miércoles, 16 de junio de 2021

 BUDAPEST Y EL DANUBIO (Y 3)

En un precioso dia otoñal nos dirigimos a la Basílica de Esztergom que desde el s. XI es el centro de la Iglesia Católica  húngara, y donde está enterrado el cardenal József Mindszenty que había nacido en 1892 en Hungría y falleció exiliado en 1975 en Viena. 

 

No podemos dejar de hacer aquí un doloros paréntesis y recordar que esta preciosa  y alegre ciudad que tanto y tan bien celebró el primer milenio de su fundación como hemos visto, ha vivido años muy negros a partir de la Primera Guerra Mundial. En  1949,  József Mindszenty, líder del catolicismo húngaro, fue condenado a cadena perpetua que más tarde se convirtió en un exilio del que ya no pudo regresar. 

Y en 1956 concretamente el 23 de octubre un movimiento revolucionario espontáneo sacó a la calle a miles de húngaros en contra de las políticas impuestas desde la Unión Soviética. Pocos días después, el 4 de noviembre,  el ejército soviético invadió Budapest y otras regiones del país. El alzamiento húngaro fue aplastado por los tanques soviéticos, pero como escribió Camus: "Nadie ha hecho más por la libertad, la democracia y civilización en la historia reciente que los húngaros".

En 1991 los restos mortales del cardenal József Mindszenty  ya pudieron ser trasladados a esta Basílica cuyo nombre completo es Catedral Primada y Basílica de la Santísima Virgen María de la Asunción y San Adalberto. Es un edificio enorme con una superficie interior de 5.600 m2. Se inició su construcción en 1822 y se concluyó en 1699.


Al salir de la Basílica nos dirigimos a la orilla del Danubio y la guía nos señala la otra orilla... que ahora nos dice es la República Eslovaca cuya capital es Bratislava. Estos territorios formaron parte del reino de Hungría desde el 895 hasta el fin de la 1ª Guerra Mundial en 1918. Y todo un símbolo son los restos de un puente roto que desune aún más las dos orillas.

 
 

 Como a 50 km. al norte de Budapest el Danubio cambia bruscamente su rumbo...el lugar se conoce como La curva del Danubio. Curiosamente de pronto vemos que el Danubio efectivamente es azul... Todo el entorno es muy bello y bajo los árboles hay lugares donde sentarse a mirar, a pensar y a escribir, para nunca olvidar. 

 
Después nos llevaron a comer a un precioso pueblecito llamado Szentendre (San Andrés) en un restaurante llamado Vendeglo lleno de preciosas antigüedades.

 Al dia siguiente visitamos la Sinagoga que nos dicen es la más grande de Europa. Se construyó en el XIX y es de estilo Bizantino-morisco.



También  visitamos el Gellèrt Hotel situado al pie de la Colina de Gèllert con su preciosa piscina termal en el Balneario que está dentro del propio hotel, y todo ello en un espléndido edifcio de Art-nouveau de comienzos del s. XX

 Aquí se han rodado muchos anuncios entre ellos uno muy conocido referido al "cuerpo Danone".

 Y nos despedimos de Budapest y del Danubio llegando a la isla Margarita a través del puente del mismo nombre que la une a la ciudad. 

 
 

Es una preciosa isla que fué una antigua reserva de caza, conocida como la isla de las Liebres. 

 El rey Béla IV  (1206-1270) fue derrotado ante una terrible invasión de los mongoles en la batalla de Mohí, en 1241,  y tuvo que huir con su esposa la reina María Laskarina. Ambos prometieron que si el hijo que esperaban era una niña sería consagrada a Dios en un monasterio que ellos construirían cuando pudieran recuperar su reino. 

  Al poco tiempo, murió el gran Kan mongol Ogodei y los invasores regresaron a Mongolia  y así Béla IV pudo regresar y reconstruir todo lo que había quedado en ruinas, por lo cual se le considera como "el segundo fundador de Hungría". 

