jueves, 16 de febrero de 2017

Navarra más lugares inolvidables

Desde Olite no hay que dejar de ir a Ujué



Ha pasado tiempo,  pero no puedo olvidar el bello emplazamiento de este pueblo, cuando te acercas a él, 



y el susto de entrar con coche por sus estrechas calles hasta que llegas al "centro de la villa", y lo dejas en una pequeña placita y empiezas la "ascensción" hasta su iglesia-fortaleza  que es toda una pasada, por su ubicación y por su paulatino descubrimiento a través de escaleras, arcos, murallas, pasadizos... y rodeada de un claustro-mirador  de grandes perspectivas, que uno no sabe donde mirar...



 Me dejó también muy buen recuerdo la limpieza del pueblo y los buenos lugares para comer sin desentonar del entorno... pero lo mejor de todo es que es un pueblo que ha sabido revivir de sus cenizas pues, como luego leí en el imprescindible libro que oportunamente me compré, fue un pueblo muy castigado por sus duras y aisladas  condiciones geográficas que no le evitaban, en cambio, los duros impuestos reales que a todos los sitios llegaban...

Santa María la Real de Uxué, h. 1190, y cubierta de plata en la segunda mitad del XIV
   Pero un buen día una paloma descubrió, a un pastorcillo, una pequeña imagen de la virgen oculta en la oquedad de una gran roca... y allí levantaron el templo que ahora vemos y eso les puso en el camino de la recuperación de su propia autoestima y como consecuencia de la permanencia del pueblo, que dicen tomó su nombre del de Uxoa, que quiere decir "Paloma". 

De "Rutas con encanto" EL País 1999. Navarra medieval


Santa María de Eunate 
 
 Una enorme sorpresa en medio de la nada... una pequeña y solitaria iglesia, de planta octogonal, construída en el siglo XII que emociona... Situada a dos kilómetros del pueblo de Muruzábal, en la comarca de Puente la Reina (a 26 km. de Pamplona a cuya merindad pertenece) y cerca del Camino de Santiago que procede de Somport.

El ábside de cinco lados y el lucernario al que se asciende por una escalera de caracol y en el cual al parecer se encendia una antorgcha, a modo de faro, para guiar en la noche a los peregrinos

Un oportuno cartel nos cuenta que:

 

La ermita de Santa María de Eunate, se encuentra discretamente apartada de la ruta jacobea, identificada como iglesia de Templarios, hospital sanjuanista o iglesia cementerial a cuya sombra recibían piadosa sepultura los peregrinos muertos en el Camino. Sin apoyo documental, su origen pudo ser durante el reinado de Sancho VI el Sabio de Navarra (1150-1194). Su estructura es de planta octogonal, cuyo abside sustituye el octavo lado y cuya bóveda sostienen ocho nervios cuadrangulares que confluyen en el centro sin clave común, El centro de la cubierta lo ocupa una espadaña. Su singularidad, misterio y belleza la hacen merecedora de un alto en el Camino.
Cuatro son los itinerarios que conducen hacía Santiago y que en Puente La Reina confluyen en uno solo". Aymeric Picaud, Codex Calistinus, siglo XII
 En el siglo XI Doña Mayor de Navarra mandó construir, o quizá reconstruir el puente sobre el río Arga para facilitar el tránsito de peregrinos.  Desde entonces Gares se conoce como "Ponte de Arga" o "Ponte Regina".
Puente La Reina/Gares, debe su existencia al paso de peregrinos; hay noticias de pobladores francos desde 1090. Su calle principal coincide con la Ruta Jacobea.


Cuando la visitamos, un letrero clavado en su puerta de acceso (no parece la mejor forma) hacía a los visitantes unas bellas recomendaciones:

 Estas piedras fueron puestas para el silencio,
este espacio es para la reflexión,
este lugar es para la oración.
No sólo abras los ojos como un turista,
o todos los sentidos como un peregrino,
abre el corazón como hombre o mujer que busca.
Entra con cuidado y respeto,
entre estas piedras están recogidos muchos siglos,
muchos silencios,
muchas oraciones.




Todo el conjunto está abrazado, como hemos visto en las fotografias, por una arqueria, también de ocho tramos, que la distingue de cualquier otra iglesia y que se piensa (no hay apenas documentación) que se construyó con motivos procesionales.

 
Su construcción es de cuidada sillería y son muy armónicas todas sus decoraciones


Su interior, que vimos en semipenumbra, es bello e íntimo, con un ábside semicircular que, como hemos visto es pentagonal en su exterior.



Su tranquila soledad sólo se ve alterada cuando se celebra la fiesta grande de la Cofradia de Nuestra Señora de Eunate, el último sábado de mayo. La Cofradía se cree funcionó desde los orígenes, pero sólo hay documentación desde el siglo XV, se extinguió a principios del XIX y ha vuelto a establecerse en los años noventa del pasado siglo.


Iglesia del Santo Sepulcro en Torres del Rio

La villa de Torres del Rio está situada en la merindad de Estella. Su término municipal es de unos 12 km. a ambos lados del rio Linares. La iglesia del Santo Sepulcro se encuentra pues en el Camino de Santiago, pero pese a esta privilegiada situación y a su belleza, pasó durante siglos bastante desapercibida y son pocas y escuetas las referencias que se habían hecho de ella

 Fotografia obtenida del libro "Torres del Río. Iglesia del Santo Sepulcro" de Javier Martínez de Aguirre y Leopoldo Gil Cornet, nº 34 de la Colección Penorama. Editado por el Gobierno de Navarra en 2004. Fotografia de Larrión/Pimoulier.

 Empezó a ser valorada a partir del paso, por el Camino de Santiago, de la hispanista americana Georgiana Goddard King, que visita la iglesia y queda muy sorprendida pues no tenía referencias de ella...La estudia detenidamente y la incluye, en 1918 y 1920, en dos de sus obras, con lo cual empezó a ser más conocida por los expertos y a ser analizada y estudiada por muchos especialistas. Ella vinculó su construcción a la Orden del Santo Sepulcro (llamados en su origen sepultristas) una de las cinco que se instituyeron en los Santos Lugares, junto a las del Temple, San Juan de Jerusalén, Los Caballeros Teutónicos y los Lazaristas. 


La presencia sobre la puerta de acceso de esta cruz patriarcal de doble traviesa, que era uno de los distintivos que llevaban estos Caballeros sobre el pecho, fue uno de los datos que guió sus investigaciones.

Hasta ese momento había un corriente que afirmaba que todas las iglesias medievales de planta circular o poligonal  (como la de Eunate) eran imitaciones del Santo Sepulcro de Jerusalén realizadas por la Orden Templaria. Estudios posteriores sobre la arquitectura empleada por dicha orden militar desmontaron esta idea y avalaron la de Goddard King.
En 1991 Nikolas Jaspert confirmó la pertenencia de esta iglesia, en  sus primeros tiempos, a la orden canonical sepulcrista.

La magnifica y característica bóveda. Fotografía obtenida del ya citado libro
Durante la Alta Edad Media la cruz, símbolo por excelencia de la fe cristiana, fue presentada de muy distintas maneras. La longitud y remates de sus brazos, el número y ubicación de los travesaños, la presencia o no del Crucificado, la incor-
poración o no de gemas, la forma y color de la madera, etc., 






El altar mayor lo preside únicamente esta emocionada talla de mediano tamaño (98 cm.), Clara Fernández-Ladreda lo ha estudiado de manera monográfica  y dice (pag. 84) 
Típico ejemplar románico: semidesnudo - cubierto tan sólo por el paño de la pureza - barbado, conservando aún la corona -simbolo de su triunfo sobre la muerte- pero ya muerto, con la cabeza doblada sobre el hombro derecho, los ojos cerrados, los hombros ligeramente flexionados y un cuerpo que ha perdido parte de su rigidez (...) Los clavos independientes para cada pie, que se apoyan sobre el supedáneo, el esmero con que está trabajado el toráx y el paño de pureza (con nudo sobre el costado derecho y borde inferior diagonal, nos habla de un escultor de calidad. Los adornos florenzados de la cruz resultan normales en esas fechas (...) A esta talla le convendría una datación sobre la tercera década del XIII.

La iglesia tiene multitud de detalles que merecen una detenida contemplación. Por ejemplo, está ménsula del norte del ábside representa la cabeza de una gran fiera que, entre sus puntiagudos dientes, sostiene sostiene a un perro sin cabeza. Conserva restos de policromía y recuerda a algunas de la catedral de Salamanca que soportan figuras erguidas en los arranques de las bóvedas (pág. 68)

Nota. Además del libro ya citado, es muy interesante, para profundizar más en el tema, entrar en este enlace   sobre "La Santa Cruz y el Santo Sepulcro: formas y espacios románicos" de Javier Martínez de Aguirre. Universidad Complutense de Madrid.


El Roncal
 
Y termino con una sola imagen, la del impresionante mausoleo que Benlliure realizó para cobijar los restos de Gayarre en el Roncal, ... y como en tantas ocasiones, una imagen vale más que mil palabras...


Pero para quien prefiera profundizar más en esta maravilla
recomiendo entrar en este enlace 

 Espero/deseo poder regresar a Navarra y volver a visitar tantas cosas que me resultaron inolvidables y otras que no llegué a conocer. 


 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

4 comentarios:

Esther dijo...

Nunca olvidaré la llegada a Ujué, por una anécdota preciosa que algún día te contaré, y que (de)muestra lo pequeño que es el mundo...
Muy bonito este post. Qué lástima no haberlo leído antes de este verano... creo que hay detalles que nos perdimos. Pues nada, habrá que regresar.

MariaRosa dijo...

Pues no dejes de volver Esther, hay tanto y tan bello que ver por allí... Y espero que me cuentes esa anécdota que seguro que me va a encantar. Muchas gracias por tu comentario

Anónimo dijo...

Pues yo voy a tener más suerte, resulta que la semana próxima vamos por Navarra y voy a seguir muchas de tus pistas. Ya te diré, Manolo

MariaRosa dijo...

Qué envidia me das Manolo!! POr favor cuéntame a tu regreso los lugares visitados, Yo también quiero volver por Navarra.