martes, 19 de julio de 2022

TOLEDO, MIL HISTORIA QUE CONTAR ( Y 4) 

        ELOGIO Y NOSTALGIA

El gran humanista Gregorio Marañón (1887-1960) escribió desde su exilio en París, a raíz de la guerra civil, un entrañable libro titulado “Elogio y nostalgia de Toledo”. Y tanto el elogio como la nostalgia no eran algo superficial o pasajero, eran nada menos que el fruto de un gran amor a esta ciudad, un amor que empezó cuando, siendo aún muy niño, la descubrió de la mano de un sabio viajero, Don Benito Pérez Galdós (1843-1920). Él le llevó entonces a conocer un Cigarral, una de las casitas que, desde el otro lado del río, en la áspera cuesta donde cantan las cigarras en verano, contemplan Toledo en perpetua admiración, rodeadas de un pequeño jardín y de un espacio no muy grande para los árboles, donde no faltan olivos, almendros, higueras y encinas y, tal impacto le causó esta visión, que varios años después ya en 1921 adquirió ese mismo Cigarral que, durante cuarenta años, se convirtió en su adorado refugio de todos los domingos tras una semana de agotador trabajo.
 
 
Desde el paseo de circunvalación

Nadie debería efectivamente ir a Toledo sin recorrer despacio el panorámico paseo de circunvalación (paseo y carretera) que permite valorar en todo su esplendor esta “peñascosa pesadumbre, gloria de España y luz de las ciudades como lo denominó Miguel de Cervantes que también admiró y amó esta ciudad diferente. Y nadie debería recorrer rápidamente sus empinadas calles, ni entrar y salir deprisa de sus templos y sus palacios, ni quedarse en la superficial visita “turística”, sino intentar disfrutarla despacio y con sabiduría, contemplando, por ejemplo, la panorámica del grandioso templo de San Juan de los Reyes, desde el Mirador del Cerro de la Virgen de Gracia, antes de penetrar en él y sentirse anonadado por su majestad.

 L

             La Puerta del Sol toledana

Hay tantas y tan diversas historias entre sus muros que son como una fuente inagotable de conocimiento y sorpresas, es una ciudad que no se agota, que no se deja atrapar, que siempre nos reserva algo nuevo que descubrir, una historia o una leyenda inolvidable... como la de la fiel esposa del alarife constructor del puente de San Martín, el que enlaza la comarca de los Montes de Toledo con Extremadura, por donde entraban las grandes carretas con los bloques de piedra para construir la Catedral y junto al cual aún pueden verse los restos de un torreón donde, al parecer, se consumaron los ilícitos amores del último Rey Godo, Don Rodrigo y la hija del Conde don Julián el cual , para vengar la afrenta, dicen facilitó la invasión de los árabes en aquel remoto 711 que cambió totalmente la historia de España y algo también la del mundo.

                Panorámica de la Puerta del Sol


En el otro puente, en el del Alcántara, que pese a su nombre totalmente árabe tiene su origen en la época romana, cuando aquí se cruzaban las calzadas que enlazaban con Mérida y las que partían hacia Zaragoza, aún resuenan las lágrimas y los suspiros de la princesa Galswinta, hija del rey visigodo Atanagildo que en el 566 se casa con el cruel Rey de los Francos, Chilperico y que aquí se detuvo para el último adiós a sus padres y a su ciudad...y a su vida, pues murió poco después asesinada por su esposo.

Y en la ermita del Cristo de la Vega, veremos la mano aún desclavada de Jesús para testificar a favor de una mujer burlada, cuando así fue demandado por el Juez, como nos cuenta Zorrilla en el poema titulado “A buen juez mejor testigo”.


Toledo no se acaba nunca de conocer...


Nota.- Aunque esté tan cerca de Madrid (70 Km.) es un error imperdonable dedicarle un solo día, se merece, como mínimo, un largo fin de semana… o mejor aún, regresar con frecuencia y seguir cada vez una ruta diferente. Y no hay que dejar de visitar el Parador de Turismo: un perfecto Cigarral, con una impactante vista de Toledo desde la terraza de su cafetería.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



 

 

 

 

 

 

 

martes, 12 de julio de 2022

TOLEDO MIL HISTORIAS QUE CONTAR

     TOLEDO MIL HISTORIAS QUE CONTAR (3)

                    TOLEDO EN LA LITERATURA


Fernando de Rojas (La Puebla de Montalbán 1465- Talavera de la Reina 1541) 

Según Pérez Galdós, es muy probable que  ubicara a su Celestina en Toledo... pues decía: ¿Hay otro lugar donde mejor se visualicen los barrios miserables y las retorcidas calles  por donde irían "las Celestinas"...??

