lunes, 26 de marzo de 2012

ESquinas madrileñas (6º)




Desde la distancia, cuando estás lejos de Madrid, esas esquinas que atraen nuestros ojos cuando paseas por sus calles, se agrandan en el recuerdo y llenan el corazón de nostalgia.



Entre los enclaves que estamos recorriendo, el que forman en la calle de Alcalá esquina a la de Sevilla dos grandes edificios, son de los más destacados.


Uno de ellos está coronado por dos cuadrigas gigantes (del escultor Basterra) que nos sorprenden cuando las vemos desde la terraza del Círculo de Bellas Artes dispuestas a lanzarse a la carrera por encima de los tejados de Madrid...



Este edificio fue construido en 1919 por el arquitecto Ricardo Bastida y Bilbao para sede de otro de los grandes Bancos que se ubicaron a continuación del de España (1891) en la plaza de la Cibeles hacia la calle Alcalá y la calle Sevilla.

A imitación del que Antonio Palacios había levantado muy cerca (Alcalá esquina Barquillo) en 1910 para el Banco del Rio de la Plata (luego Banco Central y actual Instituto Cervantes) su fachada principal era un conjunto de columnas con el aliciente añadido de la rotondidad de su esquina privilegiada.




Justo en la esquina frontal la Equitativa encargó al arquitecto Grases Riera un edificio emblemático, con fachadas a la calle Alcalá y Sevilla, que ofrece una de las mejores perspectivas e inolvidables esquinas de Madrid. Este edificio fue luego ocupado por el Banco Español de Crédito (Banesto)




Además sus fachadas están originalmente decoradas con unos magníficos elefantes sosteniendo sus cornisas e iluminadas por unas preciosas farolas

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 18 de marzo de 2012

Esquinas madrileñas (4º)



Sigo buscando, máquina de fotos en mano, edificios esquineros que nos emocionen...y el situado en la Plaza de Ramales, en un extremo de la preciosa Plaza de Oriente no sólo nos emociona sino que nos fascina..



Pero primero explicar un poco la historia del lugar... Desde el siglo XII aquí se levantaba al parecer una iglesia dedicada a San Juan que dio nombre a la plaza...Llegó a ser muy importante templo dada su proximidad al Palacio, de forma que llegó a ser la parroquia del mismo y se enterraron a muchos personajes de la Corte...Entre ellos, en 1660, al gran pintor Diego Velázquez...Aquí hubiésemos podido los madrileños venir a poner flores sobre su tumba si al Rey José I (1768-1844) , que por imperativo del emperador de los franceses fue Rey de España, mal que nos pese, de 1808 a 1813, no hubiese tenido la idea de ampliar los espacios en torno al Palacio ...Algo que, si somos justos, hemos de agradecerle sólo con mirar la Plaza de Oriente...El pueblo le bautizó rápido como el "Rey Plazuelas" por la rapidez con que las eliminaba...y en ésta que nos ocupa arrasó un convento llamado de Santa Clara y la venerable Iglesia de San Juan...


Al no existir ya la iglesia el nombre también quedó obsoleto y años mas tarde se la volvió a bautizar como Plaza de Ramales, en memoria de la batalla que libró en 1839 el General Esparteros contra las tropas carlistas en el pueblo cántabro de Ramales que, tras su triunfo, pasó a llamarse Ramales de la Victoria, al igual que Espartero obtuvo de Isabel II el título de Duque de la Victoria


El edificio mas antiguo de la Plaza es la Casa-palacio de Domingo Trespalacios, obra del arquitecto Andrés Díaz Carnicero, fechada en 1768 para su residencia, como ejemplo de la importancia adquirida por la arquitectura civil y residencial del siglo XVIII madrileño.


Después de la Guerra Civil se estableció en la planta baja del edificio la sede del Colegio Oficial de Arquitectos hasta 1941, y por esas fechas el palacio fue objeto de una profunda remodelación, realizada por el arquitecto José Antonio Fraile Ruiz de Quevedo, con el fin de transformarlo en un edificio de viviendas y oficinas. En la actualidad, en lo que debieron ser las caballerizas de esta Casa-Palacio, se encuentra una Galeria de Arte llamada "Éboli" que ha celebrado varias Exposiciones Europeos de pintura naïf. Recomiendo visitar la actual, que es una alegría para la vista y el espíritu...como puede comprobarse pinchando aquí


