sábado, 26 de junio de 2010

Segovia una preciosa ciudad rodeada de belleza

(pinchar sobre la foto para ampliar)

Muchas veces buscamos la belleza en lugares lejanos cuando la tenemos tan al alcance de la mano...Segovia es una preciosa ciudad que necesita tiempo para conocerla, para disfrutarla. Un error imperdonable ir un sólo día e intentar verlo todo a la carrera...Segovia hay que pasearla despacio y recrearse en cada barrio, en cada rincón...



Pero sin perder esto de vista, también es la ciudad perfecta para un dia de calma pues nos dejará tan buen recuerdo que estaremos deseando volver

He estado con unos amigos el pasado mayo, al regreso de un recorrido que ya contaré por la Sierra de Gata y las Hurdes. Era lunes, con lo cual pensamos que toda actividad turística estaría cerrada... pero no fue así; su oficina de atención a los visitantes al pie del siempre emocionante Acueducto estaba abierta y nos informaron muy bien de todo lo que queríamos saber...




Antes de eso habíamos depositado el coche en un oportuno parking a la entrada de la ciudad por la carretera de Avila, en la Avda. Fernández Ladreda, justo al lado de la iglesia de San Millán que pudimos visitar y así valorar una vez más la belleza e importancia del románico segoviano.





En cambio la iglesia de San Justo, otra de las más bellas, no pudimos visitarla y admirar su impresionante Cristo de los Gascones pues la persona responsable de mostrarla había tenido que ausentarse por una emergencia. Queda pendiente para la próxima vez.




EL autobús turístico parte de la explanada frente al Acueducto y su recorrido dura una hora en la que te faltan ojos para contemplar el espectáculo de una ciudad tan bella rodeada del esplendor de la Naturaleza...

Con el Macizo de la Mujer Muerta y sus leyendas como fastuoso telón de fondo


Y la enumeración de monumentos y rincones preciosos por los que pasamos es apabullante: La Casa de la Moneda, el Monasterio de Santa María del Parral, la Iglesia de la Vera Cruz, el Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla...y todo por los frondosos valles del Eresma y del Clamores que se juntan a los pies del Alcázar...



Al regresar del recorrido, que nos ha llevado hasta Zamarramala, penetramos en la ciudad por la animada calle de Cervantes y paramos a comer en la Plaza de San Martin

frente a la iglesia del mismo nombre y el monumento a Juan Bravo el admirado héroe comunero, contemplando el bellísimo pórtico de la iglesia de San Martín y saboreando la buena cocina segoviana,



Después el café reposado en una terraza de la Plaza Mayor contemplando la airosa y elegante Catedral



y finalmente un paseo hasta el Alcázar, que también estaba abierto, y que nos permitió un pausado recorrido por sus estancias tan cargadas de Historia,




y contemplar desde sus ventanales otras perspectivas de las bellezas que por la mañana habíamos visto...


como la enigmática iglesia de la Vera Cruz



Tantas ganas nos han quedado de regresar, de visitar el barrio de Los Caballeros, el arrabal de san Lorenzo, de escuchar alguno de los conciertos de órgano con los que en verano se engalanan sus iglesias ,que creo que pronto volveré a contar aquí cosas de Segovia.


No es de extrañar que en Diciembre de 1985 la UNESCO declarara PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD a la antigua ciudad de Segovia y su majestuoso Acueducto


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

miércoles, 16 de junio de 2010

Valladolid, un baño de Arte (1º)


Llevaba tiempo queriendo ver la restauración del Colegio de San Gregorio que tras diez años en obras ha abierto sus puertas y vuelve a dar alojamiento digno a la magnífica colección de esculturas sacras que lo ocupa desde hace muchos años...



Inauguré además el viaje en el AVE...Una hora y cuarto desde la estación de Chamartín y llegas a la estación de Valladolid junto al Campo Grande ¡que gran comodidad!




Te encuentras en
un precioso lugar para pasear y para entrar en el corazón de la ciudad por la animada calle de Santiago...




Antes de llegar al Colegio de San Gregorio pasamos por el Palacio de Santa Cruz


y frente a él entramos en el gran edificio que alberga la Universidad de Derecho...¡¡¡que escalera más magnífica!! y que bellos los azulejos de Talavera.

También pasamos ante la sólida Catedral y paseamos sus alrededores



Y sin más nos dirigimos hacia la zona donde se ubican la Iglesia de San Pablo con su
magnífica fachada


y el tantas veces citado Colegio de San Gregorio



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

sábado, 12 de junio de 2010

Valladolid: un baño de Arte (2º)


Por fin traspasamos la fantástica puerta del Colegio de San Gregorio y nos introducimos en un silencioso y sereno mundo de arte sacro en torno al marco de su plateresco Patio Mayor que consigue emocionarnos ...




"A lo largo del siglo XV -leemos en sus muros- reyes y hombres de Estado promovieron la construcción de universidades y colegios, desde Cacrovia hasta Cambrige o Valladolid. Su arquitectura se inspiraba en la monástica y sus célebres patios cuadrados continuaban la tradicción de los claustros. El relevante Colegio de San Gregorio fue creado (en la última década del siglo XV) por el obispo Alonso de Burgos (Canciller del Reino y confesor de la reina Isabel I) con el fin de impulsar los estudios de Teología de los Dominicos".



En su construcción participaron los artistas más relevantes de su época como Simón de Colonia y Gil de Siloé y por sus aulas pasaron personajes como Fray Luis de Granada o Fray Bartolomé de las Casas. En 1527 entre sus muros se celebró una Conferencia sobre las ideas de Erasmo de Rotterdam y nacía (junto a este mismo Colegio) el heredero del Emperador, el príncipe Felipe, justo en ese mismo año en que las tropas del Emperador Carlos entraban a Saco en la Roma Pontificia



(ampliar las fotos pinchando sobre ellas)

También por esas fechas se construía en Valladolid la imponente silleria del Coro


para la gran iglesia de San Benito el Real y Berruguete trabajaba en el retablo del mismo convento...



Ahora ambos se pueden contemplar en las salas dispuestas en torno al Patio, en sus dos plantas,


en las mismas estancias que sirvieron de aulas, celdas de los privilegiados colegiales, refectorio, biblioteca... todas ellas tal y como estaban dispuestas con sus pequeñas puertas




o ventanales


con sus vistas a la galería



y la magnífica escalera que unía ambas plantas, adornada con el emblema de la flor de lis de su fundador



y los artesonadas que adornaban algunas de sus estancias...



Un espacio de siglos pasados muy bien conservado y ocupado por esculturas y cuadros de los siglos XIII al XVIII de una gran belleza visual y emotiva que veremos a continuación


(detalle del Santo Entierro de Juan de Junio, de 1540)


Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

viernes, 11 de junio de 2010

Valladolid, un baño de Arte (3º)

Fragmento del Calvario. Taller de Bruselas (1460)

En esta ocasión mi blog viajero va a tener la suerte de que el texto y las fotos son de un joven fotógrafo, Fernando Sánchez, lleno de arte y sensibilidad que ha tenido la amabilidad de cederme ambas cosas...

"En la tierra del difunto Miguel Delibes se encuentra uno de los Museos que por sí solos justifican la visita a la ciudad: El Museo Nacional Colegio de San Gregorio, cómo se le conoce ahora en lugar de Museo Nacional de Escultura, en honor al magnífico monasterio que lo alberga. La reforma de Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, que terminó en 2007 y recibió el Premio Nacional de Restauración Arquitectónica y Conservación de Bienes Culturales, ha convertido al Museo en un espacio acogedor y divulgativo, lejos del abigarramiento del pasado.

La sucesión de salas son un paseo y no una obligación, una sorpresa continua de esculturas perfectamente iluminadas e integradas en el espacio que te ayudan a entender el paso del tiempo y la evolución del arte escultórico. Y además te dejan hacer fotografías, lo que te permite sentirte como un fotógrafo en un rodaje cinematográfico, donde la iluminación es perfecta y tú tienes que saber mirar para captar ese momento que podrás enseñar a los demás"


San Pedro de Alcántara. Pedro de Mena. 2ª mitad del XVII

Cristo yacente. Gregorio Fernández. 1625





La Muerte. Gil de Ronza (1480-1543). En 1522

Les recomiendo entrar en el blog de fotografía: http://www.ferfoto.es/ferfotoblog

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.