viernes, 15 de mayo de 2015

ULPIANO CHECA UN GRAN PINTOR OLVIDADO



Ulpiano Checa un gran pintor olvidado


Antes que nada decir que la ausencia de mis post estos últimos 15 días se ha debido a que he vuelto a estar sin internet totalmente "incomunicada"...Ahora retomo el blog con más ganas...





































 Y retorno hablando de un gran pintor, nacido en un pueblo de la Comunidad de Madrid, al que siempre guardó gran cariño y donde le han dedicado un Museo digno de ser visitado y admirado en todo lo que vale. 

 

 El pueblo es Colmenar de Oreja, y el pintor Ulpiano Checa, aquí nacido en 1860 y fallecido en Francia en 1916. Enfermo de uremia sus dos últimos años fueron muy penosos y ya no pudo regresar a su querido pueblo, pero por su expreso deseo sus restos reposan en el cementerio de Colmenar de Oreja.


Iglesia de Colmenar de Oreja


Su inicio como pintor se debió a un notable personaje madrileño, don  José Ballester dueño del cafe de la Concepción en la Corredera Baja de san Pablo, que estaba casado con una vecina de Colmenar; admirado de la facilidad de Ulpiano para el dibujo, le puso en contacto con buenos pintores de Madrid que captaron las grandes aptitudes del muchacho, y entonces  lo trajo a Madrid, a su propia casa, y con trece años estudió en la Escuela de Artes y Oficios y con 15 pasó a la Academia de Bellas Artes de san Fernando, destacando siempre especialmente por su gran facilidad para el dibujo y la perspectiva. A los 20 fue socio fundador del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Ganó plaza de pensionado en la Academia de Roma ese mismo año y con su cuadro, "La invasión de los bárbaros" consiguió la primera medalla en la exposición nacional de Bellas Artes de Madrid en 1887... Y tres años después, en 1900, la medalla de oro en la exposición universal, por el gran lienzo de "Los últimos días de Pompeya", inspirado en la novela del mismo título de Bulwer-Lytton.

El Museo, abierto en 1960, se inició con las donaciones hechas por los hijos del artista y por  algunos coleccionistas privados, entre ellos María Ballester (hija de su protector), y también con adquisiciones hechas en lugares tan variados como Buenos Aires, París, New-York etc. ya que fue, un gran viajero y muy valorado, y con muchos coleccionistas de sus obras.


Las obras se reparten en 6 salas, cada una de las cuales está pintada con un color diferente y siempre alusivo al tema principal de las pinturas que acoge.


Por ejemplo, la primera sala dedicada al propio Colmenar de Oreja,   está pintada del color de la arcilla, con el que se fabricaban sus famosas tinajas.



El niño en la fuente. Lápiz sobre papel



La segunda sala (pintada en rojo pompeyano) está dedicada al mundo romano y tiene dos espacios diferenciados: el primero dedicado a sus dos grandes obras "La invasión de los bárbaros" (la gran obra original fue destruída por un incendio en Valladolid y sólo nos queda una obra en pequeño formato)

 

 y "Los últimos días de Pompeya",


  El otro espacio es como una sala de cine ya que sus cuadros sobre la "Carrera de carros", basada en la novela de Wallace "Ben-Hur", sirvieron de inspiración para la película del mismo nombre rodada en Hollywod. Primeras ediciones de la novela y la partitura musical de la película reprodujeron en sus portadas los cuadros de Checa.





La sala dedicada a América, presenta un tono azul pálido en sus paredes en homenaje a la bandera argentina, ya que su esposa,            procedía de una acreditada familia con raíces argentinas.


Retrato de la señora Luro de Sansinema. 
Buenos Aires 1902
 Agustina Luro era una de las mujeres más ricas del mundo, fue la mayor exportadora de carnes congeladas argentinas a Europa y controlaba el comercio mundial de la carne.

