sábado, 24 de junio de 2017

Camuñas y sus fiestas




 He estado en las fiestas del Corpus del pueblo de Camuñas en Toledo. Mi única referencia de este pueblo era el recuerdo de qué, hace muchos años, a los niños nos asustaban diciendo que "venía el tío Camuñas"...


Francisco Sánchez "Francisquete" 1762-1811. El pueblo de Camuñas a su héroe en la Guerra de la Independencia. Su leyenda hizo famosa la frase "Que viene el Tio Camuñas". Autor Lucio Sahagún. Mayo 1991

Mira por donde ahora me he enterado de la verdadera historia de este personaje, que en realidad se llamaba Francisco Sánchez Fernández, era un pacífico vecino de este pueblo, padre de seis hijos que se convirtió en un guerrillero, terror de los franceses, al ver las atrocidades de las tropas invasoras que incluso ahorcaron a su hermano mayor. En Belmonte fue atrapado por tropas del general D'armagnac, y fusilado al día siguiente, el 13 de noviembre de 1811. Ahora, el busto de Lucio Sahagún descansa en el centro de Camuñas y el pueblo conmemora la valentía de Francisquete, que así le llamaban, en unas fiestas muy concurridas que se celebran en el primer fin de semana de Agosto, con varios actos entre ellos una representación teatral evocando la vida de su valiente guerrillero. 

Fiestas del Corpus Christi

Pero antes llegan las fiestas del Corpus que se celebran con gran colorido y simbolismo en Camuñas, con una participación muy viva y activa del pueblo en unas danzas llenas de simbolismo, herederas de la antigua tradición de los Autos Sacramentales medievales que se efectuaban primero en interior de las iglesias, que posteriormente fueron sacados a la calle y que el esplendor del Barroco llevó a su máxima exaltación y vistosidad. 



 En la Fiesta del Corpus de Camuñas, el Bien lucha contra el Mal ante el Santísimo Sacramento. Los "Danzantes", con máscaras rojas de curva nariz, representan a las almas que aman el Bien y son guiados por la Gracia, mientras el Mal intenta atacarlos con la representación de todos los "Pecados" con que el Mundo, el Demonio y la Carne tientan a las almas...Las máscaras rojas que los cubren llevan cuernos, mientras el Demonio va todo de negro con máscara de cabeza de cerdo.


A la puerta de la Iglesia los "Pecados" esperan que salgan los fieles con el Santísimo a iniciar la procesión, para mostrar su maldad intentando en unas locas carreras atacar a la Custodia...ante la que finalmente caen postrados mientras la Gracia va salvando las almas de los fieles.

El personaje de la Gracia es central en la fiesta y ha mantenido la tradición de ser un hombre vestido de mujer (como sabemos la mujer no podía participar en ningún tipo de obra teatral) a la que llaman "Madama", nombre de clara influencia francesa que puede proceder de los Autos Sacramentales celebrados al sur de Francia. Su máscara es también roja pero claramente con rostro de mujer

En la explanada entre la iglesia y la conocida como torre del reloj es donde se realizan las simbólicas danzas, al ritmo de la música de percusión que proporcionan el tambor, las castañuelas, las sonajas y la porra.

Los Danzantes con sus narigudas máscaras en la Plaza del reloj frente a la iglesia, el de abajo porta una "sonaja" uno de los instrumentos que junto a las castañuelas, la porra y el tambor, marcan el ritmo de las danzas

 
La "sonaja"

Es muy grato comprobar como todo un pueblo vive sus antiguas tradiciones y como se sienten orgullosos de ellas. 
Ya nunca voy a olvidar Camuñas y procuraré conocer también el resto de sus fiestas, como la del "Tio Camuñas" y las que celebran en honor de su santo Patrón, San Nicasio, el 16 de agosto.



 Un santo nacido en Reims, en el siglo IV, y que fue elegido porque según piadosa tradición libró al pueblo de una larga y dolorosa epidemia que lo asoló en el XVII, como ya lo había hecho siglos atrás en su ciudad natal.






Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons







 

 

miércoles, 14 de junio de 2017

Cuenca increíble (y 2)


No podia estar el cielo más azul cuando llegamos frente a la fachada de la Catedral de Cuenca. Habíamos recorrido ya una gran parte de la ciudad cuando nos situamos ante ella...Pero una ciudad como Cuenca no se ve en un día...Cuenca reclama un prolongado fin de semana, como mínimo, para disfrutar "despacito" de sus muchas bellezas naturales, de sus edificios, de sus museos...

Para contemplar con calma, como hace  Fray Luis de León (nacido en Belmonte, Cuenca en 1527), lo que resta del castillo árabe en la parte más alta de la ciudad.

