sábado, 20 de agosto de 2011

Las Hurdes, una gratísima sorpresa




Después de recorrer la Sierra de Gata nos nos vamos a Las Hurdes.



Pero volvemos a caer en el mismo error que en la Sierra de Gata...Las Hurdes se merecen una visita más tranquila.
La primera parada es en el ayuntamiento del pueblo de Pinofranqueado donde está anunciado un centro muy completo de interpretación de Las Hurdes, con película de Buñuel incluida… y claro allí nos dirigimos... pero está cerrado porque los sábados no lo abren...¿Será posible?… menos mal que un paisano muy colaborador nos da todo tipo de explicaciones y nos indica los pueblos de las Hurdes Altas que no debemos dejar de visitar como por ejemplo Caminomorisco, Riomalo
Así que nos vamos a Caminomorisco y desde luego aquí el Centro de Interpretación está muy preparado y una eficiente señorita nos proporciona toda la información, mapas, lugares a visitar, rutas de senderismo etc.
Salimos raudos, pues entre unas cosas y otras se ha hecho un poco tarde, para El Gasco por Vega de Coria y Nuño Moral, pero al poco tiempo de salir de Caminomorisco el paisaje idílico y suave con mucha vegetación muestra la huella inequívoca de un incendio que no hace mucho ha arrasado la tierra…¡es un dolor ver estos destrozos tantas veces provocados!
Así llegamos al Gasco (donde ya termina la carretera) alquería situada a los pies de la sierra de la Corredera en plena comarca de las Hurdes, donde nace el rio Malvellido que se une al arroyo de la Miacera formando una cascada o chorro muy espectacular de unos 150 m. que nosotros pensamos, como personas optimistas que somos, que vamos a ir a ver… ,
Muy interesante la arquitectura rural. En el Gasco hay un Centro de Interpretación de la Casa Hurdana, con rutas recomendadas
Y emprendemos un bonito y fácil camino junto al río, rodeados de verdor y llenos de confianza en nosotros mismos…
Además en una guía que nos dieron en Caminomorisco dice muy clarito: dificultad “Baja”… ¿Baja?...Bajas son las que se van dando conforme avanzamos y la cosa se va poniendo dificililla…hasta que llegamos al punto en que hay que empezar a cruzar el río por piedras y subir una pina escalera ¡Cielos!... En definitiva, la prudencia ( así llamamos "los afectados" a los años, los kilos y también al calzado inadecuado...) nos hace deshacer lo saltado y nos volvemos tranquilamente y aquí no ha pasado nada…

A parte del "chorro" El Gasco tiene un cráter de volcán provocado por el choque de un meteorito hace entre uno y dos millones de años y que ha sido declarado Lugar de Interés Científico en el 2003… Pero aquí el folleto turístico pone: dificultad “media-alta” … así que ni nombrarlo…
Desde Gasco hasta Riomalo de Abajo pasando por el de Arriba hacemos un sorprendente recorrido por las Hurdes Altas por un risueño paisaje, con curvas tipo "las siete revueltas" de La Granja, pero con una buena carretera que en nada nos hace conectar con la ancestral idea que casi todos tenemos de las Hurdes, como tampoco corresponden ya, afortunadamente, ninguno de los pueblos ni alquerías que hemos recorrido.
Eso mismo nos sucede con Riomalo de Abajo donde llegamos al filo de las 3 de la tarde para comer al aire libre en un buen lugar, el restaurante del mismo nombre y que fue una gozada de comida…Y ¿qué hacer después de comer? Pues hacer otra ruta muy recomendada que conduce al Meandro del Melero, cuya pista forestal parte precisamente junto al restaurante… ¿Qué dicen de esta ruta las guías? Pues que hay 2,5 km. de ida y otros tantos de vuelta, que la duración aproximada es de 40 minutos…y que no hay “ninguna dificultad”... ¿Entonces…?

Lo que no contempla la guía es la pereza que da emprender una marcha nada más comer y bien comidos y a pleno sol… pero tras una buena tertulia y pian-pianito en los 40 minutos marcados llegamos a un lugar verdaderamente bello de contemplar,
con el campo tan florido, la naturaleza en su esplendor, el rio Alagón, muy azul y muy abajo, dibujando un perfecto meandro en torno a una casi perfecta isla...
y allá arriba, y lejos, las omnipresentes cumbres nevadas de Gredos ¡¡perfecto!!


Restaurante Riomalo, telef. 927 434 020

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Una gratísima sorpresa tu post, María Rosa. He disfrutado leyéndolo.
¡Caramba con la dificultad baja! jajaja muy bueno lo de la prudencia.
me encantan algunos nombres, Caminomorisco, Ríomalo...
Cuántos lugares insospechados que conocemos gracias a tí.

Anónimo dijo...

Una ves más se me ha adelantado Mercedes. He disfrutgado con la descripción del viaje. Y, como en otras ocasiones, uno siente el impulso de salir corriendo para repetir la excursión o, cuando te pilla recién comido, como es el caso, disfruar del paisaje cómodamente apoltronado en la butaca.

Gracias, un lugar para recordar.

Avellaneda