El otro edificio, el que nos cautiva, es la Casa-Palacio de Don Ricardo Angustias que, en 1920, consiguió el arquitecto riojano con estudio abierto en Madrid, don Cayo Redón y Tapiz, elevando, sobre las cuatro plantas del primitivo edificio que ya existía, las dos últimas, una de ellas un torreón entre medieval y de cuento de hadas... Para lograr ese efecto armonioso, que es un verdadero regalo para la vista, hubo de derrochar ingenio y hacer "trucos" con el número de ventanas, pasando de cuatro que tenía la fachada principal a cinco y, de ellas, las tres centrales convertirlas en teatral balcón para que, sobre ellas, se elevara ese torreón que es el total acierto del edificio, La obra duró dos años, de 1920 al 22....justo el año en qué, bajando el puerto de Orduña, se rompieron los frenos de su coche y se mató. Así que no hay Madrid más obras de don Cayo Redón

Su decorada fachada y las pinturas que introdujo lo sitúan en un estilo que unos llaman neo-plateresco, otros neo-barroco...No importa el nombre sino la belleza que transmitió a este rincón de Madrid...Y que desgraciadamente fue ensombrecida para siempre con un asesino atentado de ETA el 29 de julio de 1994 cuando un coche bomba activado a distancia mató, a primeras horas de la mañana, a tres personas e hirió a 20, cuatro de ellos muy graves...


Al hacer las fotos te das cuenta de que la casa no está todo lo cuidada que debería...

¡¡por favor, esa tubería que estropea la fachada y la curiosa hornacina esquinera de la Virgen!!..¡¡Los desconchones de las pinturas!!... Tantas restauraciones que se hacen en la zona y nadie se ha debido dar cuenta de estos detalles...
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.








miércoles, 7 de marzo de 2012

ESquinas madrileñas (3º)



Seguimos en este interesante enclave de Goya con Alcalá. Y nos fijamos en otro edificio. El conocido como "viviendas Castaño" que se alza en destacado ángulo entre la calles Goya y Alcalá, nunca mejor dicho que "como la proa de un barco". Su edificación data de 1930 y se debe a los arquitectos Jesús Martí y Miguel García-Lomas.
Pero para conocer el interior de este edificio, en su dimensión humana, hay que leer lo que nos cuenta Mercedes en su prestigioso blog de ArtedeMadrid pinchando aqui




Enseguida otro edificio, como un lujoso y verde transatlántico, atrae la mirada curiosa



y además, descubrimos en su fachada una emocionada lápida

Seguimos caminando en dirección a la Puerta de Alcalá, en busca de otra esquina emblemática que se percibe en la lejanía... MIentras paseamos recordamos que esta calle de Alcalá es en realidad el camino que, desde la Puerta del Sol, conduce a Alcalá de Henares, donde residió la cultura más puntera durante siglos... y que este camino también comunicaba (y sigue comunicando) a Madrid, capital de la monarquía, con Aragón y Cataluña...Cuesta mucho trabajo imaginar lo que a principios del XIX decía Ramón Mesonero Romanos cuando describe "la polvorosa y absolutamente desnuda carretera o camino real de Aragón, fuera de la puerta de Alcalá" y llama, "paseo de la Venta" al que se iniciaba en la puerta de Alcalá y llegaba hasta la Venta del Espíritu Santo... Es decir por donde ahora vamos paseando rodeados a tope de vida urbana.


"El ingenuo cuadro de Domingo Aguirre, fiel reproducción del desolado Camino de Alcalá...la Puerta de Alcalá al fondo y las paneras del Pósito en primer término"

El 1 de enero de 1878 la prensa recogió la noticia de la apertura de una calle que sería continuación de la de Alcalá...y a comienxos de 1882 el ayuntamiento acordó que "la carretera de Aragón se llame en lo sucesivo calle de Alcalá" ...Pero a finales del XIX doña Emilia Pardo Bazán aún pudo escribir en su novela "Insolación": "Dejando atrás las frondosidades del Retiro y las construciones coquetonas de Recoletos , el coche se metía por una comarca lo más escualida, seca y triste que pueda imaginarse"...

Al caminar vamos observando lugares y edificios y, a veces, cometemos pequeñas indiscrecciones con nuestra cámara...


Como esta foto hecha a través de la verja del jardín de este edifcio esquinero que actualmente ocupa el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino



Pero nuestro objetivo es el edifcio de la calle Alcalá 121 esquina a la de Príncipe de Vergara.



En torno al bienio 1907 y 1908, en un momento de calma política y social, se construyeron un gran número de edificios notables en toda España; concretamente en Madrid los arquitectos no daban materialmente a basto de tantos y tan importantes encargos como recibían y sus nombres eran públicamente conocidos y altamente valorados. Así sucedió con Julio Martínez Zapata que, precisamente, tuvo la suerte de que todos los edificios que le encargaron suponían la ejecución de esquinas, algo que, como ya hemos dicho, era un reto que todo arquitecto deseaba resolver de forma brillante y original.




