miércoles, 28 de abril de 2021

      VIAJANDO POR EUROPA

                         VIENA (1)

 Después de visitar Viena hay que dar la razón a Montesquieu cuando escribió: "En Viena se puede morir, pero no se puede envejecer".

 Nosotros llegamos a Viena un 23 de enero de hace muchos años, con el tiempo justo para arreglarnos en el hotel e irnos a presenciar el baile de las puestas de largo de las jóvenes vienesas en el Palacio Imperial de Hofburg, uno de los muchos bailes que desde Año Nuevo a Carnaval se celebran allí.

Así que tras haber impactado a la sociedad vienesa con nuestras preciosas capas españolas, nos situamos en una estratégica mesa dispuestos a no perder detalle.

Era uno de esos sueños que piensas que nunca vas a realizar pero que unos amigos convirtieron en realidad.

 Como no se permitían fotos en el interior del magnífico salón solo conservo este recorte de prensa


y una foto que nos hicieron a la entrada; pero nunca he olvidado aquella belleza y la alegria que pudimos ver y escuchar, con los grandes valses,  completamente fascinados.


A la mañana siguiente, sin miedo al frío, empezamos a recorrer Viena. Y lo primero es visitar el Palacio de Schönbrunn, cuya preciosa verja se abrió ante nosotros en una fria mañana vienesa. 

Tuvimos la gran suerte de que una dinámica y bilingüe guía nos acompañara en todo el recorrido y fuera abriendo para nosotros las páginas de la Historia que allí se habían vivido.

Lo primero que apreciamos era la claridad, tanto exterior de su  fachada como la interior en sus estancias y las magníficas y originales estufas de cerámica que calentaban y a la vez decoraban las habitaciones, mientras en los jardines la nieve todo lo estaba vistiendo de blanco.

Enseguida nos damos cuenta de que en este palacio  todo son referencias a la gran Emperatriz María Teresa I de Austria (Viena 1717-1780). Todo está lleno de su presencia y todo se rela­ciona con ella y su reinado de 40 años. Su padre Carlos Francisco de Habsburgo y Neoburgo fue uno de los pretendientes al trono de España a la muerte de Carlos II, el último rey de la Casa de Austria sin descendencia.

 Schönbrunn significa "La bella puerta"

María Teresa fue la primera y única mujer que gobernó desde 1740 sobre gran parte de la Europa Central en los dominios de los Habsburgo. Se casó con 19 años con Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico (Nancy 1708-Innsbruck 1765) y tuvieron 16 hijos dos de los cuales, José y Leopoldo, fueron emperadores, el primero de 1765 a 1790 y el segundo de 1790 al 92.

Entre sus hijas también hubo dos reinas, siendo tristemente famosa la que llegó a serlo de Francia como esposa de Luis XVI y que murió en la guillotina: María Antonieta. 



También nos cuenta la guía que después de vencer al ejército austriaco en la batalla de Ulm, las fuerzas francesas tomaron Viena en noviembre de 1805 y Napoleón Bonaparte aquí residió en este gran palacio, de 1805 a 1809 como esposo de María Luisa de Habsburgo-Lorena, hija del rey austríaco Francisco I.

 En otra sala vemos un cuadro del Emperador Francisco José, el que casó con Isabel de Baviera...más conocida como Sissi, a la que todos recordamos por aquellas películas tan románticas y que luego nos enteramos de que su vida no fue precisamente nada romántica, más bien muy desgraciada. 

Seguiremos descubriendo Viena.

(Pinchar sobre las fotos para ampliarlas)

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons













martes, 13 de abril de 2021

 VIAJANDO POR EUROPA

                        Bruselas ( y 2) 

Se nos estaba acabando el tiempo del viaje pero había cosas que no podíamos dejar de visitar... como el simpático y entrañable Manneken-Pis.

Situado en una esquina cerca de la Gran Plaza, este insólito monumento es siempre muy visitado y hasta tiene dedicado un espacio en un Museo de la ciudad con todos los trajes que le han ido regalando. La leyenda es la siguiente:

Sus orígenes son poco claros Una leyenda dice que en el siglo XIII un niño había salvado la ciudad apagando a su manera la mecha con que los enemigos querían ponerle fuego. También se dice que un hombre adinerado había perdido a su único hijo tras unas fiestas, prometió a la Virgen que, si lo volvía a encontrar, donaría a la ciudad una estatua  tal como estuviera cuando lo recuperara. El voto fue atendido  y Manneken-Pis nos sigue mostrando hoy en día lo que estaba haciendo el niño perdido en el momento de su feliz reencuentro en la esquina de la calle de l´Etuve y la calle du Chène.

Manneken-Pis forma parte de la vida de la ciudad, de todos los acontecimientos trágicos o felices de su existencia. 

 

En el edificio llamado La Casa Rey (de la que hemos hablado en el anterior post) en la Grand Place, se exponen los cientos de trajes diversos que a lo largo del tiempo le han regalado al Mannehen-Pis. 


     
 
 

 Con el tiempo ya absolutamente cronometrado, pues dos de los viajeros de este precioso viaje hemos de regresar en breve ya a Madrid en avión, visitamos uno de los objetivos marcados como imprescindibles al venir a Bruselas: visitar su Museo Real de Bellas Artes.
 
Este Museo está dividido en varias secciones todas muy interesantes, pero solo nos dio tiempo a visitar el llamado Museo del Arte Antiguo. Una maravilla.

Una sala dedicada solo a Rubens con más de 20 cuadros.

Este conmovedor "Camino del Calvario" pintado por Rubens en 1636, cuando tenía 60 años cuando ya sufría fuertes dolores reumáticos en su mano derecha.

 
Sorprendente interpretación de un tema mitológico como "La caída de Icaro", que contó Ovidio en su "Metamorfosis", llevada al lienzo por Pieter Brueghel el Viejo en 1554-55. Es la única pintura de tema mitológico del pintor
 

Y también es de él esta dramática escena de la matanza de los Inocentes
 
Y la de los patinadores en ese helado paisaje invernal
                                             
 
Y no puedo dejar de recordar a esta pequeña niña de expresion tan seria y ojos tan tristes, con una pajarito muerto en sus manos... AL parecer no se sabe si su autor fue Juan de Flandes y tampoco es seguro -pero muy probable- que represente de niña a Margarita de Austria, hermana de Felipe el Hermoso y esposa, por tan solo 6 meses, del desventurado príncipe Juan, el hijo de los Reyes Católicos.

Un Museo para ver con calma y muchas veces. Un viaje maravilloso que prometimos repetir...pero que no se repitió.
Pero fue una gran experiencia llena de buenos recuerdos.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



viernes, 9 de abril de 2021

 VIAJANDO POR EUROPA

                       BRUSELAS (1)

 Estamos a 2,200 Km. de Madrid y a las 18,30 salimos con pena de Amberes camino de Bruselas, Una hora después estamos en Waterloo al pie de la artificial colina y de los 225 escalones que llevan a su cumbre y donde, a 45 m. de altura,  se yergue el fiero león símbolo de la victoria de los aliados contra Napoleón, con su garra derecha sobre una esfera que simboliza aquella victoria global.

 
La batalla de Waterloo  tuvo lugar aquí el 18 de junio de 1815  a unos veinte kilómetros al sur de Bruselas, entre el ejército francés de Napoleón y las tropas británicas, holandesas, alemanas y prusianas.

 

 La construcción del monumento la ordenó el rey Guillermo I de los Países Bajos en 1820 y se terminó en 1826. El León es obra del escultor Jean-Louis Van Geel (Flandes1787-1852).

A la caida de la tarde, la gran llanura donde sucedió la batalla, impresiona por su soledad y sus recuerdos.

Y ya nos dirigimos a Bruselas.

 

 A la mañana siguiente visitamos en primer lugar la catedral de San Miguel y Santa Gúdula, un edificio gótico que se inició en 1226 y se concluyó en 1500. Aquí se celebró la boda del rey Balduino con la española doña Fabiola de Mora y Aragón, el 15 de diciembre de1960 y también fueron los funerales por el rey Balduíno, fallecido en Motril (Granada) el 31 de julio de 1993 con 62 años. 

Como en otras catedrales que hemos visitado, el púlpito es de un espectacular  barroco


Intentamos recorrerla con algún folleto explicativo en español... pero nos indican que no tienen y añaden como justificándose "que van muy pocos españoles". Nos callamos educadamente sin decirles que, al menos, podían tener algunos en atención a los 33 años que han tenido una reina española.

Pero salimos al exterior en un encantador dia que, pese a ser ya de septiembre, parece de verano y recorremos las superanimadas calles que rodean la Grand Place que nos dicen se conocen como "el islote sagrado" y tienen nombres tan evocadores como: calle "de la pimienta", "de la manteca" o "del mercado de hierbas".

 

Y nos sorprende también su amor a las marionetas que podemos ver allí, en el famoso Theatre de Toone, creado en 1830 junto a una famosa cervecería.



Y también nos cuentan de sus Carnavales tan animados. 

Por las elegantes y alegres Galerías del Rey y de la Reina desembocamos junto a la sorprendente Gran Plaza

 
Es tan grandiosa que te quedas totalmente impresionada

 

 Especialmente con los detalles de la  fachada del Ayuntamiento

 Pero mi máquina no es capaz de mostrar tanto esplendor, así que recurro a una tarjeta que la muestra en una noche de celebración.

 

 A esta Gran Plaza la Unesco otorgó el título de Patrimonio de la Humanidad en 1988. Ya el famoso escritor Victor Hugo que vivió durante un tiempo en el edificio que vemos en la siguiente fotografía, dijo que era una de las plazas más bellas del mundo.

 
En el siglo XI este espacio era un gran mercado y en el XIV comerciantes y artesanos empiezan a considerarle esencial para sus actividades y en el mismo inicio del XV se comienza a construir el ayuntamiento y las casas de los gremios, cada vez más influyentes en la economía de la ciudad.

Pero en 1695 Luis XIV rey de Francia arrasó todo el centro de la ciudad y de la Plaza solo quedó en pie parte del gótico Ayuntamiento. Pero en muy pocos años Bruselas fue capaz de construir esta Plaza que ya desde ese momento se consideró como la más bella de toda Europa.

La casa del gremio de los panaderos fue una de las salvadas tras los bombardeos y más tarde, en el inicio del s. XX, fue totalmente reconstruída y pasó a albergar uno de los más conocidos y encantador cafés de la Plaza, llamado "La Casa del Rey de España", donde por cierto comimos una riquísima y típica comida belga. 

Conservo en mi album de fotografías una de sus servilletas.

El edificio está rematado por esta preciosa cúpula

Seguiremos recorriendo y descubriendo esta gran ciudad.

(para ampliar las fotos pinchar sobre ellas)

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons