sábado, 5 de mayo de 2018

Guadalajara, un descubrimiento (9º)



. Guadalajara. Palacio del Infantado. Patio de Los Leones

 Desde hace años Guadalajara capital y su extensa y preciosa provincia: el Alto Tajo, Sigüenza, Brihuega, Atienza, Trillo, Cifuentes, Pioz, los pueblos Negros etc.,  han ocupado un importante espacio en mi blog viajero.

Sigüenza. Sacristia de las cabezas, de Covarrubias


Respecto a su capital fue en el 2012 cuando realmente "la descubrí" y desde entonces la he visitado con mucha frecuencia. En aquel primer "encuentro" decía así:

Tan cercana a Madrid y tan desconocida… Muy valorada en tiempos romanos y árabes, con una importante población judía, habitada y ennoblecida largos años por la poderosa familia de los Mendoza,  Duques del Infantado, se puede contemplar en ella las distintas tendencias del arte: desde la elegante belleza del gótico flamígero,  al imaginativo y singular mudéjar  y a  la majestuosidad de los primeros edificios del renacimiento español… Arquitectos como Alonso de Covarrubias, pintores como el florentino Rómulo de Cincinato, mecenas como el Cardenal Pedro González de Mendoza, o el médico y humanista Luis de Lucena y, en épocas más actuales, el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, han dejado en ella recuerdos imprescindibles.

Los romanos la llamaron Arriaca, que significa “camino de piedras”   quizá en atención a que estaba en la ruta de la gran calzada romana que unía Mérida y Zaragoza.

Los árabes la nombraron Wad-al-Hayara, de donde procede el actual, y que probablemente quería decir “valle de los castillos” pues la jerarquía árabe toledana, siendo consciente de la importancia estratégica de la zona del valle del rio Henares, construyó en ella las fortalezas de Guadalajara, Hita, Jadraque, y Sigüenza, para impedir el paso de  los cristianos del norte.



He llegado muchas vececes desde Madrid en tren, y he atravesado su antiguo y venerable puente sobre el Henares


 y recorrido el barrio de "las cacharrerías", donde se asentaban los artesanos,




y contemplado las ruinas de lo que fue un gran alcázar, muy utilizado como residencia de miembros de las familias reales, como las infantas doña Isabel y doña Beatriz, hijas del rey Sancho IV y doña María de Molina, a las que se concedió el Señorío de Guadalajara. En él se celebraron Cortes con asistencia de los reyes de la dinastía de Trastamara Juan I y Juan II. Y también lo ocuparon un tiempo las princesas doña María  y doña Juana  hijas de Carlos V… 



Y así he llegado ante la antigua iglesia de los Remedios... y siempre me he quedado admirada ante la gran fachada del Palacio del Infantado con toda su riqueza interior conservada pese a tantas agresiones como ha sufrido. 


Dentro se encuentra el interesante Museo Provincial de Guadalajara desde 1973, pero que fue fundado en 1838, por lo cual es el Museo Provincial mas antiguo de España. Y nos deslumbrarán sus salones pintados por Rómulo Cincinnato

 He pasado horas de lectura en su maravillosa  Biblioteca pública en el Palacio de Dávalos  y conozco la gran programación cultural que desarrollan.




He visitado el Panteón de María Diega de Desmaissières y Sevillano, duquesa de Sevillano y Condesa de la Vega del Pozo (1852-1916)  y he leído, en la Biblioteca que acabo de mencionar, toda la vida y la gran obra social, muy poco conocida, que desarrolló esta mujer, dando trabajo a cientos de trabajadores en épocas muy duras.


El bello rincón de la Torre y el Puente del Alamín, del s. XIII,  que fueron edificados por la Infanta Isabel, señora de Guadalajara y su hermana Beatriz, como ya hemos visto, con el fin de faciliar el acceso a un convento ya desparecido. En su interior se muestra una exposición sobre la ciudad medieval y la historia de las murallas.
Y me he dolido ante esta venerable Puerta de Bejanque que es uno de los pocos restos que quedan de la muralla que rodeaba la ciudad.



