lunes, 13 de febrero de 2017

Navarra lugares inolvidables


 Navarra lugares inolvidables

Navarra es una Comunidad Foral Autónoma de pequeño tamaño, pero de muy grande historia y enorme belleza en sus paisajes, tan variados, y en sus monumentos artísticos Parece que su nombre deriva del vocablo "naba" que significaba "tierra llana rodeado de montañas". El norte es montañoso dominado por los Pirineos y el sur (más extenso) por las llanuras aluviales del valle del Ebro.

Parque Natural de las Bardenas Reales

Monumento natural de Castildetierra
y como ejemplo tenemos las esteparias Bardenas Reales que se extiende por el sureste de Navarra y tres localidades aragonesas,  declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.  Un alucinante paisaje.

 

 Camino de Santiago, Roncesvalles

Su estratégica situación convirtió a Navarra en paso obligado (junto con Somport en Aragón, que luego ambos caminos  se unian en el navarro pueblo de Puente la Reina y se hacían uno) para los miles de peregrinos europeos que se dirigian a Santiago de Compostela, buscando el perdón por sus pecados, desde que, a mediados del s. IX, se conoció que allí habia aparecido milagrosamente el cuerpo del apóstol.




Y entraban en España por Roncesvalles, Así se mezcló la religiosidad con la leyenda...pues por allí aún resonaba el eco del "olifante" con qué Roldán llamó, ya demasiado tarde, a su tio Carlomagno para que viniera en su ayuda en el 778...


















Ahora me han dicho que hay un grupo escultórico de Roldán caído junto a su caballo, para hacer más visible la historia narrada en Francia en la inmortal,  La Chanson de Roland, el más antiguo de los cantares de gesta románticos, de finales del siglo XI o inicios del siglo XII, donde se narra (tres siglos después de los hechos) la derrota del ejército franco en la batalla de Roncesvalles, el año 778, a mano de los vascones, habitantes de la zona...y que en el Cantar se convirtieron en sarracenos, los enemigos de aquel momento.

El citado monumento al parecer está situado muy cerca de esta pequeña iglesia dedicada precisamente a Santiago, de estilo gótico primitivo realizado en el siglo XIII y que fue iglesia parroquial hasta el siglo XVIII. Pero la joya de Roncesvalles, además de su leyenda y su paisaje, es la Real Colegiata de Nuestra Señora de Roncesvalles


Al ser paso de peregrinos se construyó en la zona, en 1127, un monasterio-hospital y una iglesia, pero siendo el lugar elegido (el alto de Ibañeta) demasiado expuesto a las temperaturas extremas que allí se registraban, se trasladó a este lugar algo más resguardado donde los reyes de Navarra García V Ramirez (1134-1150) y Sancho VI el Sabio (1150-1194) edificaron un complejo que sirviera de refugio y apoyo a los peregrinos. Más tarde,  bajo el reinado de Sancho VII el Fuerte (al parecer era un gigante de 2,25 de altura y herculea fuerza) se levanesta Colegiata, de planta basilical,  consagrada en el año 1219.  


 Este pequeño y severo claustro de la Colegiata sustituyó a otro anterior que en el año 1600 fue hundido por la nieve y que, al parecer, era muy diferente pues era comparable al de la catedral de Pamplona

Claustro gótico de la catedral de Pamplona que sustituyó hacia 1280 al anterior románico de aprox. 1110
 El Palacio Real de Olite



Otro de los lugares diferentes e inolvidables que visité hace años en Navarra, es el Palacio Real de Olite, que no se parece a ningún otro...

Panorámica del Palacio en  " Rutas con encanto" que publicó el País en 1999
Desde la parte nueva el castillo antiguo, convertido hoy en Parador Nacional


En un principio, cuando fue construído en los siglos XIII-XIV tenía carácter cortesano pero sobre todo militar, pero a finales del XIV subió al trono Carlos III "el Noble"
(1387-1425)  y decidió ampliarlo, para convertirlo en el Palacio de los Reyes de Navarra, y olvidando el rigor de edificios similares, creó algo diferente, dinámico y estimulante.

 

Una gran parte la dedicó a jardines, incluso colgantes y en ellos se cultivaba todo tipo de plantas con un complejo y novedoso sistema de riego.

Esta es la famosa morera de Olite, de 9 m. de altura y 1,22 m. de diámetro de base, que fue declarada Monumento Natural de Navarra en 1991, y que da nombre a uno de los patios del Palacio.

  y también habia un pequeño parque zoológico. Y aún podemos contemplar la tapa con forma de huevo que cubre un pozo del hielo de unos ocho metros de profundidad. La admiración que todo ello producía la resumen las palabras que, un viajero alemán del s. XV, escribió en su diario (que todavía hoy se conserva en el British Museum de Londres)
Estoy seguro de que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso, de más habitaciones doradas...no se puede imaginar cuán magnífico y suntuoso es dicho Palacio 
Entrada a la Iglesia de Santa María


 Pero desgraciadamente no le duró mucho este esplendor, las guerras que asolaron Navarra desde mediados del s. XV fueron sucesivamente sumiéndole en la ruina y el abandono y su remate fue el incendio que durante la Guerra de la Independencia, en 1813, provocó el general Espoz y Mina para evitar que las tropas francesas se hicieran fuertes en el castillo.

Tanta belleza arruinada impresionó vivamente a Gustavo Adolfo Bécquer, que lo reflejó en El castillo Real de Olite.  Notas de un viaje por Navarra, publicada en el Museo Universal el 11 de marzo de 1866,  y dice que:
 “Para el soñador, para el poeta, suponen poco los estragos del tiempo; lo que esta caído lo levanta; lo que no se ve lo adivina; lo que ha muerto, lo saca del sepulcro y le manda que ande, como Cristo a Lázaro”. 
 También ese mismo año y en el mismo medio Bécquer escribió una bella recreación de Roncesvalles 

La restauración llevada a cabo por la Diputación Foral de Navarra bajo la competencia de los arquitectos José y Javier Yárnoz Larrosa, en el pasado siglo XX,  ha permitido poder visitar y disfrutar de este lugar que es diferente a cualquier otro..  

El Palacio Real de Olite es escenario único, desde finales de julio a primeros de agosto, de su Festival de Teatro Clásico, 

Seguiremos en breve hablando de otros bellos lugares que Navarra nos ofrece. 

 Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

4 comentarios:

Esther dijo...

Qué buenos recuerdos del viaje que hicimos este verano pasado con toda la familia. Un placer recordarlo con tus fotos y tus escritos, María Rosa.

MariaRosa dijo...

Cuanto me alegr Esther que te haya servido para evocar los buenos recuerdos de un verano especial. Hay lugares maravillosos por Navarra que no hay que dejar de visitar con calma.

Anónimo dijo...

Ya era hora que alguien hable de Navarra y no hable sólo de Pamplona y los Sanfermines. Me ha encantado tu post y espero con curiosidad el segundo que nos prometes. Un navarro.

MariaRosa dijo...

Pues ya está muy adelantado... y es que ¡hay tanto y tan bueno que contar de Navarra! Espero que también te guste, Gracias por tu comentario