jueves, 8 de diciembre de 2016

Las Fallas de Valencia Patrimonio Inmaterial

Inexplicablemente, por uno de esos misterios misteriosos que los duendes que habitan en los ordenadores de vez en cuando provocan, ha desaparecido el post que hace unos días, el 2 concretamente de este mes, publiqué con la buena nueva de que la fiesta de las Fallas de Valencia ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO...


Lo escribí con todo cariño y por eso voy a intentar reescribirlo desde el recuerdo.

Lista del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad

 Decía que desde el año 2001 empezó a elaborarse, por parte de la Unesco, una lista representativa del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad, con el fin de que ninguna de sus manifestaciones se pierda o se olvide.

Merece la pena recorrer estas listas y admirar la inmensa variedad de manifestaciones culturales que existen por el ancho mundo, ver las que han sido ya destacadas y las que quedan por estudiar, y recrearse en lo que significaría poder conocerlas todas en vivo y en directo. Pero, puestos a conformarnos con algo menos inabarcable, conocer bien, al menos, las que han merecido ser declaradas en España.

 - El Misterio de Elche
 - El Consejo de Hombres Buenos de Murcia
- El Tribunal de las Aguas de Valencia 
- El Patum de Berga
- El silbo gomero de Canarias 
- El flamenco  
- El Castell de Cataluña y de Baleares  
- Los patios de Córdoba en Andalucía
- La dieta mediterránea junto a Marruecos, Grecia e Italia
- La cetrería fue reconocida en 2010, en una candidatura multinacional de Arabia Saudita, Bélgica, República Checa, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, España, Francia, Marruecos, Mongolia, Catar y Siria. El 6 de diciembre de 2012 se unieron a esta candidatura Austria y Hungría.
- El Canto de la Sibila en Baleares 

- La fiesta de Nuestra Señora de la Salud, de Algemesí.


Y, este año 2016 se ha elegido:

La fiesta de las  Fallas de Valencia
  
La fiesta que empezó a mediados del siglo XVIII, como una simple diversión vecinal, para festejar a San José el Santo Patrón de los carpinteros, se ha convertido en una de las fiestas más universales de España.

En ella se une el gozo de que sea la calle el ámbito principal de la fiesta, y de que el eje de la misma sea el más artesanal ingenio al servicio de una satírica crítica social, y de que todo esté arropado por un mundo de tradiciones y costumbres que la convierten en la fiesta más  valenciana y esperada durante todo el año. 

 En 1885 un periódico local inició la idea de dar premios a las Fallas más  ingeniosas y esta medida estimuló la creatividad y la técnica de forma notable, de forma que el Ayuntamiento con muy buen acuerdo los institucionalizó.

Poco a poco las Fallas fueron cambiando, no su esencia, pero sí su formato, que pasó de ser similar a un teatrito en el que los muñecos (ninots) se alzaban sobre un pequeño estrado, a ser un conjunto imponente, fácilmente visible desde la lejanía y en el que todo es monumental y espléndidamente barroco.

Los Ninots salvados

Por los años veinte empezaron a oírse voces pidiendo que algo, algún ninot al menos, fuera "salvado" del fuego que consumía totalmente aquellas obras de tanta imaginación y habilidad... No fue en un principio muy bien acogida la sugerencia, pero en 1934 el Ayuntamiento convocó un "concurso de ideas" para introducir nuevos festejos en la llamada Semana Fallera y por iniciativa del muy respetado artista fallero Regino Más, se aprobó la propuesta titulada "L´indult del foc" , por la cual y mediante un escrutinio plenamente popular, cada año se salva un ninot o grupo de ellos, bien por su valor artístico, gracia, o ternura que inspire. Todos los Ninots "indultados" se guardan en el llamado Museo Fallero, un lugar que no hay que dejar de visitar para penetrar un poco en el alma de esta fiesta única.

Ninot indultado en 1980. Artista: Julián Puche. "Trio de jubilados pasando por la cuerda floja de su pobre pensión"

 El traje de valenciana

Entre los primeros Ninots salvados de las llamas, justo en el año 1935, se encuentra una pareja típica valenciana que reproduce el rico traje de la mujer, uno de los más suntuosos y artísticos  de nuestro folklore. 

 
Valencia 4 de marzo de 2005. Trajes de Falleras, Foto de Jesús Ciscar. En Memoria gráfica de la historia y la sociedad españolas del s. XX. tomo 19. El País, La mirada del tiempo.

Curiosamente en The Hispanic Society of América de New York , allí donde el millonario Archar Milton Huntington (1870-1955) quiso perpetuar  los personajes, los paisajes, la vida de los pueblos y de las ciudades de nuestra península, José María López Mezquita pintó en 1929 un cuadro titulado Mujeres de Burjasot (localidad valenciana conocida por sus más de cuarenta silos árabes), en la que pueden admirarse las joyas y adornos que éstas solían ponerse para las fiestas... y que hoy siguen admirando a cuantos las contemplan.

Mujeres de Burjasot, de López Mézquita, 1929

Son primordialmente "L´agulla" para sujetar el pelo en forma de moño, las "Arracades" o pendientes (los más característicos llevan perlas en forma de racimo de uva) la "Joya" que se ajusta al cuello por medio de cintas y que, en principio, siempre era una Cruz y la "Pinta" o Peineta, la pieza más preciada, cincelada en latón o plata sobredorada.

Fotografia de Jesús Ciscar, en la misma publicación

Los carteles anunciadores

Otra faceta artística añadida a la Fiesta, es la de los Carteles anunciadores de las Fallas. A partir del año 1929 se organiza un concurso para elegir el mejor cartel y a él han concurrido los más acreditados cartelistas  e ilustradores, consiguiendo un variado y alegre mosaico de los más variados estilos, desde el cubismo, al pop, al art decó o al abstracto. 

Uno de los más famosos es el conocido como "el del farol" obra de Rafael Raga Montesinos

También pueden contemplarse todos los premiados en el Museo Fallero, así como las fotografías de las Fallas ganadoras de cada año.


Nota.-

El 9 de Febrero se inaugura la Exposición de los Ninots en los sótanos del Mercado de La Ruzafa, y el 15 de Marzo se clausura con la elección del "indultado". A las 12 de la noche de ese mismo día se hace la "Plantá" de todas las Fallas

El Museo Fallero se ubica en el antiguo convento de Padres Paules, junto a la Iglesia de Monteolivete. Plaza de Monteolivete nº 4 (frente a la ciudad de las Artes y las Ciencias)

Espero que este post no desaparezca. y copio los mensajes que hasta ahora se han producido


Blogger María Ignacia dijo...
Me fascinan tus reportajes, Mariarosa. Saltas con una agilidad creativa de Castilla, Pedraza, al reino de Valencia: de la piedra al fuego. ¡Piedra castellana y nit del foc mediterránea!
La alusión al cartelismo, me encanta ¿Por qué no nos subes algunos de las fallas?
Precioso que incluyas los nombres de las joyas femeninas: les arracades, la agulla...Esto es apertura lingüística.

Valencia es una ciudad muy bonita que ha dado un cambiazo magistral en las últimas décadsa. Me gusta mucho el libro de Carmen Alborch, ministra socialista de Cultura en los 90, sobre su ciudad natal, donde refiere la anécdota de un ninot-fallera mayor como promoción y publicidad a su candidatura para presidenta de la Comunidad Valenciana. Mi felicitación sincera. Mariarosa, y muchas gracias por tenernos al día.
2 de diciembre de 2016, 22:57
Eliminar
Blogger MariaRosa dijo...
Hola María Ignacia, eso que me dices de saltar de la piedra al fuego, me ha fascinado a mí también... Valencia es una luminosa ciudad a la que he ido hace tiempo en muchas ocasiones, pero de la que no tengo demasiadas fotos, mejor dicho, fotos que merezcan la pena pues hace muchos años, además de que hacían muchas menos, pues siempre había que ir vigilando que no se terminara "el carrete", no concebias hacer fotos sin el consabido grupo familiar o de amigos delante... He intentado efectivamente poner de algún cartel dando su prodencia naturalmente pero están muy protegidos y no he podido o no he sabido...Pero pueden verse en Internet y son preciosos.
Desconozco ese libro de Carmen Alborch, pero siempre es bonito leer lo que escribe alguien sobre su ciudad o pueblo natal. Lo buscaré.
3 de diciembre de 2016, 10:51
Eliminar
Anónimo Anónimo dijo...
Muy actual y muy informativo esta crónica sobre el Patrimonio Inmaterial y las Fallas. Eres fant´stica. Muchas gracias. Manolo
3 de diciembre de 2016, 12:43
Eliminar
Blogger María Ignacia dijo...
MaríaRosa: El libro se llama, La ciudad y la vida (ya no pongo comillas, porque entonces no sale el título, je,je); es de RBALIBROS y del año 2009, quizás esté en La Casa del Libro de Madrid. Da mucha información sobre Valencia, su universidad, sus calles del casco histórico y el plan de modernización y ajardinamiento. También surgen personajes que vigorizaron la cultura y es muy fácil de leer: tiene una prosa muy natural. A mí me encantó, fue un hallazgo de mis revoloteos por las librerías de viejo. Soy muy feliz con estas excursiones librescas. Carmen Alborch tiene otros libros interesantes: uno es, Malas (dedicado por ella) y otro, Solas.
Espero que disfrutes alguno. Y si no los encuentras, te los presto.
3 de diciembre de 2016, 15:19
Eliminar