 San Miguel de Guadalajara. Por  Genaro Pérez Villaamil, 1842. Litrografia de J.Jacottet. Estamapa 302 x 390 mm. Papel, 385 x 550 mm. "España artística y monumental: Vistas y descripciones de los sitios y monumentos mas notables de España" París 1842

 Viendo en el Ayuntamiento esta preciosa litografía de 1842, nos damos cuenta de que la joya de la Capilla de Luis de Lucena estuvo adosada a la parroquia de San Miguel.
 
Y así, poco a poco, he ido descubriendo toda la Historia y el Arte de esta ciudad, pues he tenido además la suerte de asistir y participar varios años en los Encuentros de Historiadores del Valle del Henares, (el rio Henares nace en Horna en la provincia de Guadalajara) el último de los cuales se celebró en Guadalajara en el 2016 (y este año se hará en Alcalá de Henares).

Y también mis visitas me han permitido, en el pasado año, presentar una comunicación sobre la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz en Guadalajara,  en el Instituto de Estudios Escurialenses de Investigaciones Históricas y Artísticas, que en su XXV simposium eligieron como tema "Religiosidad popular: Cofradías de Penitencia".
 
 y que yo centré en la iglesia de San Ginés, antes llamada de Santo Domingo, en la concurrida Plaza de ese mismo nombre
 donde un dia había descubierto este impresionante Cristo con una preciosa advocación: Santísimo Cristo del Amor y de la Paz, obra de 1962 del muy buen escultor, José Capuz.


 Que sale en concurrida procesión, y a hombros de costaleros, en la mañana del Jueves Santo y cuya completa historia podemos leer aquí

En su largo recorrido la procesión llega hasta la iglesia de San Nicolás el Real, en la calle Mayor, de suntuoso y barroco interior



 Y en Guadalajara, además,  se puede seguir la trayectoria de un linaje  tan extenso como el de los Mendoza, desde su llegada a la ciudad hasta el Panteón que recogió sus restos,

y que se encuentra  en el conocido como "Fuerte de San Francisco", también con una curiosa y positiva historia.


 

... Y seguiré visitando Guadalajara y toda su provincia que nunca defrauda

 Bibliografía


 En el libro de Victor Bonilla Almendros titulado: "El Monasterio de San Francisco en Guadalajara" (editado en 1999 por el Ayuntamiento de Guadalajara)  se explica, en su presentación, la razón de este nombre: ""El 31 de diciembre de 1999, el TYCE, Taller Electrónico de Ingenieros, abandonó la ciudad, después de más de 150 años de permanencia en ese lugar, denominado por las últimas generaciones Fuerte de San Francisco, por haber estado durante esos años al uso militar (...)"

 En otro lugar del libro se dice que Layna Serrano, cronista de Guadalajara, al hablar de la Iglesia y convento de San Francisco decía que "el Ejército se hizo cargo de ellos en el año 1841, gracias a lo cual se conserva"



 El libro "Guadalajara ciudad abierta" del equipo Paraninfo, que puede adquirirse en la oficina de Turismo, es un buen compañero para estas rutas por la ciudad.
Y por supuesto  todos los libros de Antonio Herrera Casado, sobre Guadalajara y su provincia, son una imprescindible y gran fuente de información histórica y artística.

 








martes, 13 de marzo de 2018

Cifuentes, agua. historia y arte


CIFUENTES AGUA, HISTORIA Y ARTE


La villa de las cien fuentes o manantiales, a los que debe su nombre; fuentes tan caudalosas que por sí solas forman el rio Cifuentes, afluente del cercano Tajo, y que es muy aprovechado industrialmente en su su corto recorrido...







Pero más allá de su emplazamiento geográfico, Cifuentes tiene su historia vinculada a todo un personaje como el Infante don Juan Manuel de Villena, hombre ambicioso y astuto enredador politico, pero muy culto, que en aquella época adquirió extensos conocimientos de lenguas clásicas y contemporáneas.
 
Nieto de Fernando III el Santo y sobrino de Alfonso X el Sabio, tan grande fue su poder que él mismo decía que podía atravesar el Reino de Castilla desde Navarra a Granada durmiendo cada noche en una villa o castillo de su propiedad.



 Había nacido en Escalona (Toledo), el 5 de mayo de 1282, en su importante e imponente castillo sobre el rio Alberche.