En enero de 1242 nació efectivamente una niña  a la que se impuso el nombre de Margarita y desde muy pequeña ingresó en un convento de monjas dominicas, demostrando una gran religiosidad. Cuando cumplió los 10 años, sus padres fundaron una gran monasterio en la isla que tomó su nombre, donde Margarita vivió con una gran humildad y grandes penitencias y aquí murió. Siempre se la consideró como una gran santa pero no fue canonizada hasta 1943 por el Papa Pio XII, como santa Margarita de Hungría. 

Nos alejamos de Budapest con muchos buenos recuerdos, y como siempre pensando en regresar... y como casi siempre sin cumplir la promesa. Las fotografías y todo lo que fui escribiendo es lo que me ha quedado...Pero no pierdo la esperanza porque ante el monumento a Anonymus,  el primer cronista medieval de Hungría, nos dijo la guía que "si se toca la mano que sostiene la pluma trae suerte"... y yo la toqué.




Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons






 

viernes, 11 de junio de 2021

 BUDAPEST Y EL DANUBIO (2)

 

Seguimos disfrutando de la visión del Danubio y de sus puentes desde el monumento a san Gerardo obispo - nacido en Venecia en 980,  asesinado en Buda (Hungría) en1046 y canonizado en 1083 -  junto el puente de Erzsébet (el puente de Isabel) dedicado a la tan querida Sissi, emperatriz de Austria y reina consorte de Hungría, que murió (asesinada en 1893) cuando lo estaban construyendo. El magnífico puente se inauguró  en 1903. Las sucesivas guerras lo dañaron mucho y hubo de ser reconstruído en gran parte en  1970. Tiene 368 m. de largo por 27 de ancho.

El compromiso austro-húngaro de 1867 había creado la monarquía dual entre Austria y Hungría, y Francisco- José  e Isabel fueron coronados con toda solemnidad en la iglesia que aquí vemos.

Es la iglesia fundada por el rey Béla IV hacia 1250 y dedicada a la Virgen María, aunque se la conoce más por el nombre del rey Mátyás Corvinus que la embelleció a finales del siglo XV.

Los turcos la convirtieron en Mezquita y se llevaron sus lámparas a Constantinopla.

Los jesuítas la re-consagraron y la decoraron en el estilo barroco.

Mátyás Corvinus se casó aquí con Beatriz de Aragón en el s. XV y Francisco José y Sissi aquí fueron coronados en 1867 como reyes de Hungría.

 

Otra sorpresa es el Városliget el Parque de la ciudad, muy cerca de esta iglesia, que fue el lugar donde se hizo la gran exposición para conmemorar el milenio.

Entre los variados edificios que se construyeron destaca el castillo  de Vajdahunyad

 
Mientras la guía todo lo explica, alguien tiene que tomar notas para luego no olvidar nada de tantas cosas como estamos viendo.

 
El castillo es una mezcla de otros muchos castillos con elementos góticos, románicos, renacentistas y barrocos... tanta mezcla hace que semeje un decorado irreal de teatro. 


La puerta de entrada a la capilla del castillo es una recreación de la magnífica puerta de la basílica monumental del pueblo de Ják, que fue antigua abadía de la orden benedictina construida h.1220 bajo el reinado de Andrés II de Hungría. 

 Y otra sorpresa en la misma zona es el conocido como "El bastión de los pescadores"

Se debe su nombre a los pescadores  del Viziváros el barrio que tradicionalmente defendía esta parte de las fortificaciones. Su forma es como una gran tienda de campaña con siete torretas que representan las siete tribus húngaras que se asentaron en este lugar.

 Y ya se impone un descanso tras tantas sorpresas que esta ciudad nos está mostrando.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


martes, 8 de junio de 2021

 BUDAPEST Y EL DANUBIO (1)

Resulta que cuando estuvimos en Viena, en un invernal mes de  enero, comprobamos que el Danubio no pasaba por la ciudad como pensábamos, quizá influídos por ese vals vienés tan conocido de "El Danubio azul"... Pero cuando años después viajamos unos días a Budapest, en un precioso otoño, entonces allí si le pudimos ver esplendoroso.