También era un notables escultor

Y en la de África los colores azules, añiles y naranjas asombraron sus ojos y llenan los nuestros.  Él siempre destacó por su gran capacidad para pintar los caballos... y en esta sala materialmente se les ve galopar...

 


La quinta sala está dedicada a España, y el color de sus paredes es el del trigo maduro de los campos de Castilla.

El mercado de Ávila

Dos de sus cuatro hijos 
 Y la sexta  está dedicada a Francia, pues París era la capital mundial del arte y él estaba considerado allí como un gran pintor y uno de los mejores dibujantes españoles de los últimos siglos. En Francia le fue otorgada la Legión de Honor.  

Día de lluvia en París

Diligencia nocturna

El barranco de Waterloo

 Este último cuadro está basado en un relato de la novela "Los miserables" de Victor Hugo.
En el ángulo inferior derecho la dedicatoria dice: "A mi querido pueblo, U.Checa, 1900" 

  Cuando sales del Museo no te explicas como este pintor no es más conocido, ni como la Academia de Bellas Artes de San Fernando no ha organizado alguna exposición sobre su obra...

De Colmenar de Oreja seguiremos hablando...
Calle María Teresa Freire nº 2
28380 Colmenar de Oreja
telef. 918089002
gabinete@colmenardeoreja.com


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons





domingo, 26 de abril de 2015

Día del Libro 23 de abril

DIA DEL LIBRO 23 DE ABRIL DE 2015

Tenía preparado este post para publicarlo el jueves 23...pero problemas con la conexión a internet me lo han impedido hasta hoy...bueno en realidad todo el mes de abril es una fiesta en torno a ese dia, todo es un homenaje al Libro.

 

"Leo, luego existo".

y es un homenaje a la lectura...ya que como dice el Curso que estoy haciendo en la imaginativa  "Casa del lector" (en el Matadero de Madrid, del que hablaré proximamente) siempre es posible "Leer el Mundo"




"Leer es mucho más que una destreza, que una habilidad: es un lugar en el mundo, una forma extraordinaria de vivir"








 El buen libro es ese amigo incondicional que siempre te está esperando, sin una queja aunque tardes, y que te ofrece tantos momentos maravillosos...y te ayuda a comprenderte mejor y comprender mejor a los demás, te divierte, te emociona, te hace sonreir, te hace mejor persona.



"Leer es como amar: cuanto más te entregas: más recibes"

Llegando al Matadero, en la estación de Metro de Legazpi, otra feliz idea ha cubierto muchos de sus muros interiores con una lectura que te alegra el día...


















¡¡buenas y felices lecturas para todos!!



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

domingo, 19 de abril de 2015

SANTA TERESA DE JESÚS Y ÁVILA (1)


 ÁVILA DE TERESA DE JESÚS


Monasterio de la Encarnación. Ávila



Desde aquel miércoles 28 de marzo del año 1515, en que Teresa, según declaró su padre el mercader Alonso Sánchez de Cepeda, vino a este mundo sobre las cinco de la madrugada, la unión entre la ciudad de Ávila y ella es absoluta.



Iglesia de Carmelitas Descalzos: "La Santa"
En el mismo espacio donde se asentaba la casa paterna donde ella nació, los carmelitas descalzos levantaron una iglesia y un convento finalizados en 1636 por el arquitecto Fray Alonso de San José, carmelita descalzo, natural de Piedrahita (Ávila). Es en la Plaza de "La Santa", y con ese nombre se conoce al convento y a la iglesia.
















Dentro de la iglesia  se encuentra una íntima capilla, en el lugar preciso donde nació la Santa, presidida por una bella escultura de Gregorio Fernández. Esta escultura representa a Teresa arrodillada, pues en un principio se trató de un grupo escultórico con Teresa postrada junto a Cristo atado a la columna.


 

Hoy las dos imágenes aparecen separadas, Teresa en su Capilla y Cristo en la Iglesia.




 Teresa fue bautizada el 5 de abril de 1515, el mismo día en que se inauguró el monasterio de monjas carmelitas de la Encarnación, donde ingresó 20 años después y en el que permaneció durante 27 años,hasta que lo dejó para fundar el monasterio de san José en la misma ciudad. 



La Encarnación s.XVI. Espadaña del XVIII


 El Monasterio de la Encarnación se fundó en 1478 en el interior de la ciudad amurallada, como un Beaterio, siendo a principios del S.XVI cuando el convento carmelita se traslada a las afueras de la ciudad,




La Encarnación. Monumento Nacional en 1983
































Este Monasterio conserva muchos de los suelos primitivos y escaleras que conoció Teresa y por supuesto muchos de sus recuerdos








  













Como hemos dicho, se ubicó fuera de las murallas...en un altozano, en el lado norte de las murallas "por encima del arroyo de la Mimbre y por debajo de los terrenos de las Fuentes Claras", desde allí la visión de la ciudad  es bellísima...mejor dicho: era bellísima...



Pero desde el autocar ya percibimos que el  espacio entre el convento y la ciudad ha sido ocupado, sin tener en cuenta el destrozo de la perspectiva de la ciudad antigua,  que la UNESCO declaró en 1985 Patrimonio Cultural Mundial

 

 En fin, un borrón en una ciudad que debía ser cuidada en todos sus detalles.

Otro hito de la ruta Teresiana es sin duda el pequeño convento de san José, la primera Fundación que Teresa contra viento y marea consiguió llevar a cabo, cuando ya tenía 47 años, en la misma ciudad, convencida de que debía recuperarse la esencia del Carmelo, de penitencia, oración y aislamiento, que había perdido.





Nada es ya similar a la humilde casa en que se inició este convento...pero sus religiosas si siguen la ruta que les marco Teresa, aunque el marco sea difierente.

Este año Ávila se vuelca en el recuerdo de Teresa de Jesús...o Teresa de Ávila como es universalmente conocida como gran santa, gran escritora  y Doctora de la Iglesia.






 

En el Centro de recepción de visitantes  facilitan todo tipo de información para seguir  sus numerosas huellas en la ciudad y también para visitar la última edición de las Edades del Hombre, sobre Teresa de Jesús, en tres lugares diferentes, con recuerdos y objetos artísticos principalmente obtenidos de los los propios conventos de Carmelitas Descalzas, que nunca han sido expuestos y que acabado este evento volverán al silencio de sus clausuras.

Información telef. 920 354 045

.
Nota.- las tres fotos del Convento de San José son de mi buen amigo José Luis Amo que ha sido el gran organizador de este recorrido por Ávila.


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

domingo, 12 de abril de 2015

Alcalá de Henares, universal (12º)

San Ignacio de Loyola en Alcalá de Henares


Iñigo López de Loyola, nacido en el barrio de Loyola del municipio guipuzcoano de Azpeitia (País Vasco) hacia 1491, llegó a Alcalá de Henares en marzo de 1526 y aquí estuvo hasta junio de 1527. Llegó tras un drástico cambio en su vida, cuando después de ser herido en la defensa del Castillo de Pamplona (en 1521) ser operado y sufrir una larga y dolorosa convalecencia en su casa de Loyola,  leyó dos libros que cambiaron su vida: "Vida de Cristo" (precisamente publicada en Alcalá de Henares entre 1502 y 1503) y otro de Vidas de Santos.

 Y en cuanto pudo andar iba todas las tardes a la humilde Ermita de Santa María de Olatz, en la falda del monte Izarraitz, a rezar una salve y sin duda a planificar su destino.














Este destino le llevó a Roma y luego a Barcelona, donde ya con más de 30 años empezó a aprender latín y comprendió que debía formarse más, y así se trasladó a Alcalá de Henares para cursar estudios en su famosa Universidad. 


