miércoles, 22 de diciembre de 2010

Las Estatuas del Palacio Real de Madrid



¿Qué sucedió con las estatuas destinadas al Palacio Real de Madrid?

 Ayer por la tarde fui a visitar la exposición inaugurada dentro del edificio del antiguo Palacio del Buen Retiro y que ha albergado con gran dignidad durante muchos años al Museo del Ejército...Ahora lleva vacío mas de una década y al parecer sin destino ...Una de esas cosas que no son fáciles de entender por los ciudadanos que no comprendemos porque lo vaciaron sin que fuese necesario por otro objetivo inminente... ¡Tantas cosas sin respuesta...!
 El magnífico Salón de Reinos. Actualmente muestra la exposición "DOMUSae. Espacios para la cultura".


La exposición me resultó muy sorprendente ... Pero inicé la sorpresa en la fachada principal (por la que hacía muchísimo tiempo que no pasaba) al descubrir algunas de las estatuas a las que me refería el otro día al hablar de  la de Moctezuma en el Palacio Real de Madrid.

 

Efectivamente allí me estaban esperando en el lluvioso atardecer madrileño y como por fortuna llevaba mi pequeña máquina pude hacer algunas fotografías para no olvidarlas...Luego he recordado que prometí contar cual fue la razón de tantas estatuas así que aprovecho el día tan lluvioso para hacerlo.
 

En 1743, con Felipe V aún en el trono se encargó al muy culto benedictino Fray Martín Sarmiento (1695-1772), que elaborara un programa iconografico de la Historia de España para la decoración exterior del Palacio...Se trataba de ilustrar toda la historia de España, a través de sus Reyes, desde los inicios de su Historia hasta aquellos momentos de mediados del siglo XVIII.
 Plaza de Oriente de Madrid

El encargo fue cumplido, esculpiendo a toda la monarquía hispana desde los reyes godos hasta los Borbones: Felipe V y Fernando VI, pasando por los monarcas asturianos, leoneses, castellanos, los Trástamara y los Austrias... Y también otros grandes personajes vinculados a España como los emperadores de México y Perú...Dicen que eran 108 estatuas con sus nombres, fechas de nacimiento, reinado y muerte en sus pedestales. Su destino, coronar las cuatro fachadas del Palacio Real, no se cumplió pues Carlos III mandó retirarlas probablemente por su peso (tres toneladas cada una) que lo hacía muy peligroso y además recargaban excesivamente la decoración del Palacio...
 

Palacio de Oriente de Madrid

Tras estar mucho tiempo almacenadas se las empezó a adjudicar "destinos" cambiando su lógica ordenación y con ello el sentido de su meditado programa...algunas se perdieron, otras fueron cambiadas de sus pedestales y ya no se sabe de quien son... Ahora solas o en grupos ocupan lugares públicos donde la mayoría de las veces se ignora su verdadero origen.

Plaza de Oriente de Madrid

Parque del Retiro, Paseo de las Estatuas. Madrid

Jardines de Sabatini, Madrid

Su valor artístico es muy variado dependiendo del escultor al que se le encargó. Las realizadas por Felipe de Castro , Olivieri y Luis Salvador Carmona son sin duda las mejores.

Y precisamente una de Carmona, y de las mejores entre todas, está en la fachada principal de este antiguo Palacio del Buen Retiro y ex-Museo del Ejército. Se trata de Felipe IV aunque, curiosamente, su nombre ha sido borrado del pedestal.

 
Cualquier espectador curioso se sorprenderá por ver un rostro de mujer en el escudo del rey... y enseguida verá que es algo común a toda la serie de estatuas de los reyes. Doña Mariana de Austria, segunda esposa de Felipe IV

Y se preguntará, si de verdad es curioso, que significa esto... Yo tuve la suerte de averiguarlo al leer un gran trabajo de María Luisa Tárraga Baldó en las Actas de las VIII Jornadas de Arte del Centro de Estudios Históricos del C.S.I.C. , de 1997, titulado "La imagen de las reinas de España a través de esculturas y relieves de siglo XVIII"

Por ella me enteré que una de las más curiosas iconografías que el Padre Sarmiento ordenó para esta serie real fue en relación con las reinas... cuyo rostro sólo aparece en los escudos... En primer lugar, sólo eran representadas las que fueron madres de herederos de la corona y en este caso los escudos están a la izquierda del rey y pegados a su cuerpo. Si el heredero no era el hijo legítimo el escudo del rey quedaba sin labrar y en él no aparecía el rostro de su esposa. Y si el escudo se sitúa a la derecha y no pegado a su cuerpo significa que ninguno de los cónyuges eran los padres del sucesor del trono...

  Parque de la Florida en la ciudad de Vitoria

Este fue el caso de Ataulfo y Galla Placidia, otra de las mejores estatuas que, actualmente, se encuentra en Vitoria

 Pero además este caso fue muy especial pues gracias a Galla Placidia se unió la monarquía española al Imperio Romano ya que ella era emperatriz, hija del emperador de Occidente Teodosio y hermana de Honorio... por eso el padre Sarmiento encargó su escudo más grande y aparece de medio cuerpo. Su autor fue Felipe de Castro, uno de los dos directores, junto a Olivieri, del taller real donde se realizaron las esculturas.

Pero hay otra excepción, y es que las reinas que por razón de herencia, matrimonio o cesión, conseguían la unión de dos coronas o el dominio de ambas, sus estatuas eran labradas en bulto redondo y con todo detalle... Así doña Sancha, doña Urraca, doña Berenguela, Isabel la Católica, doña Juana la Loca, doña María Luisa de Saboya y doña Bárbara de Braganza

 Doña Sancha en la Plaza de Oriente de Madrid, de Salvador Carmona

Y la bella doña Berenguela, en el Paseo de las Estatuas del Retiro, de Alfonso de Grana

Y dentro de estas estatuas especiales de las reinas aún hay otra excepción... La de doña Urraca, altanera y orgullosa, que es la única que muestra en un escudo a su esposo, el Conde Ramón de Borgoña...con otra curiosa "curiosidad" y es que así como las reinas sólo presentan su rostro, el Conde es representado de cuerpo entero...


Doña Urraca, en el Parque del Retiro, de Juan Pascual de Mena



Y su esposo el Conde de Ramón de Borgoña

En diversos viajes "tranquilos" por España he ido fotografiando algunas de estas estatuas que viajaron lejos de Madrid, por ejemplo:


Alfonso VI junto a las murallas de Toledo

Y doña Constanza su esposa

Alfonso VII "el emperador" en Toledo, cerca del Hospital de Tavera


Y doña Berenguela su esposa

En el precioso Paseo del Espolón de Burgos también hay varias estatuas procedentes del Palacio, entre ellas otra de Alfonso VI "el de la jura" (dice en su pedestal) como en Toledo... y yo no sé cual es la auténtica...


Cada uno de estos personajes nos podría contar una parte de la historia de España...

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog y gracias por tus curiosos comentarios.

Anónimo dijo...

Ni se sabe las veces que habré pasado delante de ellas, de las estatuas y no me he dado ni cuenta...ahora, cuando las vez las voy a mirar de verdad. Gracias. Donan

Mercedes dijo...

Querida María Rosa, a mí también me gustan mucho tus historias, siempre sabes darle un enfoque nuevo. Este tema de la estatuas del Palacio Real es muy sugerente, y lleno de "curiosidades" que tu nos vas desvelando.
Entonces, las del Salón de Reinos, ¿cuando serían colocadas allí?, pensé que llevan allí muchos años...
¡Muchas gracias por todo!

MariaRosa dijo...

Es cierto Donan, que pasamos "sin mirar de verdad" por los lugares de nuestra ciudad...y nos perdemos muchas cosas.

Mercedes no tengo ni idea de cuando se llevaron allí estas estatuas; en algún sitio he leído que sobre 1770 se empezaron a repartir...Habrá que "investigar"
Por cierto, en la revista de la "Aventura de la Historia" el nº 147 ya correspondiente a enero, viene un artículo sobre la nueva ubicación del Museo en Toledo que creo te va a interesar.
Y como siempre ya sabes que espero con mucho interés tus descubrimientos.

Anónimo dijo...

Para tu información, también hay estatuas procedentes del Palacio Real en Pamplona, en el paseo de Sarasate

MariaRosa dijo...

Agradezco mucho al anónimo informante la noticia de que hay estatuas procedentes del Palacio Real en Pamplona...y si pudiera informarnos de a qué reyes pertenecen sería una colaboración estupenda...