martes, 12 de abril de 2011

Ocaña, una buena sorpresa (2º)


Ocaña es de esos lugares que no gozan de la fama que se merecen y una vez allí lamentas no haber ido mucho antes...

Aunque esté llena de monumentos importantes resulta muy simpática esta referencia a su pasado artesano... este gran botijo recortándose contra el cielo azul

Así que una vez admirada la Fuente Grande, hay que seguir admirando muchas cosas en este pueblo lleno de sorpresas... Como, muy próxima a la anterior, la otra fuente, la llamada Fuente Vieja, que se cree de origen romano

Y muy cerca de ella, la ermita de Jesús de las Cuevas

Desde donde se contempla una buena visión de Ocaña


¿Y no es una gran sorpresa este monumental rollo o picota, antes situado en las afueras del pueblo y ahora frente a su gran teatro Lope de Vega?




Además esta picota mereció el honor de ser descrito nada menos que por Gustavo Adolfo Bécquer en un artículo que escribió para la Ilustración de Madrid el 27 de enero de 1870.



Y ¿qué decir de su espaciosa, elegante y alegre Plaza Mayor, en opinión de muchos la tercera de España, tras las de Madrid y Salamanca... o viceversa? Fue declarada Monumento Nacional en 1981 y BIC en el 2002



El Palacio de Cárdenas de finales del XV y actualmente sede de los Juzgados. además de un bello patio castellano luce estas fantásticas rejerías



Muchas iglesias son dignas de conocerse en Ocaña... pero el Monasterio de Santo Domingo de Guzmán de los padres Dominicos se merece una calmada visita.

para recorrer su claustro, atribuido a Covarrubias, su amplia iglesia con la magnífica sillería del coro

y visitar su exposición permanente, Porticum Salutis, donde en el escenario de un tradicional Belén se representa con luz y sonido una historia completa de la salvación basada en las Escrituras, y se conoce el itinerario de los dominicos en el mundo.

En el convento de San José está enterrado don Alonso de Ercilla, autor de la Auracana

Hasta mañana dia 24 de abril estará expuesto en el Centro Cultural "El Carmen", antigua iglesia de San Alberto, el cuadro de Lucas Jordán titulado "El Cristo de Ocaña" que pertenece al Monasterio de El Escorial y en cual, el famoso y rápido pintor, representó la antigua imagen de Jesús Nazareno de Ocaña, destruida al inicio de la guerra civil



A la hora del aperitivo y para comer, en plena Plaza Mayor, el restaurante El Comendador es muy recomendable.

Todos los ´sabados se realizan en Ocaña visitas guiadas. Telef. 925 12 14 13

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pensaba donde poder ir un sábado tan atípico como éste de Semana Sana y después de leer tu blog, ya no me fabe duda: ¡¡a Ocaña!, a seguir la ruta marcada. Muchas gracias Mariarosa.

Mercedes dijo...

María Rosa, muchas gracias por este reportaje, otro para guardar.
Cuántas cosas bonitas esconde Ocaña, tenía la referencia del Viaje de Agua, pero nada más. Me parece muy interesante el tema de los rollos y picotas, este es precioso.