Por otro lado, al no existir todavía la propiedad horizontal, y haber una enorme demanda de viviendas, construir edificios de casas de alquiler se convirtió en una inversión segura para una aristocracia terrateniente que encargaba sólidas y bellas construcciones para atraer a la nueva burguesía... El exterior de las viviendas llegó a ser tan importante, para demostrar el prestigio social, como los suntuosos trajes, las joyas y los carruajes de caballos que, a su vez, eran contemplados desde los miradores de hierro y cristal, en un espectáculo único de vida ciudadana...



El edificio que nos ocupa, destinado al alquiler, tiene un estilo modernista especialmente por su cúpula que nos recuerda a las del genial Gaudí de Barcelona..."Muy pocas esquinas de Madrid han conseguido expresar como ésta la relación entre la intimidad del hogar y el espectáculo de la calle, a través de ese aire mágico que queda atrapado entre el balcón y el cristal de cerramiento de cada mirador"

(Madrid. Guía de Arquitectura (1900-1920) de Ramón Guerra de la Vega)


...Y seguimos paseando...

Bibliografía: "Calle de Alcalá" por Manuel Espada Burgos. Tomo III de Madrid. Espaca-Calpe S.A. Madrid 1978


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

domingo, 4 de marzo de 2012

Esquinas madrileñas (2º)


Seguimos buscando esquinas originales con fachadas diferentes donde se prendan las miradas de los que saben mirar... esas esquinas que hacen que una ciudad sea inolvidable...Y emprendemos un paseo, como siempre tranquilo y con la cámara de fotos en la mano, por un lugar casi siempre lleno de tráfico y de gente...En el cruce de la calle Goya, con la de Conde de Peñalver y la tan castiza de Alcalá...Menos mal que es una temprana mañana nublada de domingo donde, incluso, he podido captar una imagen poco habitual de un andén de Metro totalmente vacío...


Enseguida veo lo que andaba buscando

Esta esquina-torre tan poco común, y que no es única, pues son dos torres las que rematan las fachadas de los 5 edificios construídos en este solar triangular entre Goya, Alcalá y Gral. Díaz Porlier y que, como podemos apreciar mirando las fotografias, son muy similares pero diferentes en la disposición de sus motivos decorativos



Esta es la torre que hace esquina de Goya con Alcalá


Y esta la de Alcalá con Gral Díaz Porlier

La primera acoge en su planta de calle y primer piso a la famosa cervecería Santa Bárbara


El 17 de octubre de 1815 se concedió la licencia de fabricación de la cerveza Santa Bárbara en la calle de Hortaleza nº 2 de Madrid y en el año 1900 se abrió el primer despacho de cerveza en la propia fábrica. En Abril de 1947 se inauguró la Cruz Blanca de la calle Alcalá 149, ubicada en el edificio conocido como Casa de las Bolas proyectado por el arquitecto Julián Marín en la última década del siglo XIX y de construcción neo-mudéjar. Se cree que la decoración estaba influída por la cercanía de la antigua Plaza de Toros situada a la altura del Palacio de los Deportes

(En 1966 se abrió la Cerveceria Santa Bárbara, de la misma cadena, en la Plaza de Santa Bárbara que visitamos en el anterior post)

En la otra torre, en la esquina de Alcalá con la calle General Díaz Porlier, se ubica la entidad Sabadell Atlántico.


Julián Marín es un arquitecto digno de mayor conocimiento, que intervino activamente en la construcción del espacio conocido como "Madrid Moderno", una nueva forma de viviendas unifamiliares, que se construyeron en una zona de La Guindalera (entre el Paseo de Ronda - actual Francisco Silvela - y Ventas) en los años 1890-92, en unos terrenos de su propiedad. En la fase construida por el propio Julián Marín, el remate de las esquinas son torreones mudéjares muy similares a los de la citada Casa de las Bolas, conservandose algunos de ellos en la calle Roma.



Para ver y conocer más a fondo el desarrollo de estas edificaciones y el papel de don Julián Marín pinchar aquí



Al parecer también donó 10.000 metros cuadrados para la Fundación Caldeiro y colaboró estrechamente con su amigo Alberto Aguilera en la construccion del Asilo de Santa Cristina en la Moncloa inaugurado en 1895. Fue desgraciadamente destruido durante la guerra civil y en su recuerdo se alza un templete con una imagen de la Virgen.


Fue pues un profesional muy comprometido con las clases más desfavorecidas pues las viviendas del Madrid Moderno eran muy baratas en relación con el espacio interior disponible, incluido un pequeño jardín delantero y uno en la parte trasera. La actual Avenida de los Toreros llevó su nombre hasta 1953 en el que fue sustiuido En cambio se conserva el de su mujer en la calle Rafaela Bonilla.

Pues seguiremos caminando...

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.