En el bonito kiosko de la Música de este  pueblo y en bella cerámica le vemos a él y a su castillo


Pero el Infante don Juan Manuel además de los señoríos de Escalona, de Villena y de Peñafiel, heredados o recibidos, fue adquiriendo otros. Y esto es lo que hizo con el señorío de Cifuentes que adquirió en los primeros años del siglo XIV, pero la compra no se confirmó solemnemente hasta mayo de 1317. De esa fecha queda en el Archivo Municipal de la villa alcarreña un precioso documento en el que con claridad se manifiesta la compra. El pasado año 2017, celebraron en la Villa los 700 años de su compra por el Infante Don Juan Manuel


Castillo de Cifuentes. Fotografia obtenida en este enlace

El castillo de Cifuentes fue reconstruido por el Infante sobre la vieja alcazaba de origen árabe.

El infante don Juan Manuel fue también autor de obras como El Libro de los sabios, Libro de la caballería, Libro del caballero y del escudero, Libro de la caza,  Libro de los cantares.... Estas obras manuscritas, que son  todo un hito en la historia de nuestra literatura, están en el monasterio de los dominicos de Peñafiel, que fue construido por el mismo don Juan Manuel y es dónde está enterrado.

Peñafiel. La Plaza del Coso.  Fernando III el Santo instituyó el señorío de Peñafiel para su hijo Alfonso X el Sabio, el cual lo transfirió a su sobrino, y nieto del rey santo, el infante don Juan Manuel. Éste fue quien se ocupó de la reedificación del castillo y del recinto amurallado en la primera mitad del siglo XIV. quedando con el magnífico aspecto que actualmente se le reconoce...como un gran barco sobre la loma....





Una de sus obras más famosas es el "Libro de Patronio" o "El Conde Lucanor" (escrita entre 1330 y 1335) que, anterior en trece años al famosísimo "Decamerón" de Bocaccio, fue para la Castilla del siglo XIV lo que "Las Mil y una noches" fueron para el mundo oriental...Son los consejos con los que, en forma de cuento,  responde  su consejero (ahora diriamos "asesor") Patronio a las consultas que le hace el Conde Lucanor...

Uno de los cuentos más conocidos es el de  "Lo que sucedió a una mujer que se llamaba doña Truhana", que nostros conocemos como "el cuento de la lechera" y que tiene su origen en una fábula de Esopo del siglo VI a.d.C , y que en el XVIII Samaniego nos contó en verso... Este cuento lo resumió Patronio diciendo:
    En realidades ciertas os podéis confiar,        
    mas de las fantasías os debéis alejar.        


Pero volvamos a CIFUENTES



Cuando visité en Madrid el Museo del Instituto de San Isidro (antiguo Colegio Imperial de los Jesuítas) fotografié en sus vitrinas muchos textos de libros que llamaron mi atención...y entre ellos uno, abierto precisamente por Cifuentes, titulado "España sus monumentos (...) su naturaleza e historia. Castilla la Nueva". Por don José María Cuadrado y don Vicente de la Fuente. Tomo II. Barcelona 1866. Dibujos a pluma (...) y grabados.

En él se hace mención al omnipresente don Juan Manuel  como fundador de un monasterio de dominicas  bajo la advocación de san Blas, y dicen que "yace derruído no lejos de la villa el de religiosas dominicas, que en honor de las reliquias de san Blas fundó don Juan Manuel y que años después se trasladó a Lerma".

Pero - siguen diciendo los autores- la atención del artista se concentra toda en la venerable parroquia  del Salvador... 
Y se lamentan de todos los cambios que se han introducido... No sé lo que opinarían ahora, pues en 2018 el templo está internamente en obras y ni siquiera pudimos entrar a contemplar el gran púlpito que le embellece y que vemos tan bien dibujado en la página de este libro...


y también  en una cartela a su entrada.



El libro menciona, el magnífico rosetón sobre la portada de Santiago cuyos radios forman columnas bizantinas y arquitos góticos sus calados




"Detiénse con placer ante la profunda y hendida portada que llaman de Santiago..." nos dicen en el libro





 Construída en la segunda mitad del siglo XIII, constituye uno de los mejores conjuntos de arte románico de la Provincia. Su magnífico conjunto iconográfico denota la clara influencia del arte románico francés, traído seguramente por peregrinos santiaguistas. Se trata de una composición muy habitual en la Edad Media europea. Se representa la batalla entre la Fe y la Idolatría, dentro del alma, siendo ambas posturas socorridas por las virtudes y los vicios (...)