Hospital de Antezana s. XV. Calle Mayor


Se alojó unos días en el Hospital de Santa María la Rica y luego en el de Antezana, donde aún se conserva su memoria.


 Precioso patio del Hospital de Antezana, recientemente acondicionado. En la galería superior estaba el cuarto donde vivió san Ignacio
  Pero más que a estudiar se dedicó a predicar por las calles, donde atrajo a multitud de oyentes y se le unieron otros compañeros...Iban vestidos con un pobre sayo y pronto infundieron sospechas y fueron investigados por las autoridades eclesiásticas.


Tras varios interrogatorios y unos días en la cárcel se dictó sentencia el 1 de junio de 1527, obligándoles a cambiar sus sayos por los vestidos que usaban los estudiantes y también se les prohibia enseñar o predicar sobre la fe católica hasta haber cursado tres años en su Universidad. 

Ignacio se marchó para siempre de Alcalá, pero el especial ambiente de amor al conocimiento que emanaba de su Universidad  y la buena acogida que sus palabras tuvieron entre muchas y diversas personas, le hicieron recordarla siempre. Él murió en Roma en 1556

 La obra de su vida, la Compañía de Jesús, fue aprobada en el año 1540 y ya en 1543 llegaron a Alcalá, por su indicación,  los primeros jesuitas con la idea de levantar aquí Colegio e Iglesia.

Ermita del Cristo de los Doctrinos, s. XVI



















Primero se instalaron, aunque en muy malas condiciones, en lo que aún se sigue conociendo en Alcalá con el nombre de Patio de Mataperros, actualmente detrás de la Ermita del Cristo de los Doctrinos (que se edificó después de que los jesuitas dejaran este espacio).

Al fondo el Monasterio de las Carmelitas del Corpus Christi
Junto a ella se levanta un monumento en su honor del escultor José Luis Vicent Llorente (Madrid, 1926-Madrid, 2003) realizado en el año 1957. Otro monumento igual se encuentra en el Patio de la Iglesia de los Jesuítas en la calle Serrano. 

 
  Este es uno de los rincones más bellos de Alcalá

Actual Parroquia de Santa María
 Su siguiente ubicación, en 1549, fue en la zona de la calle Libreros donde ya se instalaron definitivamente. La iglesia fue diseñada por el alcalaíno jesuita, Bartolomé de Bustamante, siguiendo las directrices para las iglesias de la Orden: una sola nave, con techumbre plana de madera para facilitar la acústica de los sermones, capilla mayor amplia para permitir la proximidad de los fieles y altares laterales para poder oficiar las Misas. 










El gran escultor portugués Manuel Pereira (Oporto 1588 – Madrid 1683) es el autor de las cuatro esculturas de la fachada. Las dos superiores de san Ignacio de Loyola y de san Francisco Javier, y las dos inferiores, la de san Pedro (descabezada) y la de san Pablo.






San Pedro, obtenida de la página personal de José Carlos Canalda

San Ignacio de Loyola, obtenida de la página personal de José Carlos Canalda

 En 1620 se iniciaron las obras del Colegio Máximo que se concluyó hacia 1660. 

 

 Un siglo después, en 1767, los jesuitas fueron expulsados de España por Carlos III y el Colegio, ya separado de la Iglesia,  se utilizó como Universidad tras unas obras de remodelación llevadas a cabo bajo las directrices de Ventura Rodríguez que, además, diseñó para ella una imponente escalera.  


















Pero cuando la Universidad fue tan injustamente trasladada a Madrid, en 1836, el edificio quedó desocupado, aunque su utilización por parte del ejército evitó su ruina, de forma que al regreso de la Universidad ha sido recuperado y ocupado por la Facultad de Derecho.













La Compañía de Jesús regresó nuevamente a Alcalá en 1955 y, en la zona conocida como Campo de Ángel, construyó un nuevo edificio para Colegio de niños y para Archivo General y Biblioteca de la Compañía.




 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons