lunes, 24 de mayo de 2021

 VIAJANDO POR EUROPA

    VIENA (Y 4)

Llegamos ya al final de nuestro viaje, pero no al final de ver lugares sorprendentes.


 Como el maravilloso Palacio de Belvedere, al sur de la ciudad, mandado construir por el Príncipe Eugenio Von Savoye, un gran militar y un gran mecenas, coleccionista de libros y de pinturas.

Él venció a los turcos en 1693 y por eso las cúpulas tienen forma de grandes tiendas de campaña,

Los jardines que le rodean son amplísimos, blancos y rientes cuando entramos y misteriosos en el inicio del atardecer cuando salimos,



Su interior está cuajado de bellas obras de arte, y admiramos los cuadros de Gustav Klim, las esculturas de Rodin y las de un artista que desconociamos: Xavier Messerschmico tan originales y tan trágicas...pero no se permiten fotos y no hubo tiempo para postales...

Pero además de sus magníficos edificios y sus interesantes museos, Viena nos dejó el grato recuerdo de su gastronomía en lugares llenos de alegría y encanto.

Como la cena vienesa en el pueblecito de Grinzing y en el típico lugar de "Hanermandl", donde probamos el vino nuevo (Heuriger) mientras un virtuoso violinista (además de guapísimo) acompañado por otro magnífico músico tocando el acordeón, nos evocaban toda la armonía musical de Viena, 

 

...Y un exquisito Goulyas nos hizo prometer que volveriamos a Viena en primavera.. pero fue una de tantas promesas inclumplidas. Quizá alguna vez... 


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

lunes, 17 de mayo de 2021


 
    VIAJANDO POR EUROPA

                     VIENA (3)

 Antes de retirarnos de la iglesia de San Carlos aún pudimos captar, en un romántico atardecer invernal lleno de melancolía, el monumento a Brahms al que, desafiando el frío, un hombre contemplaba con admiración. 


Johannes Brahms (Hamburgo,1833-Viena,1897) fue  compositor, pianista y director de orquesta  considerado el más clásico de los compositores de dicho periodo. Nacido en Hamburgo pasó gran parte de su vida profesional en Viena.

Hay una expresión en la historia de la música que habla de "Los tres Bes" y se refieren a Bach, Beethoven y Brahms como tres de los mayores compositores de la historia de la música.


 
 
Y aquí vemos a Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791).
con la clave musical de SOL a sus pies hecha de flores, a la que pronto cubriría la nieve. El monumento tiene 7,5 metros de altura y se inauguró en 1896, cinco años después de su muerte. En la parte delantera se muestran en relieve dos escenas de su ópera Don Giovanni. Y en la parte trasera vemos a Mozart con seis años aprendiendo música con su padre Leopold y su hermana Nannerl.
 








Sueño de valses en Viena. Temporada de valses en Viena 

 

 Y solo en las tarjetas postales pudimos ver el esplendor del cielo azul cuando los árboles y las flores rodean el monumento a Johann Strauss, y en cuya inauguración, en 1921, la orquesta filarmónica de Viena interpretó el Danubio Azul compuesto por su hijo Johann Strauss. 

Pero aún con los cielos nublados y a punto de nevar el monumento nos emocionó.

Igual sucede con el gran Teatro de la Corte (aquí en tarjeta postal) en cuyo origen se encuentra, como en tantas cosas, la emperatriz María Teresa, que inauguró en 1741 un teatro junto a su palacio, y allí, el 1 de mayo de 1786, se estrenó con un éxito extraordinario Las bodas de Fígaro de Mozart, considerada una de sus mejores obras.

 El nuevo edificio que ahora vemos, se inauguró en 1888, en presencia del emperador Francisco José. Cuarenta y ocho años más tarde, durante la segunda guerra mundial, casi fue destruído pero una posterior restauración le hizo recobrar todo su esplendor y está considerado entre  los mejores auditorios del mundo.De su magnífico interior destacan entre tanta belleza, los espléndidos frescos de Franz Matsch y de los hermanos Ernst y Gustav Klimt.

El Parlamento

Otro gran edificio es el Parlamento, ubicado en la célebre  Ringstrasse, una vía de circunvalación que rodea el centro de Viena y que tiene a ambos lados magníficos edificios, por lo que es considerada otro de los grandes atractivos de la ciudad.


 
Se construyó en 1883 por Théophil Hansen, y evoca a  los monumentos de la Grecia antigua. Es elegante y majestuoso por dentro y por fuera. Una maravilla la fuente que precede entrada, dedicada a Pallas Athenea, la diosa griega de la sabiduría.

 

 Aquí están representados el rio Danubio y su afluente el Eno
(en alemán Inn) uno de sus principales afluentes, con 517 km. de longitud.
 

 Museo de la Historia del Arte

Deslumbrados por tanto belleza, llegamos a la plaza de María Teresa donde se encuentran dos grandiosos museos: el de la Historia del Arte de Viena y el de la Historia Natural, ambos iguales e inaugurados en 1891 por el emperador Francisco José I de Austria-Hungría, con el fin de dar un alojamiento adecuado a la formidable colección de arte de los Habsburgo y hacerla accesible al gran público. 

 


Entramos en el de Historia de Arte y comprobamos que la decoración interior del Palacio es de tal belleza que hacen de él una obra de Arte por sí misma. Su colección de cuadros de Rubens es la más importante del mundo, y también tiene retratos esenciales de Velázquez, y están presentes, Rafael, Durero, Correggio, Tiziano, Arcimboldo, Caravaggio, Vermeer... Y podemos admirar el famosíosimo salero de Benvenutto Cellini.


y una selección de pinturas de Brueghel el Viejo, como esta impresionante Construcción de la Torre de Babel, de 1563

 

 

Salimos tan llenos de Arte que ya no habia más remedio que

irse a dormir y a soñar con tantas bellezas

Nota. Para ampliar las fotos más pequeñas pinchar sobre ellas,


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons


domingo, 2 de mayo de 2021

 VIAJANDO POR EUROPA

                    VIENA (2)

 

 

Tras dar de comer al cisne por si acaso es algún príncipe encantado y nos regala una elegante carroza para recorrer Viena, nos vamos a conocer la catedral de San Esteban, un gran monumento gótico y símbolo de la ciudad.

 

El artístico entramado del tejado es una obra cumbre de la carpintería gótica.

Una vez en su interior lo que más nos llama  la atención es su magnífico púlpito de estilo gótico tardío muy suntuoso.


 Pero lo más sorprendente es la representación de los cuatro Padres de la Iglesia latina: san Agustín, san Gregorio Magno, san Jerónimo y san Ambrosio un poco caricaturizados...

Aquí vemos a san Agustín
 
 Y aquí a san Jerónimo

Y lo que es también poco usual es que el maestro Antón Pilgram, autor de este gran púlpito, tenía muy claro que no quería ser un artista anónimo y además de firmar su obra se auto-esculpió junto a ellas.

Así le podemos ver al pie del púlpito. Fenstergucker que está clarísimo que quiere decir "El que se asoma a la ventana"



Y al pie del órgano que también fue construído por él en 1513.

Tras la visita a la catedral hacemos lo que es ineludible hacer en Viena: tomar, en un lugar encantador, un delicioso café vienés con unos exquisitos dulces, y ya reconfortados seguimos caminando para conocer la iglesia de san Carlos Borromeo.
 


Su origen, nos cuentan, es la epidemia de peste del año 1713 que hizo prometer al emperador Carlos VI construir una gran iglesia a su patrón si la epidemia cedía y así lo cumplió. San Carlos es el gran monumento barroco más importante de Viena. 

Su interior bajo su gran cúpula oval es impresionante, pero no pudimos hacer fotos y no había tarjetas...

 Ya anochece y el frio aconseja retirarse a descansar. Mañana seguiremos descubriendo Viena.

 

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons