viernes, 9 de marzo de 2007

Por tierras de Teruel y Zaragoza. (5ª parte)



Tras el desayuno a las 9, nos vamos a fotografiar otros “peirones” del pueblo, como los que están junto a la ermita de la Virgen de los Olmos… un rincón precioso, encantador, que las fotografías nos ayudarán a recordar siempre…

La hermosa ermita, el lugar para la romería, y también el cementerio y en lo alto el castillo…

Desde aquí enfilamos para Daroca que a la luz del día muestra su gran monumentalidad…


Llegamos además en el momento preciso, pues desde Turismo, (antigua Casa del Almudí o del mercado de cereales y en la que además nació el músico Ángel Mingote, padre del genial Antonio Mingote), sale una visita guiada a las 11,30 para visitar la Colegial, la Iglesia de san Miguel y una parte de la ciudad… Así que hacemos un poco de tiempo tomando un cafetillo y emprendemos la vista guiados por Rosa que es una guía muy eficaz.

Nos enseña en primer lugar la Iglesia Colegial o Basílica de Santa María de los Sagrados Corporales,

edificada sobre antigua mezquita y ampliación del templo románico que aún podemos apreciar en su ábside exterior. Es muy original el altar mayor (¡lástima que no enciendan las luces!) con gran baldaquino que cobija la Asunción de la Virgen y la muy notable capilla donde se muestran los famosos Corporales del milagro… esta capilla si la iluminan y Rosa nos da una buena explicación histórico-artística, contándonos que el milagro tuvo su origen en la batalla de Chío, que se libró para la toma de este castillo, a tres leguas de Játiva, el 24 de febrero de 1239 y que motivó que un sacerdote para evitar el posible sacrilegio, envolviera rápidamente, al atacar los ejércitos árabes, en los paños corporales del altar las Sagradas formas recién consagradas…Al descubrirlas poco tiempo después se comprobó que los paños estaban manchados de sangre…Este signo divino se consideró milagroso desde el primer momento y propició la total victoria cristiana en circunstancias muy adversas…Luego vino la pelea por el lugar donde iban a venerarse… asunto que resolvió una blanca mulilla árabe a la que cargaron con un cofre con teniéndoles y que murió a la entrada de Daroca…lugar del que, casualmente, era el sacerdote que consagró las formas…


Desde aquí nos conduce, al numeroso grupo, a la iglesia de san Juan que sólo se ve exteriormente. Sus muros ejemplifican claramente la fusión de culturas que por aquí pasaron: su base de piedras pertenece a la antigua mezquita, su continuación en sillares a la época cristiana de restauración… luego la falta de medios detuvo su construcción durante 50 años…los suficientes para que apareciera un arte nuevo y único en el mundo, el mudéjar, realizado en ladrillo por expertos árabes con todas sus características.


Y de aquí a la de san Miguel, un templo donde al retirar el retablo de su capilla mayor aparecieron unas preciosas pinturas románicas del XIII centradas por la coronación de la virgen, y doce ángeles músicos… En esta iglesia es donde se celebran prestigiosos conciertos de música antigua durante el mes de agosto…tal y como nos los explica Rosa dan ganas de venir sin falta…


Bajamos hasta la llamada Puerta Baja y extramuros, en un pequeño parque, está la piedra de molino que salvó a Daroca, el 14 de junio de 1575, cuando una enorme riada de verano pilló desprevenidos a sus habitantes pues al no poder abrir las puertas, la ciudad se estaba convirtiendo en un trágico embalse…en tan comprometido momento una enorme rueda de molino (“el Ruejo”) rodó toda la calle mayor y reventó las puertas… Esto sucedió el día de san Buenaventura, en honor del cual hay un azulejo en la fachada de una casa próxima..

A cada lado del parquecito están, la iglesia de la Trinidad, donde cayó la mula con los Corporales y la monumental fuente de los veinte caños. Y a cada lado de la Puerta Baja de entrada a la ciudad, se aprecian las murallas en cuesta y otros atractivos barrios… Hay que seguir viendo cosas…

No hay comentarios: