miércoles, 21 de abril de 2010

Un Monasterio, un río, una bodega, un pueblo...


El viernes 26 de marzo la lluvia nos dio un respiro para una preciosa escapada por la provincia de Valladolid, tan interesante y llena de contrastes...museos y ruinas romanas, bodegas, castillos, pueblos de leyenda, monasterios, un Canal que quería llegar al mar...



En esta ocasión nos hemos dirigido al Monasterio de Santa María de Valbuena, cisterciense del siglo XII y actualmente sede de la Fundación de las Edades del Hombre...Un gran Monasterio que se inició con toda la austeridad benedictina y enseguida pasó a pertenecer al Cister (1151) con la misma sobriedad para que nada distrajera en la oración.



Los años le fueron también transformando y así han aparecido recientemente pinturas góticas del s. XIII.





Después le alcanzó el Renacimiento en su claustro superior...



pero al que asoma la humilde espadaña de los cistercienses con las tres campanas de distinto tamaño y a distinta altura




y el gran Barroco del XVIII sobre todo en su retablo mayor



Nada más salir y siguiendo su cerca de piedra nos acercamos el Duero y a un encantador camino para recorrer junto a él un reposado senderismo...¡¡todo un lujo!!







Una comida de lo más agradable en un restaurante al que también se puede ir andando desde el Monasterio y que muy oportunamente se llama "La Espadaña"



Y después ¿qué cosa mejor se puede hacer en la Ribera del Duero que ir a ver una bodega y probar el rico vino? La bodega elegida es la de Comenge en Curiel del Duero y es muy interesante la visita...



pero la belleza del paisaje exterior, con el sol saliendo entre las nubes e iluminando las tieras llenas de vides, emociona...



Desde la terraza y los grandes ventanales de la bodega vemos también el cercano castillo de Peñafiel como una aparición



y frente a él el castillo roquero de Curiel que parece inaccesible, pero donde nos dicen han instalado un hotel de lujo...aunque el mayor debe ser la visión que desde él se domina.




Y como gran remate la visita a la iglesia de Santa María



en este pueblo de Curiel que fue de frontera y muy importante, para caer luego en el olvido y la soledad...Pero sus vecinos han sabido reaccionar y han conseguido salvar una de las diez iglesias con las que contaban, precisamente la que tiene un magnífico artesonado




que junto al gran retablo de otra que estaba en ruinas han formado un conjunto verdaderamente digno de visitarse



(Para ampliar las fotos pinchar sobre ellas)

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

sábado, 17 de abril de 2010

Salamanca, deslumbrante (1º)

Salamanca es una ciudad que te deja sin palabras, que te inspira respeto y que cuanto más la ves más te deslumbra.
 

Son muchas las veces que he estado en ella y por muchas y distintas causas así que tengo grandes y emotivos recuerdos de la ciudad, pero, curiosamente, siempre que voy me parece que es la primera vez que veo tanto esplendor.


Estuve el pasado sábado en un viaje guiado y muy bien organizado al románico de la ciudad...aunque el día, como hace tantos, amaneció frío y gris, apenas subimos a la terraza de la Torre Mocha de la Catedral el sol apareció y nos regaló un precioso día que quiero compartir en este blog viajero.

 


La primera visita fue a la Catedral Vieja, a esa joya que afortunadamente ha llegado hasta nosotros y no corrió la triste suerte de otras tantas catedrales románicas que fueron derribadas (o no recuperadas) para construir sobre ellas otra en el nuevo estilo que triunfaba en arquitectura: el gótico.
 

Al parecer el retraso en la nueva edificación hizo que se conservara,
pared con pared, la antigua, de la que únicamente se "rebañó" un trozo de su nave lateral, para poder seguir celebrando el culto...Pasaron los años y finalmente se han conservado las dos unidas, en una espléndida conjunción que es una de las causas de que Salamanca sea única.Seguiré contando....

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

martes, 13 de abril de 2010

Salamanca, deslumbrante (2º)


La Historia y el Arte se entrecruzan...De la mano de los sucesos históricos acaecidos en la península Ibérica en el siglo XI y ante el temor de nuevos ataques de los almorávides, Salamanca, al igual que Segovia y Ávila, fue mandada reconstruir y repoblar, a partir de 1100, por el rey Alfonso VI a su yerno Raimundo de Borgoña...

Habían sido tres ciudades importantes con los romanos y los visigodos pero en aquel momento estaban prácticamente destruidas... Al ser tan grande la zona a reconstruir (entre el Duero y la Sierra Central) sólo se podía hacer en ellas lo más básico y tuvo que pasar tiempo para empezar a  construir monumentos nuevos...Como la grandiosa Catedral de Salamanca iniciada en 1150 y que fue rematada en 1210 con el esplendor de su cimborrio, en un románico aún pleno en España, aunque ya se iniciaba un nuevo estilo llegado de Francia: el gótico, que pronto llegó también hasta aquí y cambió muchas cosas en esta Catedral..entre ellas que ya no se cubrió con bóveda de cañón, sino de crucería...



Pero el cimborrio de la Catedral Vieja, conocida popularmente como "Torre del Gallo" es todo un esplendor del románico... por fuera y por dentro...
 
Por fuera sus lajas de piedra recuerdan el plumón de las alas de un ave o de un ángel que llevan definitivamente al cielo... y por dentro simbolizan el recorrido del que avanza por la nave central hacia su magnífico retablo (de mitad del XV) y ve en lo alto la luz gloriosa de la Jerusalén Celestial que le espera...

 


Después de esta visita admirativa a la Catedral Vieja con todos sus simbolismos y bellezas esculpidas y pintadas





Salimos al exterior junto a la plenamente gótica Catedral Nueva e iniciamos un recorrido por la ciudad siempre animada y llena de vida


 Hasta llegar a nuestro nuevo destino en esta insólita, y muy bien planteada ruta por el románico salmantino

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.