viernes, 6 de marzo de 2009

Alcalá de Henares, universal (3º)

Una vez admirada la Plaza de los Santos Niños, la Iglesia Magistral y su Museo, iremos en busca de otro de los más bellos enclaves de Alcalá. Bajo los soportales de este muro decorado,



llegaremos a la Placita del Padre Lecanda, donde se encuentra el Oratorio de San Felipe Neri


Es un precioso rincón y un lugar lleno de recuerdos, como el de la presencia de don Miguel de Unamuno que vino a ver a su gran amigo el padre Lecanda.


Luego veremos, frente a nosotros, el Palacio Arzobispal,



en un espacio cargado de siglos de Historia, cuando el obispo Asturio llegó, en el 412, desde su sede en Toledo, para buscar el sepulcro de los Santos Niños Justo y Pastor, martirizados un siglo antes durante la dominación romana y, una vez hallado, santificó el lugar, en las afueras de la Alcalá romana, justo en el espacio que hoy ocupa la Catedral-Magistral que acabamos de admirar.



También renunció Asturio a su prestigiosa sede y se quedó, al parecer, a vivir en Alcalá. El hallazgo de los cuerpos de los dos niños fue un importante impulso para Alcalá, para su entrada en la Historia.





Siglos después, tras la reconquista de Alcalá en 1118 y en agradecimiento a la decisiva ayuda prestada por los arzobispos toledanos en la reconquista, el rey Alfonso VII y su esposa doña Berenguela hicieron donación del castro de Alcalá (derivado del nombre dado por los árabes), la antigua Complutum romana y de todos sus terriotrios,
a la Iglesia de Toledo. Desde entonces los arzobispos toledanos se volcaron con Alcalá de Henares y construyeron en ella edificios que la convirtieron en una de las más monumentales ciudades de Castilla.





Concretamente este palacio Arzobispal fue sede de numerosas Cortes y de Concilios, que atraían a insignes personajes; aquí se alojaron los Reyes Católicos, y acudió Cristobal Colón para hablar con ellos de sus soñados viajes



y nació la hija menor de los Reyes Católicos, la Infanta Catalina en 1485, que fue desgraciada reina de Inglaterra.




Y dieciocho años después, también nació entre sus muros un nieto de dichos Reyes, el infante don Fernando, hijo de Juana la Loca y de Felipe el Hermoso, que llegó a ser Rey de Bohemia y Hungría y Emperador del Sacro Imperio por abdicación de su hermano Carlos V. Está enterrado con gran esplendor en la iglesia de San Vito en el Castillo de Praga...



El edificio actual tiene una elegante fachada renacentista debida al gran arquitecto Covarrubias y luce un enorme escudo del que fuera Cardenal de Toledo el Infante don Antonio, hermanastro del Rey Carlos III, que dejó su carrera eclesiástica muy joven y fue mas tarde padre de la famosa condesa de Chinchón, inmortalizada por Goya.

El lateral derecho del Palacio Arzobispal, forma uno de los lados de la más entrañable plaza de Alcalá: la de las Beranardas





cuyo frente está ocupado por el Monasterio cisterciense de San Bernardo,






fundado por el Cardenal Sandoval y Rojas en el año 1617. Una joya de Iglesia que debe visitarse
por su gran originalidad y su importante Museo





El lado derecho de esta sin par plaza lo ocupa la austera y gran fachada del Convento de dominicos de la Madre de Dios, uno de los más de cuarenta Colegios que contaba la Universidad y que fue fundado a mediados del s. XVI.
Actualmente es seda del Museo Arqueológico, un gran Museo que hay que visitar para comprender mejor de donde parte la grandeza de Alcalá de Henares.

Pero sigamos caminando que hay mucho por ver


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez más tu maravillosa forma de presentar Alcalá me subyuga. ¡Tanta belleza ahí, al alcance de los ojos! Y después de haber contemplado en muchas ocasiones los lugares descritos, siempre quedan matices, datos históricos, curiosidades, anécdotas, que Mariarosa pone al descubierto. Muchas gracias.

Avellaneda

Anónimo dijo...

Por favor sigue con esta serie dedicada a Alcalá que me está fascinando ¡y yo sin conocerlo!

Anónimo dijo...

¿Donde están todas estas cosas que yo nunca he visto cuando he ido a Alcalá? Yo creia que no había nada más que la Universidad y algún buen restaurante donde me han llevado los amigos...¡¡pero todo esto!!