martes, 22 de noviembre de 2011

Segovia siempre emociona (2º)



Lo que mejor define cuanto te gusta un lugar es que, cuando aún no te has alejado de él ya estás deseando volver...Y eso me sucede en Segovia siempre que voy...

Salí de la Judería y estuve un rato admirando la Catedral a la que sin duda por su elegancia llaman "La Dama de las Catedrales"


y luego continué por la calle Marqués del Arco con sus tiendas de artesanías donde perderte un rato y encontrar el detalle preciso para un amigo o ese recuerdo que en casa te hará recordar siempre lo bien que lo pasaste aquel dia en Segovia...



Eseguida llegué a la calle de los Desamparados donde se encuentra la modesta e íntima pensión donde se alojó Antonio Machado...Un emotivo lugar que Segovia ha sabido salvar y que es un verdadero encanto visitar...Pero a este lugar le voy a dedicar un espacio propio entre las "Casas Mágicas" porque se lo merece.



Así que regreso a la calle Velarde y me asomo un poco a la de la Judería Nueva


por donde llegaría a la Puerta de San Andres y a la Casa del Sol que es el Museo de Segovia y a la muralla, pero esto lo reservo para otro viaje y sigo buscando la casa donde vivió el pintor Mauricio Fromkes (1872-1931) nacido en Polonia pero residente desde niño en EEUU donde se formó como pintor. En uno de sus viajes por Europa conoció Segovia y se prendó de esta ciudad hasta el punto de adquirir una casa en ella.




La casa no podía tener mejor situación... Está a la salida de la calle Daoiz, en la plazuela de Juan Guas, en el ángulo que forma la de Velarde con la Bajada del Pozo de la Nieve... Desde sus ventanas del piso superior la vista del Valle del Eresma y del Alcazár, que tiene enfrente, deben ser magníficas...





Pero ahora es una abandonada y nostálgica casa, eso sí con una cerámica en uno de sus muros que recuerda a su dueño del que, desgraciadamente, me da la sensación que no ha quedado mucho eco de su historia ni de sus cuadros...AL menos en las librerías donde he preguntado no me han sabido dar razón de ningún libro sobre él... En la red aparecen escasos datos y muy pocos cuadros...Así que habrá que seguir investigando y preguntando



Afortunadamente en lugar de regresar por la misma calle Daoiz, decido tomar la de Velarde…¡¡vaya calle!!...


y es que sin darme cuenta resulta que estoy en pleno Barrio de las Canonjías, que dicen que es el mejor barrio medieval de Europa…


un encanto inesperado el pasearlo…

y cuando atravieso el arco y me encuentro al otro lado con la Puerta de la Claustral mi emoción se dispara


Se puede llegar desde la calle Daoiz, por la Travesía de las Canonjías, que ahora está en obras.

Esta Puerta es la única que subsiste de las tres que daban acceso al barrio de los Canónigos de la Catedral…

Aquí dice tuvieron su estudio Zuloaga y Fromkes…y enseguida me encuentro con la deliciosa plaza-jardincito dedicada a este último, con su fuentecita central y su mirador y la visión de la airosa torre de San Esteban…



Una nueva y poética cerámica me crea otra curiosidad ¿de quién será la frase?...


...Y sigo caminando por Segovia, una Segovia que no enseñan a los "turistas" y que está llena de belleza.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

1 comentario:

Mercedes dijo...

Qué bonito, María Rosa,
yo también quiero ir a Segovia y que seas tú la guía, ¡me apunto!