 Es una bella y armoniosa portada, llena de simbolismos


Y de detalles


Como esta ingenua Anunciación

Cifuentes fue también el lugar de nacimiento de la famosa Princesa de Éboli el 29 de junio de 1540.

 Un lugar al que siempre apetece regresar y pasear junto a su rio







Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

jueves, 1 de marzo de 2018

Trillo y la alegría del agua



TRILLO y la alegria del agua

He visitado Trillo en un frio dia de febrero con un cielo luminosamente azul y sin viento...Cada vez que visito algún lugar de Guadalajara las sorpresas se renuevan. En esta ocasión la sorpresa ha sido ver el agua correr tan viva, tan riente y cantarina por Trillo...


Trillo está asomado al Tajo, junto a cuyo puente, y por el pintoresco barranco de "El Pozo", se despeña el Cifuentes...

 

 El puente es medieval y ya en el siglo XVI llamaba   enormente la atención por ser de un solo ojo, muy firme y de gran belleza... ha sufrido numerosas vicisitudes a lo largo de su historia. En 1710, en la Guerra de Sucesión fue destruído por las tropas inglesas y portuguesas aliadas del Archiduque Carlos de Austria. En la de la Independencia fue volado como indica la inscripción de piedra situada en la baranda y en la Guerra Civil se intentó igualmente destruirlo, pero en esta ocasion sin demasiado éxito. Este puente es la construcciónmás emblemática del municipio de Trillo.




Antiguo Molino. El rio Cifuentes al llegar a Trillo

El rio Cifuentes brota de manantiales subterráneos en el vecino pueblo del mismo nombre. Al llegar a Torija cerca del término de Gárgoles de Abajo, sus aguas se han aprovechado desde siempre para regar en la zona de las vegas (...)

  
El antiguo molino aún conserva restos de sus muros y sólidos contrafuertes originales, y es una de aquellas múltiples construcciones que en un pasado aprovecharon las aguas impetuosas del Cifuentes. Fue construído para situar en él una de las tres "sierras de agua" de las que Trillo disponía en el siglo XVI (...) también fue durante un tiempo fábrica de papel (...) pero alcanzó su máximo auge hacia 1846.
 
Y aquí vemos, como recuerdo del viejo molino, una piedra solera o rueda de molino... Estas eran dos, una iba sobre la otra: la inferior era "la solera" y la superior "la corredera o volaera", que era la móvil.  La "solera" tenía un dibujo en bajorelieve con líneas radiales  dispuestas en forma de abanico. Eran talladas por el mismo molinero o bien se encargaban a los canteros locales... Pesaban unos dos mil kilos...
 
Así no es de extrañar que en el evangelio de Lucas (17-2) leamos lo que Jesús dijo a sus discípulos: 
Es inevitable que haya escándalos: sin embargo, ¡ay de aquel por quien vengan! Mejor le fuera que le atasen una rueda de molino y le arrojasen al mar antes que escandalizar a uno de estos pequeños. 


LA ENERGIA NUCLEAR
La vinculacion de Trillo con la energia viene de antiguo. El mismo río que pasa por debajo de este edificio ha sido su principal recurso energético y económico, durante siglos.

 En sus orillas se han instalado molinos, batanes y fábricas que aprovechaban la corriente del agua para poner en marcha sus máquinas. Hoy Trillo cuenta con una central nuclear. Sus chimeneas, que despiden vapor de agua, se han integrado en el paisaje y son la silueta de un mecanismo capaz de producir más energía eléctirca que cualquier otro sistema hasta ahora conocido



Fuentes de aguas claras 

 
 Monasterio de Óvila

Hace unos años desde Cifuentes hice una preciosa ruta de senderismo por la ribera del Tajo, iniciada en Carrascosa del Tajo, junto al rio, hasta llegar frente a las ruinas del Monasterio de la Óvila...


 En Guadalajara la influencia de los cistercienses fue muy importante y muestra de ello son los cuatro grandes monasterios de la Orden del Cister que se asentaron en ella: Monsalud, Bonaval, Óvila y Buenafuente del Sistal.


El Monasterio de Óvila fue fundado por donación de Alfonso VIII de Castilla en 1175, concediendo también otras múltiples donaciones y acrecentamientos a los monjes blancos que inicialmente habían acudido desde el Monasterio de Santa María de Valbuena en Valbuena de Duero (Valladolid).




En la actualidad, sus ruinas se encuentran dentro de una finca agrícola privada, pues el definitivo fin del Monasterio comenzó en 1928, cuando el Estado lo vendió a un particular por 3000 pesetas de la época y él a su vez lo vendió, por partes, al magnate de la prensa estadounidense William Randolph Hearst (Ciudadano Kane en la película de Orson Welles) (1).


Y aqui vemos una maqueta de Pedro Bodega Hernández (del que vamos a hablar enseguida) de la planta del Monasterio  


 
Lo desmontaron y se envió piedra a piedra, no sin dificultades, a Estados Unidos para instalarlo en su mansión californiana de Wyntoon. Al parecer estuvieron olvidadas, deterioradas y dispersas en los jardines y almacenes del Golden Gate Park de San Francisco. La puerta manierista de la iglesia fue donada en 2002 a la Universidad Jesuita de San Francisco y en 2008 integrada en la construcción de un nuevo edificio denominado “Kalmanovitz Hall”; el resto de las dependencias del mismo monasterio han sido recientemente reconstruidas en la Abadía New Clairvaux de California.

BALNEARIO DE TRILLO

Y fueron también muy famosas las aguas termales que brotan en un valle en la margen izquierda del Tajo, dos kilómetros aguas arriba del pueblo, conocidas ya por los romanos y que durante el reinado de Carlos III fueron origen de un famoso Balneario inaugurado en 1778.

En 1851 Basilio-Sebastián Castellanos de Losada (autor de varias obras científicas y literarias y Anticuario de la Biblioteca Nacional), escribió las 210 páginas de un libro titulado "Trillo, Manuel del bañista".  
En  la Biblioteca Nacional se encuentra una edición facsimil de 1991, patrocinado por "La Asociación Central Trillo 1" signatura 9/61528.


y explica: Como las diligencias establecen las parada y mudas de tiros según convienen a sus empresas, y las horas varían a su capricho, solo podemos sentar que Guadalajara y Brihuega son comunmente los puntos en que se come, cena o almuerza, según las horas en que se emprendan los viajes de ida o de vuelta y que cada tres leguas suele mudarse el tiro, verificándose siempre en Torrejón, Guadalajara y Brihuega.

Descripción del camino y de los pueblos de la travesía.

Se toma el camino real de Aragón saliendo a él por la magnífica puerta de Alcalá , quedando a la izquierda las dos plazas de toros y el paseo de la Ronda que se dirige a la puerta de Recoletos, paseos de la Fuente Castellana (...) y atravesando la venta del Espíritu Santo y el arroyo Abroñigal (...) se llega al primer pueblo pueblo, Canillejas.

En la página 205 explica que los carruajes que salen de Madrid a Trillo lo hacen con las diligencias de D. Ramón Carsi en la calle Alcalá 32 y en Trillo en la Plaza denominada Puerta del Sol, casa de D. Hipólito Pantoja.

  En el verano de 1798 llegó a Trillo don Gaspar Melchor de Jovellanos, uno de los mejores políticos que ha tenido la historia de España. Llegó buscando alivio a sus males y se alojó en la casa de un amigo suyo. La vida de Jovellanos en los baños de Trillo fué de lo más austera: se levantaba entre las 6 y las 7 de la mañana, y se iba en ayunas a las fuentes, a beber el agua termal. Utilizaba, según él mismo nos relata, los vasos “de cortadillo” de La Granja, de un cristal exquisito. Luego paseaba por las frondosas alamedas del Balneario. Después iba a tomar chocolate, y ya el resto del día lo ocupaba en leer, meditar y charlar con sus amistades. Jovellanos se fué a Madrid pasado el verano, manifestando él mismo su recuperación.

 También existe un manuscrito en  la Biblioteca Nacional,  por pliegos sueltos, con un total de 21 folios, titulado: “Las aguas de Trillo”, ó “Las aguas medicinales”, pues de las dos maneras aparece en la portada, bajo la denominación general de sainete. No figura autor ni año.

