martes, 29 de abril de 2008

Madrid: Desde lo alto de su Catedral


No hace falta ir lejos para encontrar hermosas cosas desconocidas.


Por ejemplo: muchos madrileños quizá no sepan en que lugar de la ciudad se encuentran estas estatuas.




Y sin embargo, seguro que han pasado muchas veces ante la Catedral de la Almudena... Lo que sucede es que no han mirado...

Y como la estatua de Azorín, que está en la cuesta de la Vega, no han podido apreciar las figuras de los apóstoles que la coronan



Y tampoco saben que puede subirse hasta ellas y contemplar una visión completa del lugar donde nació Madrid, cuando el Emir Mohamed I, en el siglo IX, mandó levantar una torre vigía para controlar el avance cristiano por las sierras del norte y defender Toledo.

La catedral de la Almudena, heredera de la Mezquita árabe del s. IX y de la iglesia cristiana de Santa María del XII, ha tardado más de cien años en concluirse...¡pero aquí está!...


Desde sus terrazas superiores y desde la cúpula, tenemos una magnífica visión del Palacio de Oriente (emplazado en el mismo lugar del Castillo árabe y del Alcázar cristiano de los Austrias, destruido por un incendio en 1734),


de sus alrededores, con el río Manzanares y de la Sierra de Guadarrama, fuente de inspiración para Velázquez cuando pintaba desde el viejo Alcázar, como telón de fondo.







De lunes a sábado, las visitas guiadas: de 10,00 a 14,00 h.
Visita al Museo, sala capitular, sacristía y subida a la terraza y a la cúpula, aproximadamente una hora: 6 euros (hay algunas reducciones)
Subir sólo cúpula y terraza, unos 15 minutos: 4 euros

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena. Madrid, como siempre, un mundo por descubrir... hasta para los propios madrileños. Gracias a la autora, ya conocemos otras curiosidades más de nuestra querida AL-MUDENA.
Pedro Miguel Ortega

M. Avellaneda dijo...

Tener, como tiene la autora, esa gran capacidad de "ver" Madrid y compartir lo que ve, es algo que agradecmos sus lectores. Efectivamente, son lugares que pasan facilmente desapercibidos, si no se nos señala con la agudeza que hace al caso.

Gracias, pues.
M. Avellaneda.

M. Avellaneda dijo...

Tener, como tiene la autora, esa gran capacidad de "ver" Madrid y compartir lo que ve, es algo que agradecmos sus lectores. Efectivamente, son lugares que pasan facilmente desapercibidos, si no se nos señala con la agudeza que hace al caso.

Gracias, pues.
M. Avellaneda.

Anónimo dijo...

Me lo recomendó con mucho interés un amigo y desde entonces leo este blog que me parece una originalidad en este género. No había hecho ningún comentario hasta ahora, pero creo que ha llegado el momento de felicitar a la autora de tan buena idea, y de tan apetecibles recorridos que ella hace tan atractivos. Enhorabuena y sigue así, por favor