La ciudad de Budapest, en el centro de Europa, es la capital de Hungría,  que llegó a estar bañada por tres mares: el Báltico, el Adriático y el Negro, pero que por diversos tratados tras las guerras quedó reducida a 2/3 de su superficie, limitando actualmente con Eslovaquia al norte, al noroeste con Ucrania y Rumania,  con Croacia y Serbia al sur, y al oeste con Eslovenia y Austria .

 

  
 El Danubio nace en la Selva Negra y muere en el mar Negro, tras atravesar siete países y recorrer 3.000 kilómetros. A su paso por Budapest es cruzado por siete magníficos puentes que unen a Pest en el llano con Buda en la colina.

Hacia el año 896, nos cuentan los guias, llegaron a este lugar siete tribus magiares, cada una con su rey, y todas capitaneadas por el mítico Arpad. 

 A los mil años de este suceso, en 1896, se celebraron con todo esplendor las fiestas del milenio y en una gran explanada, a la que se dio el nombre de explanada de los Héroes, se alzó un gran monumento que representa a los que así son considerados en Hungría.


En el centro se alza el Memorial del Milenio.  Y en lo alto de la gran columna está el Arcángel San Gabriel y en su base, a caballo,  los líderes de las siete tribus magiares que fundaron Hungría en el siglo IX: Árpád, Előd, Tas, Huba, Töhötöm, Kond y Ond. 


Entre las columnas  vemos al rey  Konyves Kalm ("el Bibliófilo" en húngaro) noveno rey de Hungría y que fue el más sabio de todos, quizá por eso se le representa con una buena pila de libros a su lado. Dicen que nació con ciertas malformaciones físicas y por ello fue educado para ser religioso alcanzando así tan alto nivel cultural. Pero al morir el rey Ladislao, su tío, (más tarde canonizado) se le permitió renunciar a sus hábitos para ser coronado como rey. 

Él ordenó a los Tribunales que aplicasen la pena de muerte lo menos posible, prohibió los procesos por pretendida brujería, restringió mucho los llamados "juicios de Dios" y suprimió por completo los duelos. Murió en 1116

También se celebró en ese año de 1896 la inauguración del metro, que fue el primero realizado en el continente y que se realizó en el tiempo record de 21 meses, Actualmente conduce desde este lugar hasta la orilla del Danubio, por debajo de la gran Avenida que desde aquí parte con el nombre de Andrassy, en recuerdo del primer ministro de la emperatriz Isabel de Baviera, más conocida por Sissi...la que tanto amó a Hungría y fue muy amada por los húngaros.

 

Cuando salimos del metro estamos junto al gran puente llamado de las Cadenas que une las dos orillas. 

 
 
Y también a su lado un funicular que nos permite contemplar desde lo alto las dos orillas
 

 
 
 
 Y así contemplamos el Danubio, el puente  y a Pest  desde Buda, en un precioso atardecer.

Pest fue destruído en 1241 por las hordas mongolas, y Béla IV fue quien volvió a fundarlo. 
 
Vemos la cúpula y las torres de la  Basílica de San Esteban, la iglesia más grande de Hungría,  donde se conserva la reliquia más importante de la cristiandad húngara: la conocida como "Santa Diestra" la mano momificada del santo rey Esteban I, el primer rey de Hungría.

Y también nos cuentan que aquí está enterrado uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos, Ferenc Puskás, que estuvo en el Real Madrid desde 1958 a 1996, en una de sus delanteras más famosas con Di Stéfano, Kopa, Real y Gento.

También el Parlamento de Budapest, 
construido entre 1885 y 1904,  es uno de los edificios más impresionantes de la zona situado en Pest, a orillas del río Danubio,  y es el tercer parlamento más grande del mundo. Tuvimos ocasión de contemplarlo, pero esta vez de día y con el Danubio entre medias

 Así terminamos un primer día que fue todo un descubrimiento.. pero nos quedaba tanto por descubrir.
 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

 
 
 

 
 





lunes, 24 de mayo de 2021

 VIAJANDO POR EUROPA

    VIENA (Y 4)

Llegamos ya al final de nuestro viaje, pero no al final de ver lugares sorprendentes.


 Como el maravilloso Palacio de Belvedere, al sur de la ciudad, mandado construir por el Príncipe Eugenio Von Savoye, un gran militar y un gran mecenas, coleccionista de libros y de pinturas.

Él venció a los turcos en 1693 y por eso las cúpulas tienen forma de grandes tiendas de campaña,

Los jardines que le rodean son amplísimos, blancos y rientes cuando entramos y misteriosos en el inicio del atardecer cuando salimos,



Su interior está cuajado de bellas obras de arte, y admiramos los cuadros de Gustav Klim, las esculturas de Rodin y las de un artista que desconociamos: Xavier Messerschmico tan originales y tan trágicas...pero no se permiten fotos y no hubo tiempo para postales...

Pero además de sus magníficos edificios y sus interesantes museos, Viena nos dejó el grato recuerdo de su gastronomía en lugares llenos de alegría y encanto.

Como la cena vienesa en el pueblecito de Grinzing y en el típico lugar de "Hanermandl", donde probamos el vino nuevo (Heuriger) mientras un virtuoso violinista (además de guapísimo) acompañado por otro magnífico músico tocando el acordeón, nos evocaban toda la armonía musical de Viena, 

 

...Y un exquisito Goulyas nos hizo prometer que volveriamos a Viena en primavera.. pero fue una de tantas promesas inclumplidas. Quizá alguna vez... 


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

lunes, 17 de mayo de 2021


 
    VIAJANDO POR EUROPA

                     VIENA (3)

 Antes de retirarnos de la iglesia de San Carlos aún pudimos captar, en un romántico atardecer invernal lleno de melancolía, el monumento a Brahms al que, desafiando el frío, un hombre contemplaba con admiración. 


Johannes Brahms (Hamburgo,1833-Viena,1897) fue  compositor, pianista y director de orquesta  considerado el más clásico de los compositores de dicho periodo. Nacido en Hamburgo pasó gran parte de su vida profesional en Viena.

Hay una expresión en la historia de la música que habla de "Los tres Bes" y se refieren a Bach, Beethoven y Brahms como tres de los mayores compositores de la historia de la música.


 
 
Y aquí vemos a Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791).
con la clave musical de SOL a sus pies hecha de flores, a la que pronto cubriría la nieve. El monumento tiene 7,5 metros de altura y se inauguró en 1896, cinco años después de su muerte. En la parte delantera se muestran en relieve dos escenas de su ópera Don Giovanni. Y en la parte trasera vemos a Mozart con seis años aprendiendo música con su padre Leopold y su hermana Nannerl.
 








Sueño de valses en Viena. Temporada de valses en Viena 

 

 Y solo en las tarjetas postales pudimos ver el esplendor del cielo azul cuando los árboles y las flores rodean el monumento a Johann Strauss, y en cuya inauguración, en 1921, la orquesta filarmónica de Viena interpretó el Danubio Azul compuesto por su hijo Johann Strauss. 

Pero aún con los cielos nublados y a punto de nevar el monumento nos emocionó.

Igual sucede con el gran Teatro de la Corte (aquí en tarjeta postal) en cuyo origen se encuentra, como en tantas cosas, la emperatriz María Teresa, que inauguró en 1741 un teatro junto a su palacio, y allí, el 1 de mayo de 1786, se estrenó con un éxito extraordinario Las bodas de Fígaro de Mozart, considerada una de sus mejores obras.

 El nuevo edificio que ahora vemos, se inauguró en 1888, en presencia del emperador Francisco José. Cuarenta y ocho años más tarde, durante la segunda guerra mundial, casi fue destruído pero una posterior restauración le hizo recobrar todo su esplendor y está considerado entre  los mejores auditorios del mundo.De su magnífico interior destacan entre tanta belleza, los espléndidos frescos de Franz Matsch y de los hermanos Ernst y Gustav Klimt.

