miércoles, 19 de enero de 2011

Recuerdos de España en Mexico: Hernán Cortes (1ª parte)

Es hora de volver a mis recuerdos de España en México y de México en España con los que tanto disfruto...


Tlatelolco, actualmente conocida como Plaza de las Tres Culturas. México D.F.

(Pinchar dos veces en las fotos para ampliar)
Cuando empecé a ir a México enseguida me dijeron que allí lo que no iba a encontrar era ningún recuerdo dedicado a Hernán Cortés... La verdad es que tampoco me extrañó, pero luego he ido comprobando que no era verdad así que voy a mostrar que tipo de huellas de Cortés, deslumbrado descubridor primero y decidido conquistador después, he encontrado en mis viajes por México... Recuerdo en la Plaza de Tlatelolco México D.F.
Fotografía tomada en 2007

Y lo inicio con un testimonio levantado en el lugar de su decisiva batalla, final de un destino que se inició desde que llegó a la costa hasta que descubrió, en el altiplano, la gran ciudad de Tenochtitlán... Este camino, conocido como Ruta de Cortés, nos conduce en primer lugar desde las playas de Villa Rica, por muchos lugares del Estado de Veracruz, en un alucinante viaje entre selvas tropicales y volcanes, con un clima y una naturaleza totalmente extraña para el pequeño grupo de españoles que lo realizó.

La llegada
de los españoles, desde Cuba, a estas nuevas tierras se llevó a cabo en varios intentos desde 1511 y a distintos lugares de unas peligrosas costas protegidas por arrecifes e islotes ... A uno de ellos (al que los naturales llamaban Tecpan Tlayácac, que significaba "templo de la nariz" por su forma puntiaguda) le nombraron como San Juan de Ulúa, dicen que por no entender bien lo que los indígenas querían decir cuando repetían la palabra "Culúa" y estar próxima la fiesta de san Juan...
El lugar era un buen muelle para atracar los barcos y años después se construyó allí el Fuerte de San Juan de Ulúa, para la defensa de Nueva España, que también fue cárcel, de no buenos recuerdos y, cosas del destino, fue el último reducto donde se refugiaron los españoles antes de su definitiva expulsión...
En 1519 partió de Cuba otra expedición
con 10 bajeles, 100 marineros y 508 expedicionarios , al mando de Hernando de Cortés (nacido en Medellín en 1485) y el 22 de abril, día de Viernes Santo, desembarcaron en los arenales frente a San Juan de Ulúa... Aquí vinieron los mensajeros de Moctezuma en varias ocasiones para traerle presentes de su parte y convencerle de que se fuera... pero la riqueza de tales regalos incentivó su ambición de conquista e insistió en entrevistarse con el emperador...

También decidió crear en este lugar de la costa una Villa a la que, por lo feraz de su suelo, se la puso el nombre de Villa-Rica y por haber llegado a ella el día de Viernes Santo (de 1519) sería de la Vera-Cruz.

Pero el clima tan extremo y ardiente les decidió a buscar otro sitio cercano de mejor clima para acampar y con una ensenada para fondear los barcos; y así unos fueron por mar y otros por tierra y los primeros encontraron pronto la ensenada de Quiahuiztlan.





situada al pie de una majestuosa mole de piedra de unos 300 metros sobre el nivel del mar (msnm) rodeada de selva, cuyo nombre en lengua náhuatl significa "El lugar de la lluvia" y localmente es conocido como Cerro de los Metates
En la cota de los 130 msnm. se encuentra localizada la ciudad cementerio y fortaleza de Quiahuiztlan. El cementerio central es un grupo de 34 tumbas que imitan pequeños teocallis o templos. Estas tumbas son lo característico de la zona arqueológica, que destacan por su tamaño. La población de esta zona se estima en 15,000 habitantes para tiempos prehispánicos.Aquí parece ser que establecieron el segundo asentamiento de la Villa Rica de la Veracruz, como Villa y como puerto y su instalación comprendió murallas, una fortaleza, el cabildo... pero salvo algunos muros nada ha podido ser identificado

Mientras, los que iban por tierra pararon a orillas del río Huitzilapan, al que ellos llamaron Canoas, en un lugar conocido como La Antigua, que en 1525 fue elegido como nuevo y tercer asentamiento y que llegó a ser un lugar importante y su puerto, junto con el de San Juan de Ulúa (a 25 km.), controlaba todo el tráfico importador y exportador entre España y la Nueva España.

En 1599 se abandonó definitivamente La Antigua y Villa Rica de la Veracruz volvió a su lugar original, frente a San Juan de Ulúa.

En La Antigua se descubrió en los años 60 del pasado siglo
la conocida como Aduana o "Casa de Cortés"...que estaba totalmente sepultada por unos grandes árboles que, afortunadamente no cortaron, pues sus raíces son las que han sostenido los muros ...que hay que verlo para creerlo... Algo se puede apreciar gracias a las fotos que he tomado el pasado mes de agosto


Muy cerca, un guía local, nos mostró una ceiba donde al parecer Cortés amarró sus barcos cuando aquí estaba la orilla del río de los colibríes...


Es comprensible que después de tantos siglos se mezclen historia y leyendas, pero la mayoría de los datos están totalmente avalados por lo que cuentan las crónicas (especialmente la ya mencionada de Bernal Díaz del Castillo, testigo de todos los hechos) y las propias cartas que con mucha frecuencia Cortés enviaba al emperador.

Y están narrados los encuentros que en
Quiahuiztlan tuvieron los españoles con
los totonacas, muy descontentos con el tiránico dominio que sobre ellos ejercían los mexicas, así que la alianza con estos pueblos conseguida por Cortés fue definitiva para emprender, en agosto de ese mismo año 1519, la marcha de conquista hacia el interior del país de los cuatrocientos españoles... y más de 1.500 guerreros indígenas.
... Pero antes de partir... aquí dicen que fue donde Cortés "hundió sus naves" ...
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres grande!!! Un veracruzano adoptivo está deseando leer con calma esta entrada. Yo ya le he hablado de tu capacidad sintética y, a la vez, enorme para acercarnos la historia. Bss

Anónimo dijo...

He estado un tiempo si poder leerte y ahora me encuentro con estos recuerdos de Hernán Cortés que ya te he dicho en el último que me parecen un gran acierto. Donan