domingo, 19 de abril de 2015

SANTA TERESA DE JESÚS Y ÁVILA (1)


 ÁVILA DE TERESA DE JESÚS


Monasterio de la Encarnación. Ávila



Desde aquel miércoles 28 de marzo del año 1515, en que Teresa, según declaró su padre el mercader Alonso Sánchez de Cepeda, vino a este mundo sobre las cinco de la madrugada, la unión entre la ciudad de Ávila y ella es absoluta.



Iglesia de Carmelitas Descalzos: "La Santa"
En el mismo espacio donde se asentaba la casa paterna donde ella nació, los carmelitas descalzos levantaron una iglesia y un convento finalizados en 1636 por el arquitecto Fray Alonso de San José, carmelita descalzo, natural de Piedrahita (Ávila). Es en la Plaza de "La Santa", y con ese nombre se conoce al convento y a la iglesia.
















Dentro de la iglesia  se encuentra una íntima capilla, en el lugar preciso donde nació la Santa, presidida por una bella escultura de Gregorio Fernández. Esta escultura representa a Teresa arrodillada, pues en un principio se trató de un grupo escultórico con Teresa postrada junto a Cristo atado a la columna.


 

Hoy las dos imágenes aparecen separadas, Teresa en su Capilla y Cristo en la Iglesia.




 Teresa fue bautizada el 5 de abril de 1515, el mismo día en que se inauguró el monasterio de monjas carmelitas de la Encarnación, donde ingresó 20 años después y en el que permaneció durante 27 años,hasta que lo dejó para fundar el monasterio de san José en la misma ciudad. 



La Encarnación s.XVI. Espadaña del XVIII


 El Monasterio de la Encarnación se fundó en 1478 en el interior de la ciudad amurallada, siendo a principios del S.XVI cuando el convento carmelita se traslada a las afueras de la ciudad,




La Encarnación. Monumento Nacional en 1983
































Este Monasterio conserva muchos de los suelos primitivos y escaleras que conoció Teresa y por supuesto muchos de sus recuerdos








  













Como hemos dicho, se ubicó fuera de las murallas...desde allí la visión de la ciudad  es bellísima...mejor dicho: era bellísima...



Pero desde el autocar ya percibimos que el  espacio entre el convento y la ciudad ha sido ocupado, sin tener en cuenta el destrozo de la perspectiva de la ciudad antigua,  que la UNESCO declaró en 1985 Patrimonio Cultural Mundial

 

 En fin un borrón en una ciudad que debía ser cuidada en todos sus detalles.

Otro hito de la ruta Teresiana es sin duda el pequeño convento de san José, la primera Fundación que Teresa contra viento y marea consiguió llevar a cabo, cuando ya tenía 47 años, en la misma ciudad, convencida de que tenía de recuperarse la esencia del Carmelo, de penitencia, oración y aislamiento, que había perdido.





Nada es ya similar a la humilde casa en que se inició este convento...pero sus religiosas si siguen la ruta que les marco Teresa, aunque el marco sea difierente.

Este año Ávila se vuelca en el recuerdo de Teresa de Jesús...o Teresa de Ávila como es universalmente conocida como gran santa, gran escritora  y Doctora de la Iglesia.






 

En el Centro de recepción de visitantes  facilitan todo tipo de información para seguir  sus numerosas huellas en la ciudad y también para visitar la última edición de las Edades del Hombre, sobre Teresa de Jesús, en tres lugares diferentes, con recuerdos y objetos artísticos principalmente obtenidos de los los propios conventos de Carmelitas Descalzas, que nunca han sido expuestos y que acabado este evento volverán al silencio de sus clausuras.

Información telef. 920 354 045

.
Nota.- las tres fotos del Convento de San José son de mi buen amigo José Luis Amo que ha sido el gran organizador de este recorrido por Ávila.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

domingo, 12 de abril de 2015

Alcalá de Henares, universal (12º)

San Ignacio de Loyola en Alcalá de Henares


Iñigo López de Loyola, nacido en el barrio de Loyola del municipio guipuzcoano de Azpeitia (País Vasco) hacia 1491, llegó a Alcalá de Henares en marzo de 1526 y aquí estuvo hasta junio de 1527. Llegó tras un drástico cambio en su vida, cuando después de ser herido en la defensa del Castillo de Pamplona (en 1521) ser operado y sufrir una larga y dolorosa convalecencia en su casa de Loyola,  leyó dos libros que cambiaron su vida: "Vida de Cristo" (precisamente publicada en Alcalá de Henares entre 1502 y 1503) y otro de Vidas de Santos.

 Y en cuanto pudo andar iba todas las tardes a la humilde Ermita de Santa María de Olatz, en la falda del monte Izarraitz, a rezar una salve y sin duda a planificar su destino.














Este destino le llevó a Roma y luego a Barcelona, donde ya con más de 30 años empezó a aprender latín y comprendió que debía formarse más, y así se trasladó a Alcalá de Henares para cursar estudios en su famosa Universidad. 