El Parlamento

Otro gran edificio es el Parlamento, ubicado en la célebre  Ringstrasse, una vía de circunvalación que rodea el centro de Viena y que tiene a ambos lados magníficos edificios, por lo que es considerada otro de los grandes atractivos de la ciudad.


 
Se construyó en 1883 por Théophil Hansen, y evoca a  los monumentos de la Grecia antigua. Es elegante y majestuoso por dentro y por fuera. Una maravilla la fuente que precede entrada, dedicada a Pallas Athenea, la diosa griega de la sabiduría.

 

 Aquí están representados el rio Danubio y su afluente el Eno
(en alemán Inn) uno de sus principales afluentes, con 517 km. de longitud.
 

 Museo de la Historia del Arte

Deslumbrados por tanto belleza, llegamos a la plaza de María Teresa donde se encuentran dos grandiosos museos: el de la Historia del Arte de Viena y el de la Historia Natural, ambos iguales e inaugurados en 1891 por el emperador Francisco José I de Austria-Hungría, con el fin de dar un alojamiento adecuado a la formidable colección de arte de los Habsburgo y hacerla accesible al gran público. 

 


Entramos en el de Historia de Arte y comprobamos que la decoración interior del Palacio es de tal belleza que hacen de él una obra de Arte por sí misma. Su colección de cuadros de Rubens es la más importante del mundo, y también tiene retratos esenciales de Velázquez, y están presentes, Rafael, Durero, Correggio, Tiziano, Arcimboldo, Caravaggio, Vermeer... Y podemos admirar el famosíosimo salero de Benvenutto Cellini.


y una selección de pinturas de Brueghel el Viejo, como esta impresionante Construcción de la Torre de Babel, de 1563

 

 

Salimos tan llenos de Arte que ya no habia más remedio que

irse a dormir y a soñar con tantas bellezas

Nota. Para ampliar las fotos más pequeñas pinchar sobre ellas,


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


domingo, 2 de mayo de 2021

 VIAJANDO POR EUROPA

                    VIENA (2)

 

 

Tras dar de comer al cisne por si acaso es algún príncipe encantado y nos regala una elegante carroza para recorrer Viena, nos vamos a conocer la catedral de San Esteban, un gran monumento gótico y símbolo de la ciudad.

 

El artístico entramado del tejado es una obra cumbre de la carpintería gótica.

Una vez en su interior lo que más nos llama  la atención es su magnífico púlpito de estilo gótico tardío muy suntuoso.


 Pero lo más sorprendente es la representación de los cuatro Padres de la Iglesia latina: san Agustín, san Gregorio Magno, san Jerónimo y san Ambrosio un poco caricaturizados...

Aquí vemos a san Agustín
 
 Y aquí a san Jerónimo

Y lo que es también poco usual es que el maestro Antón Pilgram, autor de este gran púlpito, tenía muy claro que no quería ser un artista anónimo y además de firmar su obra se auto-esculpió junto a ellas.

Así le podemos ver al pie del púlpito. Fenstergucker que está clarísimo que quiere decir "El que se asoma a la ventana"



Y al pie del órgano que también fue construído por él en 1513.

Tras la visita a la catedral hacemos lo que es ineludible hacer en Viena: tomar, en un lugar encantador, un delicioso café vienés con unos exquisitos dulces, y ya reconfortados seguimos caminando para conocer la iglesia de san Carlos Borromeo.
 


Su origen, nos cuentan, es la epidemia de peste del año 1713 que hizo prometer al emperador Carlos VI construir una gran iglesia a su patrón si la epidemia cedía y así lo cumplió. San Carlos es el gran monumento barroco más importante de Viena. 

Su interior bajo su gran cúpula oval es impresionante, pero no pudimos hacer fotos y no había tarjetas...

 Ya anochece y el frio aconseja retirarse a descansar. Mañana seguiremos descubriendo Viena.

 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons