lunes, 3 de agosto de 2015

SIGÜENZA INOLVIDABLE



SIGÜENZA



En un viaje lo más importante parece siempre el lugar elegido…pero casi a la par está la compañía buscada. Una buena compañía puede iluminar un lugar poco acertado y al contrario, una no grata amargarte el sitio más hermoso. 



 En esta ocasión todo ha coincidido. El lugar, los amigos tan vinculados a Sigüenza... y el tiempo que ha sido un oasis maravilloso comparado con el bochorno de Madrid.




 Más veces he visitado Sigüenza, pero nunca la había visto tan bella y tan animada. Llena de arte, y de rincones preciosos, de historia y de buena gastronomía…¡¡vamos que no se puede pedir más!!

 


 A 130 Km. de Madrid, perteneciente a la provincia más extensa de España, Guadalajara, (que tiene una variedad y belleza artística y paisajística impresionante), Sigüenza deslumbra a su llegada con su gran monumentalidad. Su situación en el alto valle del Río Henares la convirtió en un lugar estratégico durante la Edad Media, lo que propició su conversión en señorío episcopal desde el s. XII al XVIII



 Pese a los muchos expolios y ataques sufridos hasta el pasado siglo, ha conservado su empaque y su orgullo y por donde pases siempre hay un vestigio de pasadas grandezas que el tiempo no ha logrado marchitar. Así que uno de los placeres de Sigüenza es pasearla tranquilamente, con calma, recreándose…Pero sin olvidar que  también hay que conocer todo su término municipal que es, a su vez, uno de los más extensos de España, con 395 Km2 en los cuales se ubican 28 “pedanías”  y es atravesada por tres ríos, el Henares que nace precisamente en Horna (a unos 12 km. de Sigüenza), y por dos de sus afluentes, los ríos Dulce y Salado; el primero de los cuales pasa por la pedanía de La Cabrera dentro del Parque Natural del Río Dulce. donde se rodaron numerosos episodios de “El Hombre y la Tierra” del inolvidable Félix Rodríguez de la Fuente.



  Muchas son los paseos de historia y arte que pueden hacerse por Sigüenza, pues cuenta con los legados de sus antiguos habitantes:  celtíberos,  romanos, visigodos,  y árabes. Todos ellos habían dejado su fuerte impronta cuando en 1124 fue reconquistada por Bernardo de Agen,  fraile de la poderosa Orden de Cluny, llegado de Francia, igual que el arzobispo de Toledo Bernardo de Sedirac, el cual le nombró  primer obispo de la diócesis (antigua sede episcopal visigótica que estuvo representada en el tercer Concilio de Toledo del año 589) iniciándose así una nueva e importante etapa en la vida de Sigüenza… Por cierto, este nombre se deriva de Segontia, que es de origen céltico y que los romanos mantuvieron. El gentilicio de sus habitantes es seguntinos.





Así que parte de su  trazado siguió  siendo el de las estrechas calles árabes, y tendrá un barrio de la judería y las obras de la gran catedral atraerán a todos los gremios implicados en una obra de tan gran envergadura…


 

 Por ejemplo, la calle de los Herreros, "se configuró a lo largo del XIII, iniciándose extramuros de la Puerta del Arquillo y corriendo paralela al lienzo occidental de la muralla románica. Un siglo más tarde era al corazón de la moreria y en ella trabajaban los herreros musulmanes que le dieron su nombre".




Y en el lugar más alto, allí donde habían asentado su poder romanos, visigodos y árabes, los poderosos obispos toledanos establecieron su fortaleza-palacio. Desde 1976 es uno de los Paradores más bellos de España. 




Y sí totalmente defensiva era la fortaleza heredada, no menos defensiva fue la catedral proyectada como una auténtica catedral-fortaleza que,  como aún correspondía al siglo XII en España,  fue iniciada en estilo románico pero que, a lo largo de los siglos,  fue incorporando el nuevo estilo gótico y numerosos elementos renacentistas en su interior…Una lección completa de cada uno de estos estilos puede hacerse en su recorrido de la mano de uno de sus  expertos guías. 




 Entre sus muchas joyas destaca la capilla de Santa Catalina donde duerme sueño eterno un joven seguntino,  llamado Martín Vázquez de Arce, muerto en una lejana batalla en el reino de Granada y representado en una blanca estatua de alabastro de autor anónimo que, sorpresivamente, no le representó muerto sino vivo y leyendo atentamente un libro, recostado en relajada postura. 



Y así con su "Doncel" Sigüenza se situó en la Historia Universal del Arte
 






"Esta casa palaciega de la Plaza Vieja está documentada históricamente desde 1477  como perteneciente a la familia de los Arce. En ella nació y pasó su infancia el Comendador de la Orden de Santiago D. Martín Vázquez de Arce, nuestro Doncel, hasta marchar a educarse en la artes marciales en el palacio de los Mendoza en Guadalajara. Falleció a la edad de 25 años en la Vega de Granada el verano de 1486 auxiliando a ciertas gentes de Jaén. Sus restos reposan en la Catedral seguntina bajo su bela efigie, primor del gótico funerario tallada en alabastro y de autor desconocido , considerada universalmente como una de las mas bellas del mundo"






Otra de las joyas de la Catedral es la Sacristia, con toda razón llamada "de las cabezas" por las 304 que la cubren. Es una gran nave de 22,65 m. de largo por 7,5 de ancho, con una bóveda perfecta de medio cañón, desde la que esos rostros, unos perfectamente identificables y otros anónimos, nos contemplan. 

Alonso de Covarrubias (Torrijos,Toledo 1488 - Toledo 1570) prestigioso arquitecto y escultor, fue llamado en 1532 por el Cabildo de la Catedral de Sigüenza para la construcción de una nueva Sacristía; durante dos años estuvo al frente de la obra, una vez que fue aprobado su diseño tanto estructural como decorativo el cual fue respetado fielmente por sus continuadores, ya que la obra duró 43 años.





Fotografía de Antonio Herrera Casado
También intervino en el retablo de Santa Librada,  donde se guardan en urna de plata sus restos martirizados, según piadosa tradición en el s. IV, y traídos desde Francia por el Obispo Bernardo de Agén. Durante varios siglos fue patrona de la ciudad. 



El amplio claustro gótico nos muestra sorpresas inesperadas, 





 Como esta Anunciación de El Greco, que no se sabe muy bien como llegó hasta aquí, pero que aquí está desde principios del s, XX , primero ubicada en la Sacristía Mayor y actualmente en una preciosa capilla del claustro.



También en otra espaciosa y restaurada sala del citado claustro, hemos podido admirar la perfección de sus famosos tapices que, desde 1664, enriquecen el contenido artístico de la Catedral y que fueron un regalo de su obispo Andrés Bravo de Salamanca



 
Realizados en los prestigiosos talleres de Bruselas, ocho de ellos narran la historia de Rómulo y Remo y los otros ocho  son Alegorías de Palas Atenea. Estos últimos, tras una cuidada restauración en la Real Fábrica de Tapices de Madrid (actualmente cerrada y sin que sepamos cual va a ser la solución a sus graves problemas económicos) se muestran en la citada sala, y es una visita totalmente recomendable...Un canto a la Paz, que nos explicó muy bien Gloria, una entusiasta guía-voluntaria, que nos hizo apreciar toda la belleza y los mensajes que encierran esos impresionantes tapices.


 Tantas y tantas cosas interesantes tiene Sigüenza, que se hace obligada otra visita.


Pues no ha dado tiempo a visitar el Museo Diocesano de Arte Antiguo, situado en este bello palacete neoclásico (s.XVI) que tanto promete, ni a conocer más detenidamente todas las novedades renacentistas que introdujo el poderoso Cardenal Mendoza nombrado Obispo de Sigüenza en 1467, que concluyó la Catedral y puso ante ella esta espaciosa y elegante Plaza Mayor. 

 


 También bajo su patrocinio, y el del por entonces vicario general del obispado y más tarde Cardenal Francisco Jimenez de Cisneros, se consigue en 1476 que el Colegio de San Antonio de Porta Coeli se convirtiera en monasterio y casa de estudios donde se impartiría teología, cánones y artes. El Papa Sixto IV aprobó las Constituciones primitivas en 1483 y a partir de 1489 es elevado a la categoría de Universidad,  que permitirá conceder grados de bachiller, licenciado, maestro y doctor de las materias impartidas. Fue el primer Colegio-Universidad fundado en España. Se suprimió en 1814 y se incorporó a la Universidad de Alcalá en 1824.

En esta Universidad estudió el famoso Padre Sigüenza
(nacido en Sigüenza en 1544 y fallecido en El Escorial en 1606) monje de la Orden de San Jerónimo, historiador, poeta y teólogo español, tan vinculado a Felipe II y al Monasterio de El Escorial,



Me despido, de momento, de Sigüenza, pues tengo la  esperanza y casi la seguridad de que los amigos, que tanto la aman, nos volverán a convocar para seguir conociéndola y disfrutándola, con ellos...naturalmente.