Hospital de Antezana s. XV. Calle Mayor


Se alojó unos días en el Hospital de Santa María la Rica y luego en el de Antezana, donde aún se conserva su memoria.


 Precioso patio del Hospital de Antezana, recientemente acondicionado. En la galería superior estaba el cuarto donde vivió san Ignacio
  Pero más que a estudiar se dedicó a predicar por las calles, donde atrajo a multitud de oyentes y se le unieron otros compañeros...Iban vestidos con un pobre sayo y pronto infundieron sospechas y fueron investigados por las autoridades eclesiásticas.


Tras varios interrogatorios y unos días en la cárcel se dictó sentencia el 1 de junio de 1527, obligándoles a cambiar sus sayos por los vestidos que usaban los estudiantes y también se les prohibia enseñar o predicar sobre la fe católica hasta haber cursado tres años en su Universidad. 

Ignacio se marchó para siempre de Alcalá, pero el especial ambiente de amor al conocimiento que emanaba de su Universidad  y la buena acogida que sus palabras tuvieron entre muchas y diversas personas, le hicieron recordarla siempre. Él murió en Roma en 1556

 La obra de su vida, la Compañía de Jesús, fue aprobada en el año 1540 y ya en 1543 llegaron a Alcalá, por su indicación,  los primeros jesuitas con la idea de levantar aquí Colegio e Iglesia.

Ermita del Cristo de los Doctrinos, s. XVI



















Primero se instalaron, aunque en muy malas condiciones, en lo que aún se sigue conociendo en Alcalá con el nombre de Patio de Mataperros, actualmente detrás de la Ermita del Cristo de los Doctrinos (que se edificó después de que los jesuitas dejaran este espacio).

Al fondo el Monasterio de las Carmelitas del Corpus Christi
Junto a ella se levanta un monumento en su honor del escultor José Luis Vicent Llorente (Madrid, 1926-Madrid, 2003) realizado en el año 1957. Otro monumento igual se encuentra en el Patio de la Iglesia de los Jesuítas en la calle Serrano. 

 
  Este es uno de los rincones más bellos de Alcalá

Actual Parroquia de Santa María
 Su siguiente ubicación, en 1549, fue en la zona de la calle Libreros donde ya se instalaron definitivamente. La iglesia fue diseñada por el alcalaíno jesuita, Bartolomé de Bustamante, siguiendo las directrices para las iglesias de la Orden: una sola nave, con techumbre plana de madera para facilitar la acústica de los sermones, capilla mayor amplia para permitir la proximidad de los fieles y altares laterales para poder oficiar las Misas. 










El gran escultor portugués Manuel Pereira (Oporto 1588 – Madrid 1683) es el autor de las cuatro esculturas de la fachada. Las dos superiores de san Ignacio de Loyola y de san Francisco Javier, y las dos inferiores, la de san Pedro (descabezada) y la de san Pablo.






San Pedro, obtenida de la página personal de José Carlos Canalda

San Ignacio de Loyola, obtenida de la página personal de José Carlos Canalda

 En 1620 se iniciaron las obras del Colegio Máximo que se concluyó hacia 1660. 

 

 Un siglo después, en 1767, los jesuitas fueron expulsados de España por Carlos III y el Colegio, ya separado de la Iglesia,  se utilizó como Universidad tras unas obras de remodelación llevadas a cabo bajo las directrices de Ventura Rodríguez que, además, diseñó para ella una imponente escalera.  


















Pero cuando la Universidad fue tan injustamente trasladada a Madrid, en 1836, el edificio quedó desocupado, aunque su utilización por parte del ejército evitó su ruina, de forma que al regreso de la Universidad ha sido recuperado y ocupado por la Facultad de Derecho.













La Compañía de Jesús regresó nuevamente a Alcalá en 1955 y, en la zona conocida como Campo de Ángel, construyó un nuevo edificio para Colegio de niños y para Archivo General y Biblioteca de la Compañía.




 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

 

martes, 7 de abril de 2015

OLMEDA DE LAS FUENTES


OLMEDA DE LAS FUENTE. "La Olmeda de los pintores"


Un precioso pueblo de la Alcarria Madrileña que se nos muestra en una revuelta escalando uno de los cerros, como si fuese el decorado teatral de un cuento feliz...

Foto obtenida del blog del Señor del Biombo


Así lo debió percibir en 1960 el  pintor Álvaro Delgado (Madrid,1922) cuando con su amigo Ricardo Macarrón (famoso especialmente por sus retratos de la realeza y la aristocracia (*); Madrid 1926- Riaza, Segovia 2004) que conducía una Lambretta, se despistaron por Pozuelo del Rey y Nuevo Baztán y descubrió este pueblo (que entonces se llamaba aún Olmeda de la Cebolla) que le dejó tan prendado que, apenas dos años más tarde, alquiló allí una casita...


 La casa del Álvaro Delgado, y la de todos los pintores que allí se establecieron, componen una ruta conocida como "La ruta de los pintores" en un reconocido homenaje de los habitantes del pueblo,




pues  cuando empezaron a visitar a Álvaro sus amigos, pintores como él, se prendaron también de su blancura y de su paz,  y varios compraron o alquilaron allí otras casitas...































