca se irá de nuestra memoria...¡¡pero aquí sigue, con nosotros!!...Y además descubro, admirada, que ya se puede ir desde Atocha a Buenos Aires... ¡en autobús!...



En mi paseo del otro día, fotografié unas lápidas en la actual Basilica de Atocha

Todo un contraste si se compara con este grabado de 1890 del antiguo Santuario...Sobre la Virgen de Aticha escribieron Alfonso X EL Sabio, Lope de Vega, Hartzenbusch..






y volví a recrearme en el esbelto campanil (diferente su visión en invierno que en otoño)



y en la insólita silueta del Panteón de Hombres Ilustres que me parece que pocos madrileños conocen, así que le hago aquí un pequeño homenaje recomendando su visita


En 1890 el arquitecto don Fernando de Arbós hizo este magnífico proyecto...que por causa de la escasez de recursos sólo quedó en el campanile y el panteón ( a imitación del camposanto de Pisa) hasta que en 1924 los dominicos consiguieron autorización para levantar un nuevo templo ya que el anterior, primero arrasado por los franceses y luego rematado por la desamortización, había prácticamente desaparecido.



(pinchar para ampliar)

Sorprende su alegre exterior y la soledad de su interior


donde sobrecogen el ánimo los enormes mausoleos



Seguiremos paseando por la zona y descubriendo cosas muy interesantes de ella


Otro icono de la zona es esta esbelta chimenea de alguna de las factorias industriales que entre los años cuarenta y cincuenta se instalaron en la zona, aprovechando los bajos costos del suelo y la proximidad de la estación de Atocha, como la de vidrio de Artigas y Cía en la calle Juan de Urbieta


Nota.- Cuando estaba a punto de publicar esta entrada he recibido la última del blog de ArtedeMadrid que tantas veces menciono. Es una gran coincidencia que en ella también se habla de esta zona y de un muy curioso descubrimiento relacionado con la Basílica de Atocha y el jardín de este Panteón...