 Miguel de Cervantes (Alcalá de Henares 1547, Madrid 1616)

¿Y no sería aquí, en Toledo,  donde Cervantes situó su bulliciosa Alcaná centro de Comercio de joyas y sederías, donde él imaginó la ingeniosa invención de la compra del manuscrito arábigo que adquirió por medio real y que le tradujo un morisco aljamiado, mediante el pago de dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo...?"
 

Tirso de Molina (Madrid 1583- Almazán  1648) 

Religioso Mercedario que fue dramaturgo, poeta y narrador. Escribió "Los cigarrales de Toledo" en el año 1631y el título procede del nombre con que se conocían las casas de campo  toledanas ("cigarrales") donde Tirso situó a un grupo de amigas que allí se reúnen y cada una y por turno van contando una historia.

Aunque en un principio había pensado incluir doce comedias, en realidad solo escribió en los cinco primeros "cigarrrales" tres:"El vergonzoso en Palacio", "Como han de ser los amigos" y "El celoso prudente".

 
Vicente Blasco Ibáñez, (Valencia 1867- Menton, Francia, 1928) 
 
En el tomo I de sus obras completas, dedica a Toledo su obra "La Catedral".  En ella disecciona la sociedad toledana de principios del siglo XX, centrándose en las gentes que habitan en las Claverías de la Catedral, es decir, en la oficina que atendía la recaudacióin y distribución de las rentas del cabildo.

Allí vemos enfrentadas todas las pasiones, las positivas que encierran el amor, las ilusiones y los sueños humanos, con las más negativas y funestas como  la avaricia, la soberbia, la ignorancia, el fanatismo y  la intolerancia. En realidad fue una revisión crítica de la historia de España.

Gregorio Marañón (Madrid 1887- 1960)

Su libro "Elogio y nostalgia de Toledo" es una lectura imprescindible para todos los amantes de esta ciudad única. 

 



Y no hay que olvidar que Carlos V fue otro gran enamorado de Toledo

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



viernes, 8 de julio de 2022

 EL MUSEO RODIN EN PARÍS ( Y 2)

  Otra de las esculturas que más complicaciones tuvo para Rodin fue la dedicada al gran escritor BALZAC  

 

  Balzac nació en 1799 en la Turena, conocida como "el jardín de Francia", que fue sede de varias casas reales y es célebre por la cantidad de castillos que allí se levantaron desde la Edad Media y en el Renacimiento.

Este año de 1799 fue crucial en la historia de Francia, pues fue el año en que Napoleón se hizo con el poder e inició el Imperio que duró dieciseis años, es decir toda la infancia y adolescencia de Balzac se impregnaron de uno de los hechos más grandiosos de la historia universal. 

Un hombre desconocido que llegó a París sin ningún apoyo y que llegó a dominar no solo a la gran ciudad, sino a toda Francia y a gran parte de Europa, es una historia inverosimil pero real. Balzac incluso pudo ver desfilar al conquistador y ese momento no se borró nunca de su mente... y ahí surgió la ambiciosa idea de llegar a la cima de su propio camino elegido: la literatura.

Desde entonces  todos sus esfuerzos se centraron en una gran obra que tituló La comedia humana, que inició en un pequeño cuarto de una pensión  del Barrio Latino...El borrador de La Comedia Humana contiene, además de la obra que le da nombre, otras cuarenta incompletas o no escritas.

Balzac falleció  en 1851 y desde esa fecha la idea de elevar un monumento en su homenaje, liderada por Alejandro Dumas (padre), empezó a crecer y se llega a encargar a un escultor que incluso inicia el trabajo pero que fallece en 1891y entonces el escritor Emilio Zola propone a Rodin, pues para él era "uno de los mejores escultores de nuestro tiempo". 

Rodin tiene en ese momento 51 años y en principio se compromete a realizar su obra en 2 años, así que informa detalladamente sobre todos los detalles e incluso busca modelos parecidos entre sus paisanos... pero el físico de Balzac no era nada fácil...Así era descrito por sus contemporáneos: vientre prominente, torso bombeado, cortas piernas, una viva mirada en un rostro jovial y una enorme cabellera siempre despeinada. 