 

 Lo que les prendó fue que era un pueblo tan blanco y luminoso en plena Castilla, que seguía siendo rural y agrícola, anclado en el tiempo, tan cerca (50 km. de Madrid, 24 de Alcalá de Henares) y tan lejano a la vez, y sus gentes que les acogieron con sencillez pero siempre prestos a la charla y al paseo tranquilo


Secundino Rivera (O´Barqueiro- La Coruña 1932.Madrid 2013)


Ricardo Toja (Gordexola, Vizcaya 1932)

Vela Zanetti (Milagros, Burgos 1913- Burgos 1999)

 Las circunstancias personales de cada uno de estos pioneros hicieron que fueran poco a poco dejando el pueblo, pero sin olvidarle y el pueblo, como vemos, tampoco les ha olvidado. Incluso uno de ellos, el gallego Eugenio Fernández Granell, está enterrado en Olmeda. Y en la actualidad sigue allí Alberto Moreno Balaguer.

 

 Álvaro Delgado, el promotor de está insólita aventura,  nació en Madrid (Madrid 1922) en la calle de la Esperanza cerca de Antón Martín y Lavapiés y sus primeros cuadros están muy vinculados  a la ciudad cómo el de "Madrid desde el Manzanares". 


 Alvaro Delgado 1944
Foto obtenida del blog Arte de Madrid

Más tarde se relacionó con la conocida  como segunda Escuela de Vallecas, con Benjamín Palencia (Barrax, Albacete 1894-Madrid 1980)  y con Francisco San José (Madrid 1919- Madrid 1981) (**)
en la de Madrid, y entre 1939 y 1942 reanuda brevemente, junto a B. Palencia la Escuela de Vallecas. También estudió con Vázquez Díaz (Nerva, Huelva 1882-Madrid 1969). En 1947 ya consigue una exposición individual en el Museo de Arte Moderno y en 1949 logra una beca del Gobierno  francés  en París, y empieza a cosechar premios tanto nacionales como internacionales...como el Gran Premio en la Bienal de Arte del Mediterráneo en Alejandría compitiendo con pintores de la talla de Derain, Chagall y Raoul Dufy (***)

De 1954 a 1964 pasó grandes temporadas en el pueblo asturiano de Navia donde plasmó, según sus palabras, "paisaje y paisanaje" y a partir de los primeros años de la década de los 60, como ya hemos visto, se enamora de la Olmeda...el contraste entre el verdor y los cielos lluviosos de Asturias  y el cielo tan azul y el calor del verano de Olmeda le fascina...e inicia aquí otra etapa de "paisaje y paisanaje".


 Sus perpectivas desde luego son dignas de llevarse al lienzo...y a la cámara fotográfica


 Todo está lleno de rincones encantadores



 Apetece recorrer sus calles despacio recreandose con cada muro tan blanco,



 Hasta hace unos años no tenía apenas alojamientos o lugares donde comer...hoy respetando el entorno tiene varios alojamientos rurales y en torno a la Plaza del ayuntamiento algunos pequeños restaurantes con terracitas muy acogedores...ojalá no cambien.

 



Y hay más personajes que han pasado y dejado huella en Olmeda. Uno de ellos don Juan de Goyeneche (Arizcun 1656-Nuevo Baztán 1735) que compró el señorío de la Villa en 1711 y aquí estableció una de sus primeras industrias destinada a los artículos textiles con que abastecía a las tropas reales de sus uniformes; fue una gran oportunidad para el pueblo que al parecer llegó a tener en esos momentos cerca de 800 habitantes, pues llegaron tejedores flamencos y franceses a instalarse con sus familias...Lástima que a la muerte de Goyeneche, sin que sus herederos siguieran su impulso, hizo que el pueblo regresara a su economía agraria y ganadera de autoabastecimiento...aunque eso quizá haya reservado su encanto de lugar tranquilo y acogedor.

















También Olmeda tiene un hijo notable, que le ha puesto en el mapa de los grandes descubridores: Pedro Páez Xaramillo, misionero jesuíta y primer europeo que alcanzó las fuentes del Nilo Azul en las montañas de Etiopía, el 21 de abril de 1618 y que nació en esta villa en 1564






El pasado sábado santo, cuando he visitado Olmeda de las Fuentes, la Iglesia estaba cerrada y no pude contemplar, como en otras ocasiones, los cuadros que estos pintores donaron para ser expuestos en ella...Así que habrá que volver una mañana de domingo primaveral para poder ver la iglesia abierta...






(*) Los cuadros del barón y la baronesa Thyssen expuestos en el gran vestíbulo de su Museo

 (**) Francisco San José y su esposa y también pintora, Pilar Aranda, tuvieron igualmente su casa en Olmeda



(***) De este pintor hay una muy interesante exposición actualmente en el Museo Thyssen, hasta el 17 de mayo











 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons