martes, 30 de junio de 2009

Soria un encanto sereno (y 4)



LAS EDADES DEL HOMBRE EN SAN BAUDELIO DE BERLANGA Y SAN MIGUEL DE ORGAZ.

A eso de las 8,30 de la tarde salimos de Soria, después de un día muy bien aprovechado y en 45 minutos estamos en el pueblo de Brías, equidistante de las dos bellísimas ermitas sorianas que mañana queremos visitar...



El sol de estas largas tarde de junio iluminaba perfectamente la iglesia del pueblo cuando aparcamos delante de la Posada "Palacio de Brías", un lugar encontrado casualmente, pero que ya no olvidaremos



Pues es un lugar verdaderamente encantador



A la mañana siguiente, tras un opíparo desayuno recorremos un poco el pueblo y nos acercamos a su pequeña ermita de san Juan Bautista,



tan ruinosa pero tan bella





y después nos despedimos de Jesús y Laura, aunque sabemos que volveremos a su "Posada", y nos vamos a visitar las famosas ermitas... La de San Miguel está en la ladera del cerro que corona la fortaleza de Gormaz... ha estado muchos años en ruinas, como puede apreciarse en esta fotografía tomada en 1993



Nadie sabía que en su interior, quizá los mismos artistas que decoraron la de San Baudelio también dejaron , en el segundo cuarto del siglo XII, sus bellas pinturas recientemente descubiertas


La fortaleza de Gormaz, de la que sólo se conserva el perímetro de su muralla defensiva, de un kilómetro, tuvo 24 torres y algunos lienzos de su muralla alcanzaron lo 10 m. de altura; su longitud es de 370 m. En el 975 fue capaz de resitir el ataque de 60.000 cristianos. Y se conserva una imponente puerta califal...Desde ella se domina una gran extensión de tierras y el Duero...Es con todos los merecimientos, Monumento Nacional



En Casillas de Berlanga, se sitúa la aún más sencilla ermita mozárabe de San Baudelio de Berlanga, que data de finales del XI o primeros del XII



pero nadie espera encontrar en su interior esa palmera increíble que es un referente en el mundo del Arte... Desgraciadamente las bellísimas pinturas que cubrieron sus muros fueron llevadas lejos...la mayoría se encuentran en EEUU y una pequeña muestra está en el Museo del Prado de Madrid...Pero lo que resta justifica sobradamente ir a visitarla


Hasta diciembre hay tiempo de visitar esta exposición y la bella tierra que la alberga...Es una cita de las que no hay que perderse.

Posada "Palacio de Brías"
Telefóno 975 183 488
www.palaciodebrias.com

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 9 de junio de 2009

Zaragoza capital: una evocación romana


Apenas llegados de Tarragona hemos ido a Zaragoza, a Caesaraugusta, para completar la visión romana que obtuvimos en otras visitas a la ciudad (ver en el blog más entradas de Zaragoza) y para compartirlas con otros amigos entusiastas admiradores de los romanos.

Dicho y hecho, una hora y cuarto de AVE desde Madrid y allí estábamos...



con dos días para disfrutar de esta ciudad alegre y viva que tanto nos gusta.





Visitamos en calma los restos del Foro,




(pinchar para ampliar. Imagenes obtenidas de folletos turísticos)

del Teatro


cubierto de original y moderna cúpula


del Puerto fluvial que aprovechó este magnífico río, navegable en la antigüedad desde Logroño (Vareia) hasta Tortosa, y que favoreció un intenso comercio



y de las Termas públicas,




todo ello muy cuidado y con Museos anexos que te proporcionan todo tipo de información, con muchos apoyos visuales, videos, maquetas etc.



También visitamos el conocido como Patio de la Infanta, uno de los más importantes monumentos renacentistas de Zaragoza. Se encuentra en el interior de la sede central de IberCaja en la Plaza del Paraíso, y es toda una sorpresa conocer su historia. Este patio formaba parte del magnífico Palacio contruido en 1546 por don Gabriel Zaporta, y que al ser derribado, a principios del siglo XX, su gran belleza hizo que un anticuario francés lo comprara y desmontado pieza a pieza fuera trasladado a París... hasta que en 1958 fue adquirido por IberCaja y montado nuevamente en su ciudad. El nombre de "Patio de la Infanta" se debe a que, durante un tiempo, fue ocupado por la Infanta María Teresa de Vallabriga cuando, ya viuda del Infante don Luis el hermano de Carlos III, se refugió en su ciudad natal. Es una verdadera delicia contemplarlo.

(pinchar para ampliar. Imagen obtenida de un folleto publicitario de IberCaja)

Pero hay tiempo para conocer más cosas... Entre ellas nos ha sorprendido, en la Plaza de San Pedro Nolasco y en el interior de la Iglesia del Sagrado Corazón, el Museo del Rosario de Cristal, una piadosa tradición que desde 1889 recorre las principales calles de la ciudad la noche del 13 de octubre.


Son unos enormes faroles de cristal, de pura artesanía que iluminados en un principio con velas y ahora con luz eléctrica, evocan los misterios del Rosario en honor de la Virgen.



Y en la Lonja (otro de los más importantes edificios civiles de Zaragoza, del siglo XVI) vemos la exposición de "Los Sitios de Zaragoza", en emocionado recuerdo de la heroica defensa de la ciudad durante los dos terribles sitios que sufrió por parte de los franceses en la Guerra de la Independencia y de los 200 años de su inevitable capitulación. Una conmovedora lección de historia muy documentada y apoyada en el arte.




Y al final, subir a la torre de la Basílica desde la que se contempla una gran vista, de Zaragoza y despedirnos con cariño de esta ciudad siempre acogedora y llena de sorpresas



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 3 de junio de 2009

Madrid capital (Plaza de Oriente y Teatro Real)

El pasado martes 3 de junio, al atardecer, asistí a todo un gran espectáculo musical desde esta Plaza de Oriente tan madrileña

Esta plaza que Hartzembusch cantó tan ingenuamente pero con tanta realidad: "Niños que de seis a once
tarde y noche alegremente,
jugáis en torno a la fuente

del gran caballo de bronce
que hay en la Plaza de Oriente"



Mucha historia real y muchas anécdotas hay para contar de esta Plaza... y las iremos contando.. pero hoy sólo quiero evocar el concierto de ayer tarde. el concierto del tenor Juan Diego Flórez que se celebraba en el interior del Teatro Real

Pero imagino que por muchas gentilezas y esfuerzos conjuntos fue retransmitido, en tiempo real, al exterior a través de una gran pantalla y un buenísimo sistema de altavoces...

La tarde-noche se fue volviendo mágica envuelta en una gran voz y en las notas del piano


La ópera envolvió la Plaza entera y todo se mantenía en un respetuoso silencio


En el segundo acto también se escuchó zarzuela y hasta en las numerosas "propinas" con que el tenor obsequió a un público entregado que, dentro y fuera, no se cansaba de aplaudirle, un emocionado "Júrame".

Estoy segura de que cuando, al final, Juan Diego Flórez salió a saludar a la terraza del Teatro Real y contemplara todo este bellísimo espacio lleno de gente

que no cesaba de aplaudirle, tuvo que sentir muy dentro la emoción de saberse muy querido y admirado.






Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.