 Para perderse por sus calles estrechas con sus piedras y sus irregulares edificios tan armónicos a la vez


  Y visitar el Museo Centro de Arte-Contemporáneo de la Fundación Antonio Pérez,  inaugurado por el coleccionista de arte, poeta, editor y artista  Antonio Pérez Pérez (Sigüenza 1934) en 1998, dentro del edificio del antiguo convento de las Carmelitas Descalzas, diseñado hacia 1614 por fray Alberto de la Madre de Dios (Santander 1575-Pastrana 1635) arquitecto de la orden del Carmen descalzo.

 

 Aquí puede admirarse, además de los grandes panoramas naturales y de la complejidad de un edificio conventual alzado sobre el terreno irregual de la Hoz, obras de Andy Warhol, Canogar, Chillida, Millares, Equipo Crónica y un largo e ilustre etcétera  

FAP Fundación Anronio Pérez. Diputación de Cuenca. Centro de Arte contemporáneo. Sala Millares. Convento de las Carmlitas siglo XVII.

La Posada de San José. Al fondo la Torre del Ángel de la Catedral
 Cerca de la Fundación, en la misma calle de Julián Romero, nos encontramos con otro lugar digno de conocerse. Se trata de la actual Posada de San José que en el XVII fue la casa particular de la familia Martínez del Mazo... uno de cuyos hijos, Juan Bautista, nacido en Cuenca en 1605 (según una de las últimas investigaciones),  fue discipulo de Velázquez y se casó con Francisca su hija mayor, en 1634. Era costumbre en la época que las hijas de los maestros casasen con el alumno predilecto de su padre, con el fin de que el oficio quedase en la familia. De este matrimonio nacieron nueve hijos (de los cuales sólo sobrevivieron 5) hasta que Francisca falleció en el último parto en 1653 (siete años antes que su padre).
 Juan Bautista alcanzó la dignidad de maestro y pintor de cámara del heredero de la Corona, el malagrado príncipe Baltasar Carlos y fue sucesor de Velázquez a la muerte del pintor.
 En su cuadro titulado "La familia del pintor" que se encuentra en el Museo de Historia de Viena, pero que estuvo en Madrid  en la exposición sobre "Velázquez y la familia de Felipe IV", en el Museo del Prado del 08/10/2013 al  09/02/2014, pudimos conocer a varios de los nietos y descendientes de Diego Velázquez.




Tiempo después esta casa se convirtió en el Colegio de San José donde residían los 12 niños cantores del Coro de la Catedral y Pío Baroja, en su novela "La nave de los locos", describe las impresiones del protagonista (Alvarito) cuando, desde la terraza de la cercana Catedral, oía sus voces mientras los niños ensayaban sus cánticos.

Y por fin, a mediados del s. XX,  se convirtió en esta posada con encanto que conserva muy bien su interior de espacios
superpuestos, para poder adaptarse al gran desnivel entre la fachada delantera y el jardín y la fachada posterior sobre la Hoz del Huécar y sus vistas.


Llegamos a su catedral, edificada sobre la antigua mezquita, que a su vez sustituyó a la sede episcopal  visigoda... Alfonso VIII reconquistó la ciudad en 1177, tras un largo asedio...única forma de conquistar una ciudad tan amurallada, como hemos visto, por su propia geografía rocosa. Enseguida se iniciaron las obras de la catedral.

Alfonso VIII (1155-1214) Rey de Castilla. El 21 de septiembre de 1177. tras un asedio de nueve meses, conquistó Cuenca y le concedió un extenso fuero, que constituyó un auténtico referente en la Historia. Cuenca, septiembre 2009. Escultor Javier Barrios.
 San Julián, segundo obispo de Cuenca, y que llegó a ser su Patrón (la Patrona es la Virgen de la Luz), continuó las obras y el templo fue consagrado en 1208 por el Obispo Jimenez  de Rada. Esta catedral fue de las primeras de España que, junto a elementos románicos, introdujo el nuevo estilo gótico que ya imperaba en Europa, y con los años siguió incorporando temas del Renacimiento y del Barroco, lo cual la hace verdaderamente interesante y nos atrapa nada más entrar en ella.



 Vemos una enorme catedral, con 29 capillas cerradas por artísticas rejerías, y algunas con magníficos artesonados de madera, con una enorme girola (para lograr la cual se destruyó la parte románica de la cabecera) y una magnífica puerta renacentista que da paso a un austero claustro Herreriano recientemente restaurado.

 
Ventura Rodriguez en el XVIII diseñó este espectacular "Transparente" para albergar los restos de san Julián, 
  
 

Y la última y muy controvertida aportación de finales del siglo XX  han sido las vidrieras con diseños contemporáneos de Gustavo Torner, Gerardo Rueda,  Bonifacio Alfonso y Ruiz de Echave, que van proporcionado una distinta y variada iluminación al templo según avanza el sol en su exterior.




Su fachada también ha cambiado a través de los siglos




 Un cuadro dedicado a uno de los milagros de san Julián guarda, al parecer, el único recuerdo que nos queda de la primitiva. En el XVIII fue sustituída por otra barroca con algún toque gótico, pero el 13 de abril de 1902 a las 10 de la mañana, una campana que repicaba en la torre del campanario cayó destrozando parte de la torre y de la fachada...y lo que es más terrible matando a la hija del campanero y a varios niños. 

La que ahora contemplamos, inacabada,  es obra neogótica de Vicente Lampérez (1861-1923), que se inspiró en la fachada de la catedral de Reims.



 A Cuenca, no hay duda, hay que regresar para conocerla con calma y en profundidad...

 “Cuenca abstracta, pura, de color plata, de gentiles piedras, hecha de hallazgos y de olvidos –como el mismo amor-, cubiste y medieval, elegante, desgarrada, fiera, tiernísima como una loba parida, colgada y abierta; Cuenca, luminosa, alada, airada, serena y enloquecida, infinita, igual, obsesionante, hidalga; vieja Cuenca”. Camilo José Cela

Cuenca fue la novena ciudad española que fue declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad, en 1996. En la evaluación que realizó el Icomos para recomendar a la Unesco que aceptara la candidatura se resaltaba que su Casco Antiguo es un destacado ejemplo de la ciudad medieval fortificada que ha conservado su paisaje urbano original y que mantiene muchos ejemplos excelentes de arquitectura secular y religiosa de los siglos XII al XVIII.

También se subrayaba que esta ciudad amurallada se mezcla con el paisaje natural que le rodea. Es por ello que la declaración de Patrimonio de la Humanidad afecta no solamente al Casco Antiguo y al barrio del Castillo, sino a las hoces de los ríos Júcar y Huécar que lo rodean y a los barrios de San Antón y Tiradores.

..

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons






miércoles, 31 de mayo de 2017

Cuenca increíble (1)

Cuenca una ciudad increíble



Son tantos los adjetivos que Cuenca ha inspirado que cuesta no repetirse. Desde el más repetido y acertado de "Cuenca es única", no ha habido viajero que no haya dado su admirada impresión al contemplarla desde alguno de sus espectaculares miradores...

 

Una ciudad amurallada con sus propias piedras, donde unos sabios arquitectos, maestros de obras y arriesgados albañiles levantaron edificios construidos "sobre y rodeados" de enormes peñascos, al borde de paredes de vértigo, sobre las hoces de los rios Júcar y Huécar que han configurado su espacio.

 Donde las murallas levantadas por los hombres son copias  de las rocas que por todos los lugares la rodean



 y su caserio se funde perfectamente con el color del paisaje



Hay que verlo para creerlo, pero verlo además en tres dimensiones, es decir, dando la vuelta al edificio y constatando sus enormes diferencias de altura de una fachada a otra y de configuración...y comprobando los recovecos de sus calles, sus pasadizos y escaleras... ¡cuantas escaleras!...todo condicionado por su desigual y rocoso suelo...


 como sucede es sus superfamosas "Casas colgadas", espectaculares por una de sus caras y tan corriente por su entrada principal


 Lugar de su gran Museo de Arte Abstracto donde entre grandes artistas encontramos obras de Luis Feito, al que recordamos de su entrañable Museo en  Oteruelo del Valle y en el de Arte Iberoamericano de la Universidad de Alcalá de Henares 

 Y seguimos admirando el insólito paisaje desde sus balcones


 Cuenca es una sorpresa que no cesa


 

 Pero yo quiero mirar Cuenca desde los ojos y el sentimiento de un poeta que la amó profundamente: Federico Muelas

Federico Muelas. Autor: Javier Barrios,  Se inauguró el 25 de noviembre de 1984 en la plaza de Cecilio Albendea, y un tiempo después fue trasladada junto a las venerables ruinas de la iglesia de San Pantaleón
 Que dijo de ella cosas tan bellas...

"Alzada en limpia sinrazón altiva,
 –pedestal de crepúsculos soñados–,"


Él nació en Cuenca en 1910 y falleció  en  Madrid,  en  1974. Y entre ese espacio de tiempo conoció y amó cada piedra y cada rincón de su ciudad y habló de ella como sólo saben hacerlo los poetas...

  En  una  semblanza que hizo de  sí  mismo  y que  recoge  Francisco  Arias Solís (2007), dice el poeta:
Soy escritor y poeta. También tengo las licenciaturas de Farmacia y Derecho
y estudios incompletos en otras disciplinas. Periodista, frecuentador de estudios de radio y televisión, lector de locuras y razones y coleccionador de papeles. Me  gusta  andar  caminos  a  trasmano  y  dialogar  con  quienes  nadie  habla. Tengo amigos que no me envidian y sé algunas cosillas raras que me hacen feliz. No sé ganar dinero.
Esa referencia a su profesión de Farmaceútico, se completa con la siguiente e interesante nota del autor (Arias Solís):

 Desde la farmacia que regentaba en Madrid, en la Calle de Gravina 13, dirigió una serie de tertulias de carácter
 literario-farmacéutico, que él denominaba “tertulias de
la rebotica”, y a las que asistían asiduamente importantes escritores de la talla de Cela,  d’Ors,  García  Nieto,  Sánchez  Mazas,  etc.,  así  como  numerosas  celebridades 
de la farmacopea. Para una profundización en el tema, resulta indispensable la consulta de la Tesis Doctoral de
Ángel del Valle Nieto, titulada La farmacia en la poesía.
Dos  generaciones  de  poetas:  León  Felipe  y  Federico  Muelas,  publicada  en  Madrid 

por la Universidad Complutense (2004). 


 También otro escritor, Antonio Pérez Rioja, definió así el amor de Muelas por Cuenca

 La vinculación de Muelas con su Cuenca natal es total y absoluta:
En muy pocas ocasiones, esa fusión entre una ciudad y un poeta ha tenido
mayor  constancia  e  intensidad  que  en  Federico  Muelas  y  su  Cuenca  nativa. 
Federico  Muelas  ha  encontrado  los  motivos  conquenses  –paisajes  y  perso-
nas– con la misma naturalidad de quien tiene por norma hacerlos suyos ca-
da día. Sin duda, esa búsqueda es sencilla, porque están ahí, sólo a la espe-
ra de un auténtico y amoroso poeta que los incorpore a su obra. Ningún otro
mejor que Federico Muelas, celoso guardián de su ciudad natal.


Ruinas de San Pantaléon

   La estatua está ahora dentro de las ruinas de una iglesia, dedicada a San Pantaleón, que  impresionan mucho, pues situadas en el casco antiguo de la población su construcción data al parecer de finales del s. XIII, pero ha sufrido muchas desventuras siendo una de las más importantes la que en 1874, en el transcurso de la tercera carlista, utilizó sus venerables piedras para hacer barricadas. Fue declarada monumento histórico-artistico en 1992.

Es una ciudad para recorrer despacio, para saborear cada rincón y siempre mirar... Así que seguiremos mirando



lunes, 22 de mayo de 2017

La Ciudad Encantada de Cuenca

LA CIUDAD ENCANTADA de CUENCA

Si alguien duda de que la Naturaleza es una gran artista no tiene más que acercarse a la muy bien llamada "Ciudad Encantada", que ya se declaró "Sitio Natural de Interés Nacional" en el año 1929...
Es un gran fenómeno geológico que compone un impresionante conjunto de grandes moles rocosas, calizas, a las que han modelado fantásticamente en el transcurso de los siglos la lluvia, el viento, la nieve, el hielo y las aguas subterráneas, y que parece una ciudad pétrea, abandonada y muda, con callejones, puentes, cuevas, edificios derruídos, y una enorme fauna de gigantes animales petrificados...todos rodeados de una variada y aromática vegetación que dulcifica la piedra... 
Un relajante y a la vez alucinante paseo de algo más de una hora que nos dejará un grato recuerdo...y una buena colección de fotografías para evocar




 Es un circuito señalizado de 3 kilómetros, dentro de una finca de 20 km. cuadrados.

 Nos recibe el llamado "Tormo alto", un "icono" de esta "Ciudad Encantada"


 Recorriendo la cual nos podemos creer viajeros en un planeta desconocido


O habitantes de un país de cuento   


o que estamos soñando 

 Y de momento no queremos despertar 


 aunque nos den miedo esas rocas agujereadas
 Y los gigantescos animales que parecen escapados de un parque jurásico
 Y veamos puentes bajo los que no corre ningún rio



Y presenciemos la lucha (¿o es un beso?) entre un elefante y un cocodrilo

 Y pasemos bajo el arco gótico de la puerta de un convento




 Y vemos rocas que se han vestido de verdor


  Y animales gigantes que nos cortan el paso

  
Cuando va cayendo la tarde la ciudad se vuelve más encantada y mágica...y pensamos que ya es hora de despertar del sueño...






 La "Ciudad Encantada" se encuentra en  La Serranía de Cuenca, Carretera CM-2104, Km 19, 16146 Valdecabras, Cuenca.
 Datos de contacto: 634 90 99 52
www.ciudadencantada.es
info@ciudadencantada.es