viernes, 23 de febrero de 2007

Priego de Córdoba. Tres días de mayo en 2006. (1ª parte)



En mayo del año pasado hicimos un precioso viaje para conocer Priego de Córdoba, un encantador pueblo dentro de la ruta del barroco cordobés…Desde allí nos acercamos a otros lugares, pero vamos paso a paso…

Salimos de Madrid sobre las 9 y entre paradas y despistes llegamos a la hora de comer. La llegada es preciosa pero directamente nos vamos al Hotel Rafi, sencillo y acogedor, en pleno centro, con restaurante y cochera (¡que gusto que llamen así al sitio donde se deja el coche!) que nos viene muy bien para comer enseguida y echarnos una siesta muy reconfortante…tan reconfortante como las tapas de delicioso jamón que nos tomamos al levantarnos y antes de emprender, con una gratísima temperatura, el paseo por el pueblo.

Nos sorprenden sus amplias calles, de casas elegantes con mucha solera


y llegamos hasta sus inesperadas y monumentales fuentes…


¡es mucho pueblo este pueblo!... Y eso que nos falta por descubrir el blanco y barroco interior de la iglesia de la Asunción

en la acogedora placita de santa Ana, en el momento en que todas las campanas sonaban a repique, el sol doraba los tejados y todos los helados sabían a gloria…

y aún nos queda el barrio de la Villa

con su impactante salida al paseo del Adarve…

¿Pero como es posible que hasta ahora nunca hubiéramos descubierto esta belleza cordobesa?.

1 comentario:

Pedro Miguel dijo...

Enhorabuena, de nuevo. Preciosos detalles, de vuestros viajes por nuestra propia tierra. La autora nos va ilustrando -además- por lugares que todavía no conocemos. Ejemplo: León y Córdoba, de un mismo país pero tan diferentes a la vez. De ahí ese encanto que nos distingue, y a mí me une más al territorio que pisamos día a día. Excelentes fotos, también, que certifican vuestras buenas impresiones. Adelante.