sábado, 5 de mayo de 2018

Guadalajara, un descubrimiento (9º)



. Guadalajara. Palacio del Infantado. Patio de Los Leones

 Desde hace años Guadalajara capital y su extensa y preciosa provincia: el Alto Tajo, Sigüenza, Brihuega, Atienza, Trillo, Cifuentes, Pioz, los pueblos Negros etc.,  han ocupado un importante espacio en mi blog viajero.

Sigüenza. Sacristia de las cabezas, de Covarrubias


Respecto a su capital fue en el 2012 cuando realmente "la descubrí" y desde entonces la he visitado con mucha frecuencia. En aquel primer "encuentro" decía así:

Tan cercana a Madrid y tan desconocida… Muy valorada en tiempos romanos y árabes, con una importante población judía, habitada y ennoblecida largos años por la poderosa familia de los Mendoza,  Duques del Infantado, se puede contemplar en ella las distintas tendencias del arte: desde la elegante belleza del gótico flamígero,  al imaginativo y singular mudéjar  y a  la majestuosidad de los primeros edificios del renacimiento español… Arquitectos como Alonso de Covarrubias, pintores como el florentino Rómulo de Cincinato, mecenas como el Cardenal Pedro González de Mendoza, o el médico y humanista Luis de Lucena y, en épocas más actuales, el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, han dejado en ella recuerdos imprescindibles.

Los romanos la llamaron Arriaca, que significa “camino de piedras”   quizá en atención a que estaba en la ruta de la gran calzada romana que unía Mérida y Zaragoza.

Los árabes la nombraron Wad-al-Hayara, de donde procede el actual, y que probablemente quería decir “valle de los castillos” pues la jerarquía árabe toledana, siendo consciente de la importancia estratégica de la zona del valle del rio Henares, construyó en ella las fortalezas de Guadalajara, Hita, Jadraque, y Sigüenza, para impedir el paso de  los cristianos del norte.



He llegado muchas vececes desde Madrid en tren, y he atravesado su antiguo y venerable puente sobre el Henares


 y recorrido el barrio de "las cacharrerías", donde se asentaban los artesanos,




y contemplado las ruinas de lo que fue un gran alcázar, muy utilizado como residencia de miembros de las familias reales, como las infantas doña Isabel y doña Beatriz, hijas del rey Sancho IV y doña María de Molina, a las que se concedió el Señorío de Guadalajara. En él se celebraron Cortes con asistencia de los reyes de la dinastía de Trastamara Juan I y Juan II. Y también lo ocuparon un tiempo las princesas doña María  y doña Juana  hijas de Carlos V… 



Y así he llegado ante la antigua iglesia de los Remedios... y siempre me he quedado admirada ante la gran fachada del Palacio del Infantado con toda su riqueza interior conservada pese a tantas agresiones como ha sufrido. 


Dentro se encuentra el interesante Museo Provincial de Guadalajara desde 1973, pero que fue fundado en 1838, por lo cual es el Museo Provincial mas antiguo de España. Y nos deslumbrarán sus salones pintados por Rómulo Cincinnato

 He pasado horas de lectura en su maravillosa  Biblioteca pública en el Palacio de Dávalos  y conozco la gran programación cultural que desarrollan.




He visitado el Panteón de María Diega de Desmaissières y Sevillano, duquesa de Sevillano y Condesa de la Vega del Pozo (1852-1916)  y he leído, en la Biblioteca que acabo de mencionar, toda la vida y la gran obra social, muy poco conocida, que desarrolló esta mujer, dando trabajo a cientos de trabajadores en épocas muy duras.


El bello rincón de la Torre y el Puente del Alamín, del s. XIII,  que fueron edificados por la Infanta Isabel, señora de Guadalajara y su hermana Beatriz, como ya hemos visto, con el fin de faciliar el acceso a un convento ya desparecido. En su interior se muestra una exposición sobre la ciudad medieval y la historia de las murallas.
Y me he dolido ante esta venerable Puerta de Bejanque que es uno de los pocos restos que quedan de la muralla que rodeaba la ciudad.



 San Miguel de Guadalajara. Por  Genaro Pérez Villaamil, 1842. Litrografia de J.Jacottet. Estamapa 302 x 390 mm. Papel, 385 x 550 mm. "España artística y monumental: Vistas y descripciones de los sitios y monumentos mas notables de España" París 1842

 Viendo en el Ayuntamiento esta preciosa litografía de 1842, nos damos cuenta de que la joya de la Capilla de Luis de Lucena estuvo adosada a la parroquia de San Miguel.
 
Y así, poco a poco, he ido descubriendo toda la Historia y el Arte de esta ciudad, pues he tenido además la suerte de asistir y participar varios años en los Encuentros de Historiadores del Valle del Henares, (el rio Henares nace en Horna en la provincia de Guadalajara) el último de los cuales se celebró en Guadalajara en el 2016 (y este año se hará en Alcalá de Henares).

Y también mis visitas me han permitido, en el pasado año, presentar una comunicación sobre la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz en Guadalajara,  en el Instituto de Estudios Escurialenses de Investigaciones Históricas y Artísticas, que en su XXV simposium eligieron como tema "Religiosidad popular: Cofradías de Penitencia".
 
 y que yo centré en la iglesia de San Ginés, antes llamada de Santo Domingo, en la concurrida Plaza de ese mismo nombre
 donde un dia había descubierto este impresionante Cristo con una preciosa advocación: Santísimo Cristo del Amor y de la Paz, obra de 1962 del muy buen escultor, José Capuz.


 Que sale en concurrida procesión, y a hombros de costaleros, en la mañana del Jueves Santo y cuya completa historia podemos leer aquí

En su largo recorrido la procesión llega hasta la iglesia de San Nicolás el Real, en la calle Mayor, de suntuoso y barroco interior



 Y en Guadalajara, además,  se puede seguir la trayectoria de un linaje  tan extenso como el de los Mendoza, desde su llegada a la ciudad hasta el Panteón que recogió sus restos,

y que se encuentra  en el conocido como "Fuerte de San Francisco", también con una curiosa y positiva historia.


 

... Y seguiré visitando Guadalajara y toda su provincia que nunca defrauda

 Bibliografía


 En el libro de Victor Bonilla Almendros titulado: "El Monasterio de San Francisco en Guadalajara" (editado en 1999 por el Ayuntamiento de Guadalajara)  se explica, en su presentación, la razón de este nombre: ""El 31 de diciembre de 1999, el TYCE, Taller Electrónico de Ingenieros, abandonó la ciudad, después de más de 150 años de permanencia en ese lugar, denominado por las últimas generaciones Fuerte de San Francisco, por haber estado durante esos años al uso militar (...)"

 En otro lugar del libro se dice que Layna Serrano, cronista de Guadalajara, al hablar de la Iglesia y convento de San Francisco decía que "el Ejército se hizo cargo de ellos en el año 1841, gracias a lo cual se conserva"



 El libro "Guadalajara ciudad abierta" del equipo Paraninfo, que puede adquirirse en la oficina de Turismo, es un buen compañero para estas rutas por la ciudad.
Y por supuesto  todos los libros de Antonio Herrera Casado, sobre Guadalajara y su provincia, son una imprescindible y gran fuente de información histórica y artística.

 








No hay comentarios: