jueves, 17 de julio de 2008

Zaragoza: el agua protagonista


Casi nada más inaugurar la Expo, el pasado mes de junio, viajamos a Zaragoza y una vez más la ciudad nos recibió esplendorosa.


Fueron tres días intensos, intentando asimilar todo lo que allí se nos mostraba sobre el agua y los problemas que están planteados, a nivel universal, para protegerla... Ha sido un viaje muy provechoso, muy didáctico, muy bello...

El fantástico pabellón-puente, de Zaha Hadid, nos introdujo en las 25 hectáreas, junto al Ebro, donde muchos arquitectos han dejado muestra de su gran imaginación...


Como el Puente del Tercer Milenio, un milagro de la técnica, de Juan José Arenas, el mismo arquitecto que hace 15 años levantó el puente de la Barqueta para la Expo de Sevilla

Una vez en su interior, empezamos a admirar edificios, como el Pabellón de España de Francisco Mangado, que es un bosque de columnas


O la Torre del Agua, de Enrique de Teresa, tan armónica por fuera, pese a sus 70 metros de altura




y tan espectacular por dentro, como un enorme transatlántico


con una fantástica gota de agua que inunda los ojos de quien la mira



La arquitectura, ya lo he dicho, es una protagonista destacada de la Expo,


Como puede verse en este soberbio edificio del Palacio de Congresos, de Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano

Pero por todos los sitios nos sorpendera la imaginación de los exteriores,


que guardan en su interior muchas sorpresas, porque lo más importante es su contenido: el mensaje, el SOS que nos transmiten desde todos los rincones del planeta, las expectativas, las soluciones...


Impresionan, y mucho, los pabellones de África


Son muy elocuentes...


Es necesario ir a Zaragoza, y ver... y reflexionar...Es muy necesario.

Pero pocos días antes de esta escapada a la Expo de Zaragoza, he estado nuevamente en México, un país tan fascinante, que hacen falta muchos detenidos viajes por sus variadísimos paisajes, ciudades y pueblos para llegar a captar algo de su gran belleza tanto exterior como interior...Como es lógico, México está presente en la Expo y con gran cariño visitamos su pabellón, muy técnico y estudiado...pero yo llevaba en los ojos y en el corazón muchas bellas sorpresas que, precisamente con relación al agua he descubierto alli...¡y no quiero dejar de contarlas en mi blog tranquilo! ¡Enseguida empiezo!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Otro viaje, otra experiencia... otra riqueza para cada persona, cada viajero o viajera (porque es autora). Nuevamente no ilustra con su natural curiosidad, porque -esta es una razón importante- gracias a ese sentido de ser curioso se estudia, se investiga. se trabaja con primor... y además se comunica. Añado más, por coincidir en este Blog, luego está la simpatía y el agrado de compartir estas impresiones con nosotros, anónimos lectores.

Zaragoza, entre otras muchas razones, se merece este tipo de visitas y relatos que nacen de iniciativas particulares. Bien sea la Expo, como Exposición Internacional para tomar conciencia del valor de un bien natural tan escaso como es el agua -sin contaminar- potable o salada. O bien por ese doscientos aniversario que no debemos obviar, de su lucha contra el invasor francés.

En esta oportunidad, nuevamente, tal y como nos tiene acostumbrados la autora, vuelven a ganar sus fotos -que dicen valen más que mil palabras- para consolar a quienes no hemos tenido su decisión en viajar, conocer, apreciar cuanto contempla, con esa ilusión que sabe contagiarnos para nuestro bien.

Felicidades, de nuevo. Adelante.

P.M.O.

Anónimo dijo...

Gran blog el tuyo, lo he descubierto por casualidad, pero me lo guardo. ¿Te puedo dar un consejo? Visita Teruel capital, y ya verás como te sorprende. Es una de las ciudades más bonitas de España, y sin embargo es la gran desconocida. Y si tienes varios días, acércate a Albarracín, a escasos 30 km. A mi estos 2 lugares me impresionaron gratamente.

Un saludo

J.G.V.