El plazo de los dos años se agota,  ya estamos en octubre de 1894  y aún no ha presentado más que esbozos de su prometida escultura, la situación es insostenible y se pide incluso un proceso contra él.

Y no es hasta 1898, siete años después, cuando finalmente presenta su obra que fue un fracaso casi total... Pero la veleidosa Fortuna le sonrió por fin en la gran Exposición Internacional del año 1900 cuando uno de los mejores escritores del momento, Anatole France, visita la exposición el 10 de junio de ese mismo año y escribe y publica a continuación: "Este maestro tiene, hasta el exceso, el sentido del movimiento, y antes de él nunca el arte había agitado y fomentado la inerte materia hasta ese punto"

Las manos de Rodin una vez más habían triunfado



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons




domingo, 3 de julio de 2022

 EL MUSEO RODIN EN PARÍS (1)

De repente encuentras un libro en tu propia biblioteca que habías olvidado que lo tenías...y te llevas una grata sorpresa, y lo lees casi de un tirón y recuerdas que la última vez que estuviste en París, hace diez años, visitaste el fantástico Museo de Rodin y buscas las fotos...y compruebas una vez más que "recordar es volver a vivir"...

 Esto es lo que me ha sucedido a mi hace unos días.

 El precioso Museo de Rodin, antiguo Palacete Biron, está situado en Meudon, muy cerca de París,  rodeado de un frondoso jardín y fue construído en 1732 por el exitoso arquitecto francés Jean Aubert (1680 -1741).

 El poeta Rilke, gran amigo de Auguste Rodin (Francia1840-1917) tenía alquilado uno de sus lujosos pisos, como también los tenían el poeta Jean Cocteau, el pintor Henri Matisse, y la famosa bailarina Isadora Duncan. 

Cuando Rilke le mostró el precioso lugar  a Rodin éste quedó admirado y decide alquilar toda la planta baja del edificio. No hay que olvidar el muy humilde origen de Rodin y las enormes dificultades económicas que tuvo que afrontar sin desfallecer en su afán de superarse como escultor, hasta que logró ser reconocido a partir del año 1900, cuando ya contaba 60 años, y fue en parte gracias a la Exposción Universal de París donde sus obras deslumbraron.

En Biron fue muy feliz, volcado en su trabajo y dando grandes paseos por los  jardines y los bosques que le rodean pero, pese a la belleza que le rodeaba, algunas de sus obras son tan dramáticas como esta monumental Puerta del Infierno, en bronce y con más de 200 figuras y grupos a cual más trágico.

 


Todo ello es fruto de su apasionada lectura de La Divina Comedia, la obra  que  Dante Alighieri (Florencia 1265? - Rávena 1321) inició sobre 1304 y finalizó poco antes de morir  y que es considerada una de las obras maestras de la literatura universal. 

 


En el Infierno de Dante se describen sucesos, tormentos y horrores que espantan... Y entre ellos vemos un suceso espeluznante, en la parte media inferior de la hoja izquierda, que más tarde Rodin esculpió de forma exenta y que ahora vemos en el centro del precioso estanque . 

 

Se trata de la historia del Conde Ugolino que en el siglo XIII, y tras variadas circunstancias de guerras y traiciones, fue capturado junto a dos de sus hijos y dos de sus nietos y condenados a ser encerrados en una inexpugnable torre donde se les dejó morir de hambre... 

Dante "encontró" a Ugolino en el último círculo del Infierno y allí es donde él le cuenta todo el horror sucedido...

Otro grupo escultórico que podemos admirar también al aire libre ante el edificio del  Museo, es el titulado "Los burgueses de Calais".

 Vemos 6 figuras de bronce a tamaño natural, en conmemoración de los 6 ciudadanos notables,  que no dudaron en ofrecer sus vidas al Rey de Inglaterra para salvar a los demás habitantes de la ciudad.


Es otro suceso real, pero esta vez ejemplar, que quedó aquí inmortalizado por Rodin. En el s. XIV el rey de Francia tuvo que ceder el puerto de Calais al rey de Inglaterra que le había derrotado tras cruentas luchas.

Pero Eduardo III, rey de Inglaterra,  quiere además  hacer morir de hambre a todos sus habitantes, aunque finalmente cede y, a cambio de enviar alimentos, pide que le sean entregadas las llaves de la ciudad por seis de sus más importantes nobles, que habrán de entregarselas "en camisa, con la cabeza y los pies desnudos y una cuerda al cuello".

Ante tan terrible propuesta Eustache de Saint-Pierre, el más rico de los burgueses de la ciudad, se ofrece voluntario a entregarse y, siguiendo  su gesto, otros cinco burgueses le secundan. Así los representa Rodin, captando el heroico momento en que los burgueses se dirigían a su horrible destino... y en la expresión y la postura de cada uno supo reflejar como estaban interiorizando aquella terrible decisión...

Pero la despiadada historia tuvo un feliz desenlace gracias a  la reina Felipa, esposa del rey de Inglaterra, que estaba a punto de dar a luz y, conmovida por aquella tremenda situación, consiguió convencer a su esposo de que no consumara su terrible venganza y perdonara a los seis heroicos burgueses.  

Según parece este matrimonio de los reyes, (que eran primos segundos, pues Eduardo era nieto del rey Felipe IV de Francia y Felipa lo era de Carlos de Valois, hermano menor de este) celebrado en la Catedral de York en 1328, fue feliz y duró cuarenta años. Ella actuó como regente en varias ocasiones e incluso acompañó a su esposo en algunas de sus expediciones. Falleció a la edad de 55 años, y fue enterrada en la Abadía de Westminster, cerca de los abuelos de su esposo, Eduardo I y Leonor de Castilla, y de su bisabuelo Enrique III. Su efigie de alabastro fue bellamente ejecutada por el escultor Jean de Liège.  Ocho años más tarde Eduardo III murió y fue enterrado junto a su esposa...

Y seguiremos admirando más esculturas de Rodin


 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

 



 


miércoles, 20 de abril de 2022

TOLEDO, MIL HISTORIAS QUE CONTAR (2)

   TOLEDO, MIL HISTORIAS QUE CONTAR (2)


Voy a evocar algunas de las visitas y paseos inolvidables que he tenido la gran suerte de disfrutar por Toledo.  

Por ejemplo, en el ya lejano 2007 visitamos la exposición “Hispania Gothorum. San Ildefonso y el reino Visigodo de Toledo en el Museo de Santa Cruz, al que se accede por el Arco de la Sangre (¡que nombre!) bajando desde la Plaza de Zocodover a la calle Miguel de Cervantes donde se encuentra el antiguo y grandioso Hospital.

 

El Arco de la Sangre con la figura de Cervantes 


Y el antiguo Hospital de Santa Cruz, fundado por el Cardenal Pedro González de Mendoza (1428-1495) como hospital general y para acogimiento de niños expósitos.


En la portada contemplamos primero las figuras

del Cardenal Mendoza adorando la Santa Cruz  

y las de santa Elena, san Pedro y san Pablo,

 Y más arriba se representa la leyenda sobre el abrazo de san Joaquín y santa Ana, ante la Puerta Dorada de Jerusalén.


 

 La exposición fue muy ilustrativa, contando y visualizando muy bien la historia de este pueblo "bárbaro", llegado del norte de Europa que, por un gran cúmulo de circunstancias, entraron a la Hispania romana muy a principios del siglo VI, como conquistadores, y que aquí se quedaron y aquí fundaron un reino. Dos siglos justos duró este reino, y en esos doscientos años sucedieron muchas cosas que la exposición nos iba mostrando.


 Y también es imprescindible ir a
la iglesia de San Román, de las más antiguas de Toledo, donde se encuentra el Museo de los Concilios visigodos, y  donde hay que  admirar, entre otras cosas, sus románicas pinturas murales del siglo XIII. 

Frente a la iglesia vemos una estatua de Garcilaso de la Vega el caballero y poeta que tanto amó y cantó a Toledo…

 
También hay aquí una casita donde una lápida recuerda que allí estuvo santa Teresa y empezó a escribir el libro de su vida…

 


 La iglesia de san Ildefonso de los Jesuitas, situada en la parte más alta de la ciudad, hace tiempo preparó sus torres para poder contemplar, desde ellas, unas espectaculares vistas de Toledo. Se encuentra esta Iglesia en la calle Alfonso X el Sabio, y fue edificada sobre el lugar donde nació san Ildefonso, patrono de la ciudad.

