miércoles, 25 de julio de 2007

Un jardin diferente en La Adrada (Ávila, valle del Tiétar)



Como muy sabiamente dijo Fray Luis de León "costumbre quita maravilla"... nosotros compartimos la tierra con los árboles a los que debemos, además de la vida, la belleza que nos rodea e infinidad de utilidades y, sin embargo, apenas les conocemos...


Lamentablemente el hombre urbano ha perdido el conocimiento del lenguaje de las plantas y los árboles que tantas cosas nos comunican...Así que, cada vez que encontramos a una persona que nos sabe trasmitir este conocimiento, deberíamos celebrarlo como una gran fiesta. Este es el caso de Axel Mahlau y su entrañable jardín botánico en el pueblo de La Adrada, lindando casi con Piedralaves (Ctra. CL-501, km. 21,600)


A él, este amor y este conocimiento se lo transmitieron, con su ejemplo, sus padres que venían de lejos pero se enamoraron de este espacio, o más bien fue un amor mutuo, que lleva décadas creciendo y fructificando en milagros concretos.


Adentrarse en este espacio, de la mano de Axel, es un privilegio que yo he tenido ya en dos ocasiones y siempre con amigos que han sabido valorarlo y que, a su vez, se lo van comunicando a otros...


Ayer mismo estuvimos allí y hoy, sin falta, yo quiero contarlo en este pequeño blog, desde el que aspiro a comunicar las ganas de visitar, con curiosidad y tranquilidad, cada una de las rutas y a ser posible conectar con la gente que las conoce y quiere bien.



Una llamada al 918 67 13 33, os pondrá en contacto con Axel para concertar la visita a su jardín botánico tan entrañable y hermoso.

También en La Adrada y en lo alto de una colina, hay un castillo


que, de la pura ruina ha pasado a ser un fiel reflejo de lo que sin duda fue un día, cuando albergó a los Reyes de Castilla, como Enrique III, Juan II, Enrique IV y los propios Reyes Católicos...


y donde, según la leyenda, el rey Alfonso VI mantuvo amoroso romance con la bellísima princesa Zaida que, tomó con el bautismo el nombre de Isabel, antes de desposarse con el rey... allá por el siglo XI



Para horarios llamar al teléfono del ayuntamiento de La Adrada 918 670 011

sábado, 7 de julio de 2007

San Antonio de La Cabrera (1ª parte) Un Monasterio medieval en la Comunidad de Madrid.

Saliendo de Madrid por la carretera de Burgos (A-1) pronto veremos la espectacular sierra granítica de La Cabrera, con su destacado Pico de la Miel


A 58 km. de Madrid y al pie de la citada sierra, está el pueblo de La Cabrera. Muchas cosas interesantes tiene para ver este pueblo de la Comunidad de Madrid.

Pero ahora sólo nos vamos a referir al convento e iglesia de San Antonio de La Cabrera, ubicado a 1.190 m. de altitud sobre el nivel del mar, casi escondido en esa sierra granítica pero, no obstante, rodeado de encinas, enebros, melojos, robles, retamas y jaras… Al recinto de convento e iglesia se llega por una estrecha pero preciosa carretera,

que parte a la altura del restaurante-bar Machaco (1), y en cuyo trayecto todo invita a la serenidad

Al convento se accede por un hermoso paseo de cipreses

y el interior es un vergel inesperado entre este universo de rocas.

(1) Este plano marca, con una señal negra, el restaurante Machaco al lado del cual se encuentra la señalización para llegar al Monasterio
y donde, además, podemos comer muy agradablemente en su jardín


jueves, 5 de julio de 2007

San Antonio de La Cabrera (2ª parte) Un Monasterio medieval en la Comunidad de Madrid


Este agreste lugar fue asentamiento humano muy antiguo, acreditado por valiosos hallazgos arqueológicos, como el Castro del cerro de la Cabeza y la "Tumba del moro".

y también hay buenas razones para pensar que el convento estuvo ocupado por otras órdenes religiosas, como los benedictinos, aunque lo que está totalmente documentado es la llegada de los Franciscanos

En el siglo XIII Francisco de Asís, con toda su humildad, había llevado a cabo una enorme revolución de grandes consecuencias en la Iglesia creando la Orden mendicante de los Franciscanos, a los que también en honor al color de su hábito, el pueblo conoció como los frailes pardos.

Hacia 1404 los franciscanos, se hicieron cargo del convento y de la iglesia de la Cabrera al parecer, bajo la dirección del franciscano Pedro de Santoyo (+1431) estableciéndose en ella y conservando el nombre de san Julián, (con el que se le conocía anteriormente) pero añadiendo el de san Antonio que es el que finalmente ha prevalecido.

En principio fue un convento de retiro donde no había más de 12 frailes dedicados a la oración, la penitencia y la predicación, pero hacia 1530 el convento de La Cabrera llegó a ser importante Casa de Estudios especializándose en la enseñanza de la Gramática.

Se sabe que fue notable la huerta que mantuvieron hasta fechas recientes los frailes gracias a un eficaz sistema de regadío, que encauza las aguas de los numerosos y fecundos arroyos de la montaña. Hasta cinco manantiales están vivificando esta tierra.

Precisamente la última campaña arqueológica está sacando, al parecer, los restos de la primitiva acequia de piedra que era la principal conducción de aguas desde lo alto del Cancho Gordo

Francisco Jiménez de Cisneros gustó mucho de recogerse en este convento, y otros personajes que lo protegieron y visitaron fueron: Enrique III de Castilla (+1406) y el 1er. marqués de Santillana, Iñigo López de Mendoza (+1458), dentro de cuyo feudo estaba el convento donde se reservó unas habitaciones independientes, quizá las mismas que luego también usara para su descanso el 5º duque del Infantado, otro Iñigo López de Mendoza (+1601) Esta es la razón por la que en el arco de piedra de la entrada podemos observar el escudo de los Marqueses de Santillana protectores del convento

· La guerra de la independencia fue especialmente dura en esta zona, por su cercanía al Puerto de Somosierra donde se libró, el 30 de noviembre de 1808, una de las más cruentas batallas, con Napoleón al frente del ejército francés y la mítica carga de la caballería ligera polaca que decidió la victoria de las tropas francesas.

Y aquí una curiosidad que pocos conocen: en el pueblo de Somosierra, en el humilde edificio de la casa parroquial, don José Medina el párroco, lleva más de cuarenta años creando un emotivo museo de aquella batalla que es lugar de encuentro de todos los que superando victorias y derrotas admiran el valor donde quiera que se encuentre.

Y también en Somosierra se puede tomar una rica y variada comida completamente casera, muy estimada por los cientos de camioneros que saben apreciarla como se merece. Se trata del Mesón "La Conce". Telef. 91 869 90 42



miércoles, 4 de julio de 2007

San Antonio de La Cabrera (3ª y última parte) Un Monasterio medieval en la Comunidad de Madrid


En 1812 algunos franciscanos pudieron regresar e iniciaron una laboriosa rehabilitación, a la vista de todo lo perdido…pero cuando apenas estaban con gran entereza recuperando su entorno, llegó el Decreto de exclaustración y desamortización firmado por Juan Álvarez de Mendizabal fechado en 1835.

La historia de este lugar a partir de entonces ha sido una verdadera aventura, con momentos de ruina casi total, pasando de mano en mano con el consiguiente abandono y ruina de sus jardines, huertas y cultivos conseguidos con esfuerzo y trabajo durante muchos años. Incluso llegó a las de Mariano de Goya, el querido nieto del genial pintor, el cual lo adquirió por 10.000 reales el 24 de agosto de 1865 y en 1934 a las del doctor don Carlos Jiménez-Díaz (1898-1967) que la convirtió en su lugar de residencia, y por tanto la mimó, restauró en parte y embelleció… pero a los pocos años de su muerte volvió a caer en malas manos que, de nuevo, lo llevaron a un completo deterioro…Hasta que afortunadamente volvió a la Provincia Franciscana de Castilla el 26 de diciembre de 1987…

A partir de ese momento, se volvió a iniciar una restauración larga y costosa. En 1987 la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid encargó un proyecto para la restauración de la iglesia que se ha llevado a cabo, satisfactoriamente, hasta 1993.


La iglesia es lo único que subsiste de la primitiva instalación benedictina…

De la etapa franciscana sólo se conserva la arquería gótica-isabelina del claustro (los cimientos y el arranque de algunos de sus arcos) y la torre (siglos XV-XVI) que, en cambio, se conserva íntegra.

Lo más llamativo de este templo es por un lado, sus dimensiones –aproximadamente quince metros de eje mayor- y por otro la estructura de la cabecera, formada por cinco ábsides escalonados. Es como una Abadía benedictina pero a escala reducida.


Los franciscanos, también en muy reducido número, han estado presentes en su Convento hasta el año 2004 pero, a partir de esa fecha, lo han cedido a una Comunidad de Misioneros Identes, miembros del Instituto fundado por Fernando Rielo Pardal en 1959, que actualmente lo habitan y atienden, en el orden espiritual y en el material, recibiendo muy cordialmente a los visitantes que deseen conocer esta joya escondida que ha sabido resistir a tanta desventura.


Teléfono para información sobre el horario del culto, visitas y actividades culturales: 91 868 85 61

Otros lugares dignos de visitarse en La Cabrera:

Centro Comarcal de Humanidades Cardenal Gonzaga, que alberga dos magníficas colecciones pictóricas, la de don Carlos Manzanares y la de don Mario Solana. No dejar de subir a la Torre-Mirador del Centro Comarcal por las bellas panorámicas que desde ella se divisan

Telef. 91 868 95 30

Centro de Turismo de la Sierra Norte “Villa San Roque” que cuenta también con un pequeño jardín botánico con todas las variedades de la zona.

Telef, 91 868 8698