lunes, 12 de noviembre de 2007

Madrid Jardín Botánico (1)



OTOÑO EN MADRID PASEO DEL PRADO Y JARDIN BOTÁNICO





El otoño pinta de colores, en una gama llena de matices del dorado al rojizo, todos los bosques y los caminos bordeados de árboles...
pero también luce en los parques, los paseos y los jardines de las ciudades...y, si el sol acompaña y el cielo es azul, el espectáculo, es de una gran belleza...
Ya hemos visto como luce Aranjuez ...pero también Madrid se ha vestido de gala...No hay que hacer más que repetir el paseo que dimos hace poco de Atocha a Neptuno, pero por la acera donde se encuentran el Jardín Botánico y el Museo del Prado...

Aunque nada más iniciarlo. debemos mirar a lo alto, en el esquinazo del Retiro y la calle Alfonso XII, y así veremos la cúpula del Observatorio Astronómico, uno de los mas bellos y escondidos edificios de Madrid, debido al gran arquitecto Villanueva

Situado en lo alto del Cerrillo de San Blas. montículo cuaternario que estuvo bordeado por el arroyo que bañaba el Prado y ha conservado su fisonomía tan especial.

Este Paseo del Prado, emblemático de Madrid, forma parte del larguísimo eje que, desde la Plaza de Castilla llega hasta Atocha en 8 kilómetros de recorrido. En su día y durante siglos fue el cauce o vaguada de un arroyo llamado de La Castellana (de ahí el popular nombre de uno de sus sectores más conocido) rodeado de frondosos árboles y amenas huertas

Fue en el siglo XVIII que Carlos III mandó enterrar el arroyo a su paso por la zona del Prado y de Recoletos (hasta comienzos del XIX no se cubrió la parte de la Castellana), para convertirlo en espléndido Paseo... y tan espléndido resultó que se le conoció como "Salón del Prado"...pero también, en honor al Monasterio e Iglesia de San Jerónimo, que lo corona, Prado de San Jerónimo
Por cierto, que el Museo del Prado muestra ya su nuevo aspecto, y si por dentro reinan deslumbrantes obras de arte que teníamos injustamente olvidadas, por fuera luce un precioso entorno rodeado de verdor que no hace más que recordar el Prado que fue en realidadHasta las grandes puertas, que dan acceso al restaurado y protegido claustro, semejan añosos árboles centenarios
Y para reforzar más el esplendor del Paseo del Prado, ahí está el Jardín Botánico un auténtico oasis en el corazón de Madrid...según lo soñó Carlos III
Su entrada habitual (la principal da al Paseo del Prado) está enfrente de la fachada sur del Museo del Prado...el cual en realidad se construyó para ser Gabinete de Ciencias Naturales...por lo que era lógico estar junto al Jardín Botánico... y cerca del Observatorio Astronómico... completando así esta cuidada y bella zona de Madrid dedicada a las Ciencias
Ya sólo queda entrar y dejarse llenar los ojos de tanta belleza

.

1 comentario:

OLGA T. dijo...

Buscando fotos del otoño te encontré. !qué magnífica ciudad tengo/nemos!.
Espectacular, un gusto haberte hallado