domingo, 21 de octubre de 2012

Guadalajara un descubrimiento (1º)



   GUADALAJARA

Tan cercana a Madrid y tan desconocida… Muy valorada en tiempos romanos y árabes, con una importante población judía, habitada y ennoblecida largos años por la poderosa familia de los Mendoza,  Duques del Infantado, se puede contemplar en ella las distintas tendencias del arte: desde la elegante belleza del gótico flamígero,  al imaginativo y singular mudéjar  y a  la majestuosidad de los primeros edificios del renacimiento español… Arquitectos como Alonso de Covarrubias, pintores como el florentino Rómulo de Cincinato, mecenas como el Cardenal Pedro González de Mendoza, o el médico y humanista Luis de Lucena y, en épocas más actuales, el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, han dejado en ella recuerdos imprescindibles.
Y no debe olvidarse que desde ella inició Camilo José Cela su "Viaje a la Alcarria"…

Los romanos la llamaron Arriaca, que significa “camino de piedras”   quizá en atención a que estaba en la ruta de la gran calzada romana que unía Mérida y Zaragoza.


IZRAQ IBN-MUNTIL (s. IX) GOBERNADOR DE LA CIUDAD ÁRABE Y NACIDO EN GUADALAJARA


Los árabes la nombraron Wad-al-Hayara, de donde procede el actual, y que probablemente quería decir “valle de los castillos” pues la jerarquía árabe toledana, siendo consciente de la importancia estratégica de la zona del valle del rio Henares, construyó en ella las fortalezas de Guadalajara, Hita, Jadraque, y Sigüenza, para impedir el paso de  los cristianos del norte.



 El puente que cruza el Henares a su paso por Guadalajara es de origen romano y al parecer se conservan las enormes piedras talladas que pusieron en su lecho. Pero la principal edificación del este puente la hicieron los árabes en la segunda mitad del siglo X para dar fácil acceso a una de sus ciudades más importantes de la Marca Media. 

El puente árabe desde el nuevo


En 1757 lo derrumbó una fuerte inundación y lo restauró, por orden de Carlos III, el arquitecto montañés Juan Eugenio de la Viesca. Más tarde, en el XIX, se eliminó su pretil de piedra y esa “chepa” característica de los puentes medievales.


EL puente nuevo frente al árabe
 Hoy día sigue, afortunadamente, en pie, cumpliendo su misión de  vía para cruzar el río y  aguanta el peso del tráfico de ida (hasta hace poco era de ida y vuelta) desde el centro de la ciudad a la zona de la estación del tren… Incluso ahora que frente a él se ha construido uno  amplio y moderno pero de una sola dirección… Que no alcanzo a entender porqué  no le sustituye totalmente y permite recuperar la imagen íntegra del venerable puente que,  convertido  en peatonal, permitiría un paseo tranquilo para disfrutar de la vista del río y dar otra visión de la entrada a la ciudad…


Las ruinas del alcazar en la calle Madrid
Visión que seria muy completa si también se habilitaran las cercanas ruinas del alcázar y sus murallas… Otras dos edificaciones fundamentales de que la dotaron los árabes  y más tarde, a partir de 1083, fueron rehabilitadas y fortalecidas por los cristianos. Las murallas, que rodearon totalmente le ciudad medieval, hoy han desaparecido salvo algún escaso muro y alguna de sus puertas.

Las ruinas del Alcazar en la calle Madrid

En cuanto al alcázar fue muy utilizado como residencia de miembros de las familias reales, como las dos infantas doña Isabel y doña Beatriz, hijas del rey Sancho IV y doña María de Molina, a las que se concedió el Señorío de Guadalajara. En él se celebraron Cortes con asistencia de los reyes de la dinastía de Trastamara Juan I y Juan II. Y también lo ocuparon un tiempo las princesas doña María  y doña Juana  hijas de Carlos V…

Más tarde se utilizó como Cuartel y hoy son nostálgicas ruinas que se merecen mejor suerte y ser debidamente restauradas



 y así  la la llegada a la espectacular fachada del Palacio del Infantado darían al viajero idea de la justificada grandeza y fama de que gozó Guadalajara.



Si en todos mis recorridos intento seguir la fórmula, para mi tan acertada del “viaje tranquilo”… del viaje lento o “slow”,  en Guadalajara puedo decir que me he superado a mí misma…Hace años y gracias a varios folletos obtenidos en Fitur empecé a visitar la ciudad que me sorprendió… Pero ahora, cuando pensaba incluirla en mi blog viajero, me di cuenta, leyendo varios libros, que me faltaba muchísimo por conocer y valorar…Así que aprovechando los largos y agradables días de septiembre y las ventajas del tren de cercanías, he iniciado unos días “tranquilos” de visitas a la ciudad que espero poder reflejar fielmente.

(Continuará) 

. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons



6 comentarios:

Vicente Camarasa dijo...

Interesantísimo post.
Es verdad lo que dices. Ahora caigo que apenas conozco Guadalajara y es una ciudad que, por lo que avanzas, puede ser muy interesante

Anónimo dijo...

Gracias, Mariarosa, por introducirnos en una nueva ciudad, tan cernaca y tan lejana a la vez, como bien dices. Oaara los que viajamos menos, es una venana a esta España inagotable.
AVellaneda

Anónimo dijo...

Me encanta viajar, estoy pensando en hacer una visita a Guadalajara. ¿Sabes si hay algún NH en la zona? es que acabo de encontrar un descuento del 15%en la página web de memimo y me gustaría aprovecharlo: http://bit.ly/hotelNHhotel
Un saludo

Antonio Herrera Casado dijo...

Magnífico todo tu reportaje, completo, con tantas fotos y apreciaciones de lo más certeras. Un saludo cordial, de quien nació en Guadalajara y aquí vive (Antonio Herrera Casado, Cronista Provincial de Guadalajara).

MariaRosa dijo...

Emocionada y agradecida de su comentario. He leído y tengo casi todos sus libros que son referencia obligada de Guadalajara. Me encanta esta ciudad y no digamos toda la provincia. Muchísimas gracias.

Unknown dijo...

Hola, Gualajara viene del arabe andalusí Wad Al-Hajra y significa Rio de Piedras :)