 El argumento es muy sencillo. Un marqués, ya viejo y artrítico, se marcha a los baños de Trillo para buscar mocitas.... Se encapricha de la hija del médico del balneario; le propone al padre su casamiento con élla. El padre acepta, y la chica, sin poder protestar, firma un papel en el que dice querer casarse con Jorge Pedro‑Ximénez Valdepeñas y Peralta, nombre del marqués…pero también el de su hijo, con quien ya estaba casada la niña y así legaliza su boda secreta, ante la desesperación del marqués vejete.


Existía en el Balneario el siguiente dicho ... 
“Trillo todo lo cura, menos gálico y locura” 

(en medicina "Gálico"  es la sífilis, enfermedad venérea infecciosa) 


Museo Etnológico, antigua Ermita de San Blas y Escuela de párvulos a mediados del XX


Una delicia de lugar evocador de tiempos pasados,  guardián de la "memoria del pueblo". Hay tantas cosas que nos llaman la atención y nos emocionan...

Las maquetas de Pedro Bodega Hernández

Un hijo del pueblo, Pedro Bodega Hernández, nacido en 1935, albañil, cantero y cartero... y el primer alcalde de la democracia (1979-1983)... un hombre sincero al que "le gustaba tocar la piedra".  Él comenzó una gran afición a partir de una maqueta que le regaló su nieto. Gracias a su trabajo en la construcción entendía muy bien los planos y a partir de los topográficos  y de las fotos que sus hijos hacian desde varios ángulos en el pueblo pudo rerpreseantar con detalle las fachadas... Para algunos edificios empleaba plataformas de madera superpuestas, hechas completamente a mano con contrachapado y segueta.

 

 

Todas las piedras en miniatura están talladas una a una con ayuda de una radial pequeña y con una sierra de hierro. Para conseguir el color exacto de las piedras, las tintaba antes de emplearlas.

 

  Otros elementos los hizo aplicando el ingenio, por ejemplo las barandillas del rio Cifuentes las hizo con una broquilla y clavos

 A Pedro le ayudó mucho su familia que viéndole enfrascado en esta labor, se contagiaron de su ilusión. En el verano de 2011 Pedro murió de forma repentina y nos dejó sus preciosas maquetas... un magnífico trabajo que quedó como testimonio de una persona inteligente y trabajadora, amante del patrimonio de su tierra,

Como estas evocaciones culinarias

Y otro párrafo del libro "Trillo. Manual del bañista". Madrid 1851, antes citado

 

La plaza amanece todas las mañanas llena de buenos géneros y a precios bastante acomodados, entre los que merecen citarse las ricas verduras de Trillo y de la huerta del cercano monasterio de Óvila. La carne de carnero y la leche de cabra están en abundancia y son tan baratas y de tan buena calidad, que pocas pueden competir con ellas en España







 Notas
(1) En realidad son varios los edificios, unos civiles y otros religiosos (o mejor dicho las partes más notables de ellos), que han sufrido este forzado exilio,. El dinero  - poderoso caballero - en manos de entidades o particulares extranjeros tocados de la fiebre del coleccionismo, y el poco apego de los  nativos hacia nuestro artístico patrimonio cultural, unido a la gran permisividad oficial  fueron los causantes, en el pasado siglo XX,  de este largo y desolador viaje. Son, el Palacio de Vélez Blanco de Almería (en 1905), la Casa de la Infanta en Zaragoza (en 1908) , el ábside de la Iglesia de San Martín de Fuentidueña (en 1958) y el Monasterio Bernardo de Sacramenia , ambos de Segovia y el de Ovila en Guadalajara (en 1930). De todos ellos el único que ha conseguido regresar a su origen ha sido el Patio de la Casa de la Infanta en Zaragoza.
Bibliografia


Layna Serrano, Francisco. El monasterio de Óvila. Aache Ediciones. Madrid, 1998.


Layna Serrano, Francisco. El monasterio de Óvila en Norteamérica. Archivo Español de Arte. Madrid, 1941.

Herrera Casado, Antonio, Monasterios medievales de Guadalajara.  Aache, 1997

 Otros post relacionados

Otro famoso Balneario de Guadalajara: La Isabela 1 


 El jardin de Jovellanos 

 La Isabela 2