jueves, 25 de agosto de 2011

Sierra de Gata... paisaje y arquitectura rural



En el norte de la provincia de Cáceres, separando Salamanca y Cáceres y llegando hasta la frontera con Portugal, la Sierra de Gata encierra uno de los mejores y más ignorados lugares de naturaleza en todo su esplendor y con pueblos que parecen de cuento porque han conservado su preciosa arquitectura rural...en otoño su belleza se multiplica porque sus laderas cubiertas de bosques de castaños y robles se encienden con un colorido sinigual. A todo ello se une el agrado de sus habitantes y su buena gastronomía.

Por todo ello es casi imperdonable que sólo le dedicaramos un día...con lo cual es firme la promesa de volver para estar más tiempo y disfrutar de sus muchas maravillas



Lo primero que hacemos en la Sierra de Gata es subir a contemplar las ruinas de Trevejo tan atractivas en la distancia como en su cercanía...Y su iglesia





pinchar para ampliar

Con sus tumbas excavadas en la roca

Tras recorerlo todo con calma bajamos al pueblo de San Martín de Trevejo
y vamos al restaurante “Los cazadores” lugar muy recomendable, donde comemos estupendamente...y cómo suele decirse, bueno, bonito y barato

Luego mientras tomamos el café el dueño nos da una amplia y amena explicación de la utilización del dialecto que se habla aquí, el mañegu (manhegu) de lo que ya nos habíamos percatado al fijarnos que los rótulos de las calles y los indicadores de direcciones están en castellano y en mañegu.




Paseamos pausadamente el pueblo, su gran plaza con soportales

Con su original torre campanario






y la redonda fuente de la que surgen canalillos que recorren las largas calles con su rumoroso surco de agua por el centro





y llegamos hasta la calzada romana. Es un pueblo de los que te dejan huella.


Otra vez en los coches vamos a Torre de Don Miguel, otra de las joyas de la Sierra, que tiene unos callejones con cobertizos de lo más curioso.

Y una sólida y bien situada iglesia




Y desde aquí vamos a Robledillo de Gata, otro de los pueblos más típicos de la zona y subimos hasta lo alto, donde está el ayuntamiento con nsu reloj


y nos asomamos, desde la iglesia, a un mirador abierto al paisaje de lo más bonito.

Ya la tarde va cayendo así que regresamos a Coria a cenar y descansar porque al dia siguiente era el elegido para visitar Las Hurdes .
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

sábado, 20 de agosto de 2011

Las Hurdes, una gratísima sorpresa




Después de recorrer la Sierra de Gata nos nos vamos a Las Hurdes.



Pero volvemos a caer en el mismo error que en la Sierra de Gata...Las Hurdes se merecen una visita más tranquila.
La primera parada es en el ayuntamiento del pueblo de Pinofranqueado donde está anunciado un centro muy completo de interpretación de Las Hurdes, con película de Buñuel incluida… y claro allí nos dirigimos... pero está cerrado porque los sábados no lo abren...¿Será posible?… menos mal que un paisano muy colaborador nos da todo tipo de explicaciones y nos indica los pueblos de las Hurdes Altas que no debemos dejar de visitar como por ejemplo Caminomorisco, Riomalo
Así que nos vamos a Caminomorisco y desde luego aquí el Centro de Interpretación está muy preparado y una eficiente señorita nos proporciona toda la información, mapas, lugares a visitar, rutas de senderismo etc.
Salimos raudos, pues entre unas cosas y otras se ha hecho un poco tarde, para El Gasco por Vega de Coria y Nuño Moral, pero al poco tiempo de salir de Caminomorisco el paisaje idílico y suave con mucha vegetación muestra la huella inequívoca de un incendio que no hace mucho ha arrasado la tierra…¡es un dolor ver estos destrozos tantas veces provocados!
Así llegamos al Gasco (donde ya termina la carretera) alquería situada a los pies de la sierra de la Corredera en plena comarca de las Hurdes, donde nace el rio Malvellido que se une al arroyo de la Miacera formando una cascada o chorro muy espectacular de unos 150 m. que nosotros pensamos, como personas optimistas que somos, que vamos a ir a ver… ,
Muy interesante la arquitectura rural. En el Gasco hay un Centro de Interpretación de la Casa Hurdana, con rutas recomendadas
Y emprendemos un bonito y fácil camino junto al río, rodeados de verdor y llenos de confianza en nosotros mismos…
Además en una guía que nos dieron en Caminomorisco dice muy clarito: dificultad “Baja”… ¿Baja?...Bajas son las que se van dando conforme avanzamos y la cosa se va poniendo dificililla…hasta que llegamos al punto en que hay que empezar a cruzar el río por piedras y subir una pina escalera ¡Cielos!... En definitiva, la prudencia ( así llamamos "los afectados" a los años, los kilos y también al calzado inadecuado...) nos hace deshacer lo saltado y nos volvemos tranquilamente y aquí no ha pasado nada…

A parte del "chorro" El Gasco tiene un cráter de volcán provocado por el choque de un meteorito hace entre uno y dos millones de años y que ha sido declarado Lugar de Interés Científico en el 2003… Pero aquí el folleto turístico pone: dificultad “media-alta” … así que ni nombrarlo…
Desde Gasco hasta Riomalo de Abajo pasando por el de Arriba hacemos un sorprendente recorrido por las Hurdes Altas por un risueño paisaje, con curvas tipo "las siete revueltas" de La Granja, pero con una buena carretera que en nada nos hace conectar con la ancestral idea que casi todos tenemos de las Hurdes, como tampoco corresponden ya, afortunadamente, ninguno de los pueblos ni alquerías que hemos recorrido.
Eso mismo nos sucede con Riomalo de Abajo donde llegamos al filo de las 3 de la tarde para comer al aire libre en un buen lugar, el restaurante del mismo nombre y que fue una gozada de comida…Y ¿qué hacer después de comer? Pues hacer otra ruta muy recomendada que conduce al Meandro del Melero, cuya pista forestal parte precisamente junto al restaurante… ¿Qué dicen de esta ruta las guías? Pues que hay 2,5 km. de ida y otros tantos de vuelta, que la duración aproximada es de 40 minutos…y que no hay “ninguna dificultad”... ¿Entonces…?

Lo que no contempla la guía es la pereza que da emprender una marcha nada más comer y bien comidos y a pleno sol… pero tras una buena tertulia y pian-pianito en los 40 minutos marcados llegamos a un lugar verdaderamente bello de contemplar,
con el campo tan florido, la naturaleza en su esplendor, el rio Alagón, muy azul y muy abajo, dibujando un perfecto meandro en torno a una casi perfecta isla...
y allá arriba, y lejos, las omnipresentes cumbres nevadas de Gredos ¡¡perfecto!!


Restaurante Riomalo, telef. 927 434 020

miércoles, 10 de agosto de 2011

La Peña de Francia, la serenidad




A 1.783 metros de altitud, al sur de la provincia de Salamanca y en el límite con la de Cáceres, se eleva la Montaña desde cuya cumbre se contempla un inmenso y bellísimo horizonte ...




La mañana que fuimos al Santuario de la Virgen de la Peña de Francia desde Ciudad Rodrigo se presentó con grandes nubes



Según ascendíamos la niebla se iba apoderando de todo



La misteriosa, temerosa y a la vez hermosa niebla, que oculta o semioculta todo el paisaje y lo trasfigura, lo llenaba todo



Y así llegamos arriba...Sólo la P de parking veíamos cuando paramos el coche



Luego empezamos a percibir siluetas

Repetidor de telecomunicaciones en la cumbre de la Peña de Francia

Y después, poco a poco, fuimos viendo mas cosas


Hasta un fotógrafo, entusiasta de la niebla sin duda, estaba por allí captando la enorme belleza del momento...


Toda la historia del Santuario está muy bien explicada en los paneles de sus muros, así que leyéndoles con atención te enteras muy bien de todo...y no se rompe el venerable silencio que tanto entusiasmó, por ejemplo, a Unamuno...

Pinchar para ampliar


En el centro de la plaza de la Peña de Francia se encuentra El Rollo, símbolo de la exención de jurisdicción de que gozó el santuario a partir del 13 de enero de 1445. En esa fecha el rey Juan II (padre de Isabel La Católica) concedió dicho privilegio al santuario.


A ambos lados de la base del rollo se encuentran los escudos de Juan II y de la Orden de Sto, Domingo que siempre ha estado, y está, a su cuidado.


Pinchar para ampliar





El Pozo Verde

Balcón de Santiago

Después de recorrer todo el exterior entramos en el Santuario de la Virgen de la Peña de Francia, una de las llamadas "vírgenes negras" sobre las que tanto se ha escrito, buscando su origen y simbolismo en numerosas fuentes: unas lo justifican por los primeros versículos de “El Cantar de los Cantares”: “Soy Negra pero hermosa, hijas de Jerusalén”... otras hablan de los cirios cuyo humo las ennegreció, otras del recubrimiento de plata que tuvieron en tiempos...y otras señalan su coincidencia con los monasterios del Cister y las encomiendas Templarias...

En Europa hay más de 500 y en España existen vírgenes negras prácticamente por toda la geografía nacional (Montserrat, Guadalupe, Almudena, Atocha, de la Encina, de la Cabeza, del Lluch...) pero sólo pueden ser consideradas como auténticas las que aparecen entre el siglo XI y principios del XIV, pues con posterioridad a esta fecha ya se realizaron como copias de los modelos originales.


La historia completa del descubrimiento de la imagen podemos conocerla entrando aquí pero como resumen tenemos que la imagen fue descubierta el 19 de mayo de 1434 por un francés, llamado Simón Vela y hay una tradición que dice que unos diez años antes había anunciado este descubrimiento una doncella santa del pueblo de Sequeros.

Con la invasión francesa y luego con la expulsión de las órdenes religiosas, el santuario quedó algún tiempo abandonado y sufrió un expolio completo. Más tarde, el 17 de agosto de 1872 fue robada la imagen, y devuelta -bajo secreto de confesión- el 18 de diciembre de 1889. La imagen se encontraba sumamente deteriorada y por eso en 1890 se hizo una nueva, que es la que actualmente se venera y que guarda en su interior los restos de la primitiva.


En la pequeña Capilla de La Blanca, construida en el XVI sobre la cueva donde se encontró la imagen, puede verse en su cripta la gruta donde fue encontrada




En recuerdo del robo de la Imagen y su devolución bajo secreto de confesión...




Tras comer en el restaurante de la Hospedería, que invita a quedarse mucho más tiempo y leer cuantos senderos parten desde aquí




recorremos el amplio mirador donde están marcados los lugares que podríamos ver si la niebla hoy no nos lo impidiera...





Y ya emprendemos el regreso...Según bajamos la niebla desaparece, y el sol brilla ...




todo tiene su propia belleza, diferente ... cómo la de la Plaza Mayor de La Alberca donde terminamos el recorrido antes de regresar a Ciudad Rodrigo


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.