domingo, 10 de julio de 2016

España en México: Puebla de los Ángeles ( y 2)


Puebla de los Ángeles



Decia en el anterior post que, en Puebla, otro de los recuerdos relacionados con España era el templo alzado bajo la advocación del santo español Domingo de Guzmán, nacido en el pueblo de La Caleruega (Burgos) en 1170, y fallecido en 1221 en Bolonia (Italia). Este templo entre otras muchas joyas encierra un insólito retablo barroco cuajado de santos y santas dominicos.


En el centro Santo Domingo de Guzmán y sobré él San Francisco de Asís el otro gran fundador de la época.
 Y también están los siguientes santos dominicos españoles: Vicente Ferrer (Valencia 1350- Vannes, Francia 1419); 
San Pedro González Telmo, más conocido por San Telmo 
( Frómista (Palencia)1190 -1246 Tuy (Pontevedra);
San Luis Beltrán  1526, Valencia - 1581 Valencia);
San Raimundo de Peñafort (castillo de Peñafort muy cerca de Barcelona en 1175- Fallecido en Barcelona en 1275, su cuerpo es venerado en la catedral de Barcelona)



 




 El bello púlpito, desde el que los miembros de esta Orden española, conocida como la Orden de Predicadores, que fue la segunda en llegar a México en 1526, después de los franciscanos, predicaban sus encendidos sermones. 


Y penetramos en la deslumbrante capilla dedicada a la virgen del Rosario. Todo en su interior llama nuestra atención pues nos encontramos ante una gran manifestación del barroco novohispano... tanto es asi que en la época de su creación fue considerada como "la octava maravilla del mundo"...




















A tanto brillo y esplendor se une la luz del sol que cuando penetra por sus treinta ventanales la convierte en un auténtico joyero, en una "Domus Aurea" ("Casa de Oro"), como suelen denominarla según la letanía mariana.






Todo este esplendor de la capilla, cubierta  completamente por hojas, frutos, ángeles, animales, santos, rosarios, simbolos etc.  en vivos colores, destacando especialmente el dorado, asombra más cuando sabemos que todo ello es ¡¡de yesería cubierta con hoja de oro!!... pues según dijo el Padre Gorospe dominico que pronunció un gran sermón el dia de la  consagración de la Capilla, el 16 de abril del año 1690, 
El yeso es un género costosísimo, prolijo y de tal condición y naturaleza que molido, sacada la flor y amasado, es más lo que se desperdicia y malogra que lo que se labra y pule.


El templo se inició en 1571  y, según una inscripción en él, se terminó en 1659... La torre en cambio nunca se concluyó en su altura proyectada.





Al salir y en el muro exterior que da a la calle, nos llamó la atención esta lápida


A la memoria de poeta sevillano GUTIERRE DE CETINA quien nació a principios del siglo XVI. Fue herido de muerte en este lugar el año de 1554

GUTIERRE DE CETINA efectivamente nació en Sevilla, en 1520, en una destacada familia y por su condición de soldado en el ejército del rey Carlos I de España viajó por Europa y en Italia conoció la poesía de Petrarca (1304-1374) que le influyó al igual que la del valenciano Ausiás March (1397-1459) y, más próximo a él, la del toledano Garcilaso de la Vega (1501-1536). Tuvo mucha relación con literatos de la época entre ellos con Diego Hurtado de Mendoza, del que cada vez se tiene más certidumbre fue el autor del Lazarillo de Tormes.
 
Cetina nos dejó una bella, romántica y reconocida obra, pero lo más famoso y que figura en todas las antologias, como la de "Las mejores poesias de amor españolas" (p. 118)   es un madrigal que se cree fue inspirado por una bella mujer, llamada Laura Gonzaga, de la que se enamoró y no fue correspondido.
OJOS CLAROS Y SERENOS

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?

Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquél que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.

¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.


Marchó a Nueva España concretamente a Puebla de los Ángeles y allí, al parecer, volvió a enamorarser de una bella joven llamada Leonor de Osma, más cuando se dirigia a rondarla bajo su ventana un rival celoso (Hernando de Nava hijo de un español Regidor en Puebla) "le hirió de muerte". Pero hay demasiada confusión en este suceso, pues según algunos documentos encontrados hay dudas de como fue el lance en realidad, incluso hubo un juicio  en el que se alegó un error por parte del atacante al confundir a Cetina con otro hombre... También la fecha de la muerte no coincide con la de la lápida, pues se dice fue tres años más tarde, quizás como consecuencia de las heridas recibidas, sobre todo en la cara y que se infectaron al caer herido en el lodo de la calle... De cualquier forma un final muy trágico y misterioso para un joven poeta que, desde esa fecha, se hizo invisible y no nos dejó ningún nuevo poema de amor...

Estas bonitas ventanas a nivel de calle son muy frecuentes en Puebla, como en tantos lugares en España, y quizá fueran así las de la casa de la joven a la que iba a rondar nuestro sevillano poeta
Por último otro recuerdo de un viaje de hace varios años (en 2007), en el que también estuvimos en Puebla, en su animada plaza del Zócalo, donde paramos a comer bajo los soportales, en el Hotel Royalty Centro, y otra lápida nos recordó el cariño y admiración que aquí tuvo el torero español Manolete,  según leemos en oportuna lápida de azulejo.


50 aniversario. En este Hotel Royalty se hospedó y vistió de luces el matador Manuel Rodríguez Sánchez, MANOLETE. Un recuerdo al último Califa de Córdoba, España. Yvonne Receh de Luque, Manuel Hill Bochalén, Ramón Martínez Hernández. Puebla de los Ángeles  28 de agosto de 1997.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



2 comentarios:

María Ignacia dijo...

Maravillosa la forma de comentar y traernos a Puebla de los Ángeles (México).
Clara, sencilla y bien seleccionados los motivos relevantes. ¡Qué emocionante lo de Cetina y el recuerdo del fenómeno Manolete! Gracias, María Rosa, por descubrirnos esa hermosa iglesia barroca y esa deslumbrante Capilla del Rosario, Sin ti, no podríamos ni haberlo soñado. Un beso, María Ignacia.

MariaRosa dijo...

Muchas gracias María Ignacia por tu sentido comentario... Cada vez que viajo a México me quedo más admirada de tanta belleza natural y artística. Tengo más cosas que contar de este último viaje, así que espero que te sigan gustando.