Iglesia de los Jesuítas
Los campanarios


Las impresionantes visitas desde arriba del camapanario

Seguiremos paseando Toledo y descubriendo algunos de sus bellos rincones...

 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

 

 

jueves, 14 de abril de 2022

      TOLEDO, MIL HISTORIAS QUE CONTAR (1)

Cuando se llega a Toledo por carretera, procedente de Madrid, sorprende esta gran escultura sobre alzado pedestal que se instaló aquí en el año 2003, dedicada a Alfonso VI (¿?1040 - Toledo 1109) que conquistó Toledo en 1085,  el mismo año en que también ocupó Magerit (Madrid). 

Es obra del escultor Luis Martín de Vidales (Villaviciosa de Odón, 1950). La estatua mide 6,40 m. de alto y pesa más de 6.500 kilos. En el amplio entorno que rodea al monumento hay muestras del  reconocimiento a las tres culturas toledanas: judía, musulmana y cristiana.

El nombre de Toledo proviene de "Toletum" que significa: levantado en alto, y es una ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1987.


 Toledo - nos dice don Benito Pérez Galdós - es una Historia de España completa. Y tiene mucha razón: Unos historiadores creen que fue fundada por Roma en el 192 a.d.C. que la convirtió en una plaza fuerte por su magnífica situación...  Después en el 418 llegaron  los visigodos y tres siglos después, desde el 711 y durante cuatro siglos, fue sarracena. A continuación perteneció al Reino de Castilla-León y a partir de los Reyes Católicos a la Monarquía.

 Es decir, que Toledo recibió el gran depósito de todas estas diferentes culturas y en la Plaza de Zocodover se hablaron todas las lenguas de Europa, residieron reyes y se celebraron Cortes e importantes Concilios.

La más remota referencia al Obispado de Toledo es del inicio del siglo IV (año 305), pues quedó reflejado en las actas del Concilio de Elvira, celebrado en Granada, entre el 300 y 303. Era un momento muy conflictivo debido la persecución del emperador  Diocleciano, emperador de Roma desde el 284 hasta el  305. 

En estas persecuciones murió martirizada en Toledo Santa Leocadia, una de las santas de culto más antiguo de España,​ ya citada en los calendarios de los  mozárabes (así se denominaban a los hispano-romanos que vivían en territorio musulmán durante la dominación islámica). La prisión y muerte de Leocadia fue narrada en un relato del siglo VII.

El convulso siglo VI

 Tras la caída del Imperior romano llegaron a España los visigodos que tras su derrota en el 507 en la batalla de Vouille a manos de los francos, se vieron obligados a desplazarse con su población a Hispania. Su nueva capital la situaron en Toledo y aunque no se tiene constancia del momento exacto, se cree que fue durante el reinado de Atanagildo (555-567).

La posterior conversión del rey Recaredo divide su historia en dos grandes períodos: el Reino visigodo arriano que duró 82 años (507-589) y el Reino visigodo católico (589-711) de 22.

            El cuadro de Muñoz Degrain

En el año 589 el Rey Recaredo, durante el III Concilio de Toledo,  adjuró del arrianismo, la religión oficial del pueblo godo en su reino,  en presencia de su esposa la reina Badda y del Arzobispo Leandro,con la consiguiente integración de los hispano-romanos en el estado visigodo. 

 El pintor Antonio Muñoz Degrain (Valencia 1840-Málaga 1924) realizó este óleo sobre lienzo de 350x550 cm. que se encuentra en el Senado. 

 En el año 610 los Visigodos la hicieron la capital más rica y esplendorosa de su reino... pero cien años después  la irrupción islámica, a partir de la batalla de Guadalete en el 711 puso fin al Reino visigodo de Toledo y sólo los mozárabes (hipano-romanos que vivían en territorio musulmán en la península ibérica durante la dominación islámica) quedaron en ella con su propio culto.

 Tanto hay que conocer de la historia de Toledo y tanto que admirar, que lo iremos haciendo poco a poco. 

Ahora vamos a ver una panorámica desde lo más alto del complejo de San Pedro Mártir, pegado a la iglesia de san Román, a la de san Clemente  y a la de san Juan Bautista cuando todo pertenecía a los dominicos ... Y nuestra admiración no tuvo límites: allí estaba la mara­villa de la ciudad de Toledo a nuestros pies, y la altane­ra torre de la Catedral Primada, rodeada por el apretado caserio, casi a nuestra misma altura...y también el Alcázar ¡Vaya grandioso escena­rio!



 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

 



miércoles, 30 de marzo de 2022

 PASTRANA: MÁS SORPRESAS  (Y 3)

 

 

Una de ellas es la de sus tantas veces fotografiada "Fuente de los cuatro caños", muy cerca de la calle Mayor y de la plaza del Ayuntamiento.  Es un pilón octogonal del que brota el agua de un manantial cercano, con cuatro caños cada uno apuntando a cada uno de los señalados por la rosa de los vientos... Construída en 1731 en tiempos era centro de la villa, pero afortunadamente sigue situada en su pequeña plaza y rodeada de edificios tradicionales.

También en sus estratégicos arcos,  que enmarcan otros espacios, encontramos lápidas que nos cuentan historias...como la de Camilo José Cela que en el año 1946 por aquí pasó.

 "VIAJE A LA ALCARRIA: En esta cliudad estuvo C.J.C. los días 13, 14 y 15 de junio de 1946. "A la mañana siguiente cuando el viajero se asomó a la plaza de la Hora, la primera sensación que tuvo fue la de encontrarse en una ciudad medieval"  

Camilo José Cela Trulock (Iría Flavia, Padrón, La Coruña1916- Madrid 2002) Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1987,  Premio Nobel de Literatura en 1989 y  Premio Cervantes en 1995.

Pero la que más sorpresas nos reserva es su gran Colegiata pues  además de su impresionante órgano, que tuvimos la suerte de escuchar,

 
cobija los famosos tapices de la colección de Alfonso V de Portugal, tejidos en Flandes  por encargo de la Casa Real portuguesa, y que pasaron a la familia de los Mendoza  y estuvieron colgados en el palacio del Infantado de Guadalajara.


 

El rey de Portugal Alfonso V (Sintra 1432-Lisboa 1481) centró su atención en el norte de África, pues durante el reinado de su abuelo Juan I se había conquistado Ceuta en 1415 y ahora él quiso ampliar estas conquistas. En 1458 conquistó Alcazarquivir y tambien Tánger (ganada y perdida varias veces entre 1460 y 1464) y Arcila (en 1470). Estas conquistas le proporcionaron al rey el apodo de el Africano.

Las escenas de estas batallas representadas en los tapices, que ahora vemos en Pastrana, se realizaron a partir de 1471 en alguno de los talleres activos de las principales ciudades
del sur-oeste de Flandes (Tournai, Brujas o Bruselas), como una crónica gráfica que fija en imágenes realistas la historia de la conquista de las ciudades de Arcila y Tánger  Son seis tapices pertenecientes a dos series, cuyo protagonista es el rey portugués. 


 Aquí en una parte del que representa  la toma de Tánger, y entre la gran cantidad de personas que huyen aterrorizados de la ciudad, vemos a un niño de la mano y a una niña  en brazos...Esto era en el siglo XV, ahora en el XXI esa misma escena se está repitiendo en Ucrania...

Los tapices, son muy valorables por su gran realismo en la representación de las armaduras, los escudos, las armas, los navìos etc. por lo que son considerados un auténtico documento histórico. Pero también se presta gran atención a los motivos vegetales: árboles frutales, y diminutas flores que forman una especie de alfombra vegetal. 

Los tapices son citados por vez primera como propiedad de la Casa del Infantado en el inventario y tasación que se hizo en el año 1532 en Guadalajara, a la muerte del III duque, Diego Hurtado de Mendoza (1461-1531). Este noble, que mantuvo excelentes relaciones con Fernando el Católico y con Felipe el Hermoso, formó a lo largo de su vida una gran colección de tapices, algunos heredados de su madre y de su tía Mencía
de la Vega y otros adquiridos. 

Y fue en el testamento de la octava duquesa del Infantado, Catalina Gómez de Sandoval,(1616-1686) casada con el IV duque de Pastrana, Rodrigo de Silva y Mendoza, cuando aparecen ya como cedidos a la iglesia de Pastrana.

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/7340166.pdf

 En este enlace podemos ver la tesis doctoral de Margarita García Calvo, Dra. Hª del Arte, sobre los